Privados de libertad celebraron Primeras Comuniones y Confirmas 


María Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Cada año, la Iglesia Católica celebra la Semana de la Persona Privada de Libertad, en el marco de la fiesta de Nuestra Señora de las Mercedes, y los grupos de Pastoral Penitenciaria organizan actividades en los distintos centros penales del país.

Por ejemplo, en Cartago la Pastoral Penitenciaria organizó distintos eventos desde el 17 al 24 de setiembre, con privados de libertad del Centro de Atención Institucional Cocorí.

Se realizó una feria de artesanías en la Parroquia San Francisco de Asís, en Agua Caliente, más de cuarenta privados de libertad participaron en una Jornada de Vida Cristiana y cinco de ellos recibieron los sacramentos de la Eucaristía y la Confirmación.

Sobre los sacramentos recibidos, el Padre Carlos Mena les dijo en la Eucaristía celebrada en el gimnasio de la institución: “Los sacramentos se nos dan y la fe se nos da para que nosotros cambiemos, transformemos no solo la vida personalmente, sino también la que está alrededor de nosotros”.

“Hoy les toca dar los frutos de esos sacramentos aquí. (…) Este es el lugar donde Dios puede hacer su obra. Y es suficiente para que nosotros podamos ejercer todo lo que Dios nos da”.

William Mendoza Sandoval fue uno de los privados de libertad que recibió los sacramentos. “Para mí esto es algo nuevo. Sinceramente, nunca había asistido a una Iglesia en la calle. No estaba acostumbrado a esto. Gracias a Dios aquí tengo la oportunidad. Fue un compañero el que me arrimó a la Iglesia y he venido llevando catequesis y ahora logro hacer esto. Me siento bien”, dijo.

Agregó que al salir de la cárcel espera invitar a su familia a la Misa, ya que ellos tampoco tienen la costumbre de ir a la Iglesia.

 

“Venir aquí también es encontrarse con el Señor”

El Pbro. Federico Montenegro, encargado de la Pastoral Social Diocesana comentó que la invitación desde Cáritas Nacional es prestarles atención a los centros penales. “Quisimos hacer algo diferente y aquí nunca se había hecho una Jornada de Vida Cristiana (JVC), creemos que fue una bonita oportunidad para que los muchachos hicieran un Kerigma”.

Para la JVC contaron el apoyo de los grupos de la Parroquia San Nicolás Tolentino, de Taras, y de la Basílica Nuestra Señora de los Ángeles. “Fue una participación bastante bonita. Los muchachos me expresaron su satisfacción de todo el proceso. Durante esos días también ofrecimos el sacramento de la Reconciliación para la renovación de la gracia”, añadió.

Para Montenegro, el que algunos de los privados de libertad recibieran los sacramentos, habla del proceso de catequesis que se realiza en el centro penal, de la acción de Dios ahí y de la sed de Dios. “Todos los años son más los que participan en estos procesos”, dijo.

Agregó que desde la dirección del centro se han abierto los espacios para la evangelización. Los miembros de la Pastoral Penitenciaria, sacerdotes y laicos, pueden ir unos días a confesar, a celebrar la Eucaristía y dar catequesis.

“A partir de las actividades más gente se va sumando. Los mismos privados de libertad se convierten en agentes evangelizadores”, comentó.

De acuerdo con el sacerdote, quienes deseen integrarse a la Pastoral Penitenciaria de la diócesis serán bienvenidos para colaborar en las Misas o dar catequesis. “Yo creo que venir aquí también es encontrarse con el Señor y hay mucho todavía por hacer”.

Si desea comunicarse con los encargados de esta pastoral puede llamar al 2551-9514.