Celebración marcó el culmen de diez años de trabajo en Paraíso

 

María Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Tras casi una década de estar en remodelación, el templo parroquial de Paraíso de Cartago fue dedicado y su altar consagrado, en una solemne celebración el pasado 6 de octubre. 

El pueblo de Paraíso colmó el templo y vivió con entusiasmo cada parte del rito como la colocación de las reliquias en el altar, la oración de consagración, la unción, incensación, revestimiento e iluminación del altar.

La Misa Solemne fue presidida por Mons. Mario Enrique Quirós, obispo diocesano, concelebraron Mons. José Francisco Ulloa, obispo emérito de Cartago, el Pbro. Donald Solano, párroco de Paraíso, los vicarios parroquiales y sacerdotes invitados. También estuvieron presentes los seminaristas de la diócesis, quienes durante toda la semana prepararon a la comunidad para esta fiesta.

Para la consagración del altar se trajo otra reliquia de San Juan Pablo II, es la segunda reliquia del querido Papa que se tiene en este templo, que es Santuario Diocesano.

 

Mayor compromiso 

En la homilía, Mons. Mario Enrique Quirós afirmó: “Celebramos la dedicación y la consagración porque queremos comprometernos en la obra del Señor, queremos renovar una vez más esa fuerza transformante del Señor en nuestra vida, que nos llama, nos invita, a valorar todo este caudal de bendición que hemos recibido, esta herencia”.

Paraíso fue la cuna del prelado, quien manifestó: “tenemos un templo precioso donde se nos convoca y desde aquí se anima nuestra fe, vibra nuestra espiritualidad, se alimenta nuestra santidad”. 

En un mensaje al final de la Misa, el Pbro. Donald Solano Granados, cura párroco, recordó que desde el año 2006, cuando su obispo le pidió asumir la Parroquia de Nuestra Señora del Rescate de Ujarrás, sabía que debería asumir la restauración del templo parroquial.

La tarea se volvió más urgente después del terremoto de Cinchona en el año 2009, cuando el Ministerio de Salud declaró el templo inhabitable, recordó.

Además, rememoró todas las actividades que se organizaron en la parroquia para recaudar fondos y expresó su gratitud a las empresas que apoyaron el proyecto a través de la ley Fundación Catedral, así como al arquitecto Andrés Huertas.

El sacerdote reflexionó sobre su papel en este proyecto, porque muchas veces la gente se le acerca a agradecerle. “¿Qué he hecho? Así como el apóstol Pablo, siendo un humilde siervo, no he hecho otra cosa sino lo que tenía que hacer”, dijo.

También reconoció que hubo días en los que el camino fue cuesta arriba. “En muchas ocasiones quise dejar todo botado y renunciar a mi labor, pero la fe en Dios, la cercanía de María Santísima y el empuje de este pueblo valiente fue lo que hizo que siguiera ejerciendo mi función de dirigir la parroquia de Paraíso”.

En el emotivo mensaje, el presbítero incluso afirmó que, con esa tarea, Mons. José Francisco Ulloa salvó su ministerio sacerdotal.

Por su parte, Mons. Ulloa dirigió unas palabras a la asamblea, en las que recalcó el compromiso descrito por Mons. Quirós y les instó “a tratar de vivir esas lindas tradiciones que han recibido de sus antepasados, como ese amor a la Santísima Virgen María”.

 

Fotos M. Monterrosa.

Junta Proteccion Anuncio
Junta Proteccion Anuncio