“La mejor forma de devolver la credibilidad es con el ejemplo”

 

Afirma que su intención es levantar la voz por los que no tienen voz y defender a los pobres y desposeídos del país. Para lograrlo apuesta por una reforma fiscal y la actualización de las normas tributarias. Asegura que la mejor forma de devolver la credibilidad es con el ejemplo, pues la gente está cansada de los mismos discursos. Es Mario Redondo, candidato del Partido Alianza Demócrata Cristiana.


Laura Ávila Chacón

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

¿Por qué y para qué quiere ser Presidente de Costa Rica?

Tengo una enorme inquietud por la situación del país. Costa Rica tiene una grave crisis fiscal, de seguridad, narcotráfico y de valores. Me inquieta saber que el 80% de las muertes en materia de narcotráfico en los últimos años, son de jóvenes que han caído en el vicio de las drogas ante la falta opciones de desarrollo. También vivimos una enorme crisis de valores, por ejemplo el valor de la palabra se ha deteriorado muchísimo, hay gente que entra a política a ofrecer a diestra y siniestra, y se ha menospreciado la familia y la vida.

 

¿Por qué se alejó de los partidos tradicionales?

He estado por muchos años en partidos tradicionales, fui miembro del partido Unidad Social Cristiana, fui diputado y presidente de la Asamblea Legislativa en el periodo 2003 y 2004 y salí decepcionado de los niveles de corrupción y de lo que se han convertido algunos partidos políticos en este país, de ahí que decidimos crear un nuevo partido: “Alianza Demócrata Cristiana”, el más reciente.

 

¿Qué valores defiende su partido?

Somos un partido que sin ser confesional abrigamos los principios de la democracia cristiana con el amor al prójimo como elemento fundamental que tiene la intención de levantar la voz por los que no tienen voz y defender la causa de los pobres y los desposeídos. Nuestro objetivo es practicar la enseñanza del amor al prójimo en un país donde tenemos una quinta parte de los costarricenses que viven en situación de pobreza y uno de cada 10 costarricenses vive en situación de pobreza extrema, por eso este partido apuesta por los valores de la justicia y la solidaridad y defiende la vida y la familia. 

 

La clase política enfrenta el desprestigio y el rechazo de muchos costarricenses ¿qué haría para devolverle credibilidad al pueblo?

La mejor forma de devolver la credibilidad es con el ejemplo, la gente está cansada de los mismos discursos hechos. Por eso yo respondo con mi trayectoria de vida. Tengo más de 30 años de trabajar a la par de la gente humilde de este país. En mi provincia -Cartago-, he ayudado a que más de 3.000 familias obtengan su casita propia. Mi currículo incluye ser presidente de patronatos escolares y Asociaciones de Seguridad Comunitaria, soy un político que está para servir y no para servirme.  Yo no viajo a costa del erario público, ni cobramos ni un cinco de deuda política. Quiero garantizar la credibilidad a partir del testimonio de vida, nada hace uno echándose discursos muy floridos en contra de la corrupción si la vida de uno evidencia una persona vagabunda, que no propone y ni se preocupa por los pobres. Nuestra vida es el ejemplo más claro de los compromisos por los cuales estamos luchando.

 

¿Qué diferente haría para erradicar la pobreza extrema en el país?

Me parece que la mejor forma de erradicar la pobreza extrema es generando oportunidades y usar bien los recursos que tenemos. Una denuncia que hicimos hace varios meses evidencia que en Costa Rica perdemos al año 150 mil millones de colones que por ley tienen que ir para ayudas a los pobres y se están utilizando en personas que no son pobres. Ocupamos que ese  dinero se vaya a las pensiones, bonos de vivienda, becas, o bien al régimen no contributivo. Obviamente para eso hay que ubicar a estas personas, pues los pobres no son necesariamente solo los que van al IMAS.  Yo conozco gente tan pobre que ni siquiera sabe que el IMAS existe, gente que talvez no sabe ni leer ni escribir.

 

¿Están las poblaciones indígenas en esa lista de pobres?

Sí. Hemos estado trabajando con los indígenas cabécares, son gente que a veces tiene que recorrer hasta ocho horas diarias. Hace poco un indígena lo llevaron en una hamaca caminando 14 horas en medio de la montaña con síntomas de apendicitis. Llegaron al hospital  y después murió de una peritonitis. Debemos trabajar con esta gente y darle soluciones en salud, en servicios básicos de alimentación, vivienda, oportunidades de empleo y una vida digna para solventar la situación que viven.

 

¿Abordaría el creciente déficit fiscal mediante la contención del gasto o mediante una reforma fiscal aunque resulte políticamente desgastante?

Hemos insistido que el problema fiscal se debe abordar con absoluta responsabilidad. Apuesto a la reforma fiscal y a la actualización de las normas tributarias existentes. Esta reforma no puede irse solo al aumento de los impuestos, sin antes no plantearnos cerrar los portillos que generan gastos.

 

¿Es tiempo de pensar en una reforma del Estado para reducir el aparato institucional, dar más competencias a las municipalidades y enfrentar los disparadores del gasto público? 

Tenemos un proyecto que tiene 165 artículos que reordenarán completamente la administración del Estado para hacerlo ágil y ponerlo al servicio de la gente, garantizando eficiencia en los servicios a la población.

 

Para usted, ¿es la atomización del poder en la Asamblea Legislativa un factor positivo o negativo para la gobernabilidad? 

El problema no está en cuántos partidos hay en la Asamblea Legislativa. Para mí el problema está en la calidad de los diputados que lleguen al Congreso. Si usted tiene 57 partidos y cada uno tiene un diputado y son gente honesta, visionaria, patriótica, responsable y estudiosa, usted no tiene problemas. Pero si los diputados que conforman ese partido son gente corrupta, sin compromisos, sin sensibilidad social, sin valores  y no son serios ni responsables, se tendrá un desastre en los resultados de la Asamblea. El problema no es cuántos partidos hay, el problema es qué tan honestos y responsables son los diputados que lleguen al Congreso y eso pasa porque el ciudadano no investiga ni se informa quiénes son los que se están postulando y qué han hecho en su vida. Hay mucha gente en este país que está en contra del aborto pero terminó votando por ignorancia por diputados que lo defienden, ocupamos evolucionar a una democracia de ciudadanos cada vez mejor informados de quiénes son los que nos representan y qué plantean. 

 

¿Qué política de creación de empleo impulsaría para los adultos mayores y los jóvenes desempleados?

Lo haríamos a través de un incentivo fiscal que le diga a las empresas privadas que por la contratación de adultos mayores puede tener un incentivo a la hora de pagar el impuesto sobre la renta. Para los jóvenes que ni estudian ni trabajaban abogamos por una educación dual que permita a la persona capacitarse junto a la empresa a la que va a trabajar.

 

¿Cuál sería una orden puntual suya a los cuerpos de seguridad para combatir el narcotráfico a gran escala y el narcomenudeo en los barrios?

La inseguridad requiere de un esfuerzo institucional que involucre a múltiples actores en el tema de la prevención. Ocupamos una reforma al Código Procesal Penal en Costa Rica. Nuestra propuesta a esta reforma es sobre la ley de la justicia pronta y cumplida y defensa de las víctimas, para acabar con la impunidad. Nuestra propuesta busca también garantizar a los niños, adultos, adolescentes y jóvenes opciones de esparcimiento sano particularmente en zonas vulnerables. Hoy en día, en las barriadas los jóvenes no tienen a donde ir a distraerse sanamente, no les queda más que ir a pararse a la esquina o afuera del supermercado. 

 

¿Cómo reactivar la construcción de infraestructura pública? ¿Apuesta a las concesiones o a la gestión del Estado?

Podemos avanzar mucho por la iniciativa privada. Es un elemento determinante para generar desarrollo en el país.  Esto lo logramos a través de mecanismo de concesión y alianzas público-privadas, pero también a través de la modernización del aparato público. Queremos cambiar abruptamente el Ministerio de Obras Públicas y Transporte, pues se nos convirtió en una institución que no está haciendo a cabalidad sus funciones, lo queremos más visionario donde se involucre a especialistas del sector privado como el  Colegio de Ingenieros, el Lanamme (UCR) y otros. 

 

¿Qué modelo educativo impulsaría para el país?

Queremos una reforma educativa para los próximos 25 años que apueste por la calidad y la equidad. Esto significa aumentar las tasas de escolaridad, un segundo idioma, mejorar la calidad de los centros educativos y contar con más profesionales. Hoy en el país hay 440 centros educativos que están con orden sanitaria por pésimo estado, hay niños que no reciben más de tres horas y media de clases diariamente, mientras que en el sector privado se reciben siete horas al día. Esto genera brechas de equidad importantes. Por eso, la propuesta replantea cómo se invierten los recursos.

 

¿Cómo sería la relación de un eventual gobierno suyo con la Corte Interamericana de Derechos Humanos en temas de familia y vida?

Es importante que existan a nivel internacional organismos de justicia. El problema es que algunos de estos organismos internacionales están siendo usados por grupos con altísimo recurso económico con la intención de imponernos a los países la ideología de esos grupos. Por ejemplo, hay grupos ultra feministas que se han apoderado de organizaciones de la OEA y de la ONU y desde ahí pretenden violentar la soberanía de los países e imponernos temas como el aborto. Cuando se resolvió el tema de Fecundación in vitro por ejemplo, los jueces de la Corte decidieron aún contra una resolución de la Sala Constitucional. 

 

A su criterio, ¿un niño de escuela debería poder decidir si es hombre o es mujer indistintamente de su sexo? 

Para nada, me parece un absurdo que nos quieran imponer la ideología de género. Este gobierno, el Frente Amplio así como Leonardo Garnier, ex ministro de educación, y María Luisa Ávila, ex ministra de salud, han tratado de imponernos una educación sexual que nos divide, es una educación sexual que no es equilibrada sino que está tratando de imponer una ideología que no es acorde al pensamiento de los costarricense. No creo en sembrar odios y que nosotros tengamos que hacer un pleito entre heterosexuales y homosexuales, pero creo que la educación sexual debe manejarse como algo muy equilibrado que garantice que un padre de familia pueda sentirse tranquilo que sus hijos reciban esa enseñanza y de que nadie se aproveche de esa educación para tratar de imponer una ideología como lo están haciendo ahora, porque eso ocasiona que los padres de familia desconfíen.

Junta Proteccion Anuncio
Junta Proteccion Anuncio