Artículos

Imprimir

El Papa no apoya herejías

Escrito por Eco Catolico on . Posted in Gran tema

 

El Papa no apoya herejías

 

“No es (la Exhortación Apostólica) Amoris laetitia la que ha provocado una confusa interpretación, sino algunos confusos intérpretes de ella”, afirmó el Cardenal Gerhard Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 

María Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Una carta firmada por más de 60 clérigos y académicos católicos, divulgada el 24 de setiembre, acusaba al Papa Francisco de permitir que se propagaran opiniones heréticas a partir de su exhortación apostólica Amoris laetitia.

La carta no acusaba al Papa de ser un hereje, sino de apoyar “posiciones heréticas” sobre “el matrimonio, la vida moral y la Eucaristía”. 

Según el comunicado con que el que se dio a conocer la carta, “a través de su exhortación apostólica Amoris laetitia, como también por otras palabras, actos y omisiones que se le relacionan, ha sostenido siete posturas heréticas en referencia al matrimonio, la vida moral y la recepción de los sacramentos, y ha provocado que estas opiniones heréticas se propaguen en la Iglesia Católica”. Las supuestas herejías están escritas en latín.

Los firmantes definieron el documento con el título latino: ‘Correctio filialis de haeresibus propagatis’ (literalmente, ‘Una corrección filial con respecto a la propagación de herejías’). “La ley de la Iglesia requiere que las personas competentes rompan el silencio cuando los pastores de la Iglesia están desviando al rebaño”, afirman.

 

¿De qué se acusa al Papa?

La “Correctio filialis” cita las diferencias de criterio entre los obispos católicos y cardenales acerca de la recepción de la Sagrada Comunión por los divorciados vueltos a casar. 

Afirma, además, que las acciones del Papa han permitido que la Sagrada Comunión sea sacrílegamente recibida por personas divorciadas que ahora viven como esposo y esposa, con alguien que no es su cónyuge, citó Aciprensa.

En el documento se enumeran los pasajes de Amoris laetitia en los que, según su opinión, “se insinúan o alientan posturas heréticas”, y luego enumera las palabras, actos y omisiones del Papa Francisco que consideran que las alientan.

La carta afirma que el Papa ha expresado “una simpatía sin precedentes” por Martín Lutero y sugirió que hay una afinidad entre las ideas de Lutero y las ideas de “Amoris laetitia”. También culpa al “modernismo teológico” por provocar una crisis dentro de la Iglesia.

La carta también se opone al silencio del Papa ante la “dubbia” presentada por cuatro cardenales que buscaban una aclaración de “Amoris laetitia”, desde septiembre de 2016.

La “dubbia” fue firmada por los cardenales alemanes Walter Brandmüller y Joachim Meisner; el italiano Carlo Caffarra y el estadounidense Raymond Burke. Dos de ellos ya fallecieron y sus preguntas no han sido contestadas por el Vaticano.

 

“Amoris laetitia no contradice la enseñanza católica”

El Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Cardenal Gerhard Müller, afirmó que la exhortación apostólica Amoris laetitia no contradice la enseñanza católica sobre el matrimonio “como una unión indisoluble entre un hombre y una mujer”, y por ello alentó a leer este documento en su conjunto para evitar confusiones y hacer “más atractivo para las personas el Evangelio del matrimonio y de la familia”.

Esas declaraciones las dio a la publicación italiana Il Timone en febrero de este año, traducidas por Aciprensa. Sus afirmaciones recobran vigencia ante la divulgación de la “Correctio filialis”.

La autoridad vaticana afirmó que “Amoris laetitia va claramente interpretada a la luz de toda la doctrina de la Iglesia”, y por tanto “no es correcto que tantos obispos estén interpretando” el documento “según su propio modo de entender la enseñanza del Papa. Esto no va en la línea de la doctrina católica”.

“Para la doctrina católica es imposible la coexistencia entre el pecado mortal y la gracia justificante. Para superar esta absurda contradicción, Cristo ha instituido para los fieles el sacramento de la penitencia y reconciliación con Dios y la Iglesia”.

“Así la Iglesia ha claramente expresado el reconocimiento del matrimonio como una unión indisoluble entre un hombre y una mujer. La poligamia, por ejemplo, no es un desarrollo de la monogamia, sino su corrupción”.

“Por esto podemos decir que Amoris laetitia quiere ayudar a las personas que viven una situación que no está de acuerdo con los principios morales y sacramentales de la Iglesia Católica y que quieren superar esta situación irregular, pero no se puede justificarlos en esta situación. La Iglesia no puede nunca justificar una situación que no está de acuerdo con la voluntad divina”, expresó.

En ese sentido, señaló que sigue siendo válido el empeño al que San Juan Pablo II llama a los divorciados vueltos a casar y que no pueden separarse -en la Familiaris consortio-, de vivir en continencia para poder acceder al sacramento de la Eucaristía.

“Decimos en general que ninguna autoridad humana puede aceptar lo que está contra la evidente voluntad de Dios, de sus mandamientos y de la constitución del sacramento del matrimonio”, afirmó.

La autoridad vaticana indicó que las palabras de Jesús sobre el matrimonio “son muy claras y su interpretación no es una interpretación académica, sino que es Palabra de Dios. Nadie puede cambiarla”.

“Para nosotros el matrimonio es la expresión de la participación de la unidad entre Cristo esposo y la Iglesia su esposa. Esta no es, como algunos han dicho durante el Sínodo, una simple vaga analogía. ¡No! Esta es la sustancia del sacramento, y ningún poder en el Cielo y en la Tierra, ni un ángel, ni el Papa, ni un concilio, ni una ley de los obispos, tiene la facultad de modificarla”, expresó.

Asimismo, ante la pregunta de “cómo resolver el caos que se genera a causa de las diversas interpretaciones que se dan a este pasaje de Amoris laetitia”, el Cardenal Müller recomendó “a todos reflexionar, estudiando primero la doctrina de la Iglesia, a partir de la Palabra de Dios en la Sagrada Escritura que sobre el matrimonio es muy clara”.

“No es Amoris laetitia la que ha provocado una confusa interpretación, sino algunos confusos intérpretes de ella. Todos debemos comprender y aceptar la doctrina de Cristo y de su Iglesia y al mismo tiempo estar prontos a ayudar a los demás a comprenderla y a ponerla en práctica también en las situaciones difíciles”.

Poco después de publicarse la exhortación apostólica, el Padre José Granados, Vicepresidente del Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios del Matrimonio y la Familia y consultor de la Secretaría del Sínodo de los Obispos dijo a ACI Prensa: “El Papa Francisco ha dicho repetidamente que no quiere cambiar ningún tema doctrinal y esta debe ser la clave para interpretar el documento”.

 

*****

Papa: “Son comentarios respetables pero equivocados”


El Papa Francisco, en su reciente viaje Colombia, habló sobre las interpretaciones que se han hecho de su exhortación apostólica Amoris Laetitia.

El Papa aprovechó un encuentro con los Jesuitas en Cartagena de Indias para dar su opinión, la cual fue recogida por la revista Civiltá Cattolica.

“Aprovecho esta pregunta para decir una cosa que creo que la debo decir en justicia y también por caridad. Porque escucho muchos comentarios -respetables porque los dicen hijos de Dios, pero equivocados- sobre la Exhortación apostólica postsinodal. Para entender Amoris Laetitia hay que leerla de principio a fin. Empezar con el primer capítulo, continuar por el segundo… y así siguiendo… y reflexionar. Leer qué cosa se ha dicho en el Sínodo”, afirmó.

El Papa continuó su comentario explicando: “algunos sostienen que la moral que está a la base de Amoris Laetitia no es una moral católica o, al menos, que no es una moral segura. Ante esto quiero reafirmar con claridad que la moral de Amoris laetitiae es tomista, la del gran Tomás. Pueden hablar de esto con un gran teólogo, entre los mejores de hoy y entre los más maduros, el cardenal Schönborn. Esto lo quiero decir para que ayuden a la gente que cree que la moral es pura casuística. Ayúdenlos a darse cuenta que el gran Tomás tiene una riqueza muy grande, capaz también hoy de inspirarnos. Pero de rodillas, siempre de rodillas…”.

Asimismo, el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, afirmó tras la divulgación de la “Correctio filialis” que “es importante dialogar también en el interior de la Iglesia. Las personas que no están de acuerdo expresan su disenso, pero sobre estas cosas se debe razonar, intentar entenderse”.