Terminar colegio reduciría la pobreza en cantones hasta en 50%

 

Tipo de infraestructura, distancia y ubicación de los centros educativos, así como el perfil de los docentes son factores que inciden en la deserción escolar.


Danny Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Más educación, menos pobreza. Esta primicia se sostiene en el libro “Educación, pobreza y desigualdad en Costa Rica” del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica (IICE), el cual analiza aspectos del sistema educativo y las necesidades socioeconómicas en el país.

El estudio señala que el acceso a la educación secundaria y universitaria permite disminuir la desigualdad en los distintos cantones del país. Cabe mencionar que aquellos municipios donde existe un mayor porcentaje de alfabetismo presentan una menor desigualdad.

“En el estudio identificamos que solo el hecho de terminar la secundaria podría disminuir la pobreza entre un 20 y un 30% a nivel general en el país, cuando desagregamos a nivel cantonal este impacto es mucho mayor en cantones más rezagados, como los rurales de la región Brunca, Huetar Norte y Atlántica, donde se podría disminuir pobreza hasta en un 40 o 50%”, expuso Leonardo Sánchez, investigador y autor de la publicación.

Los especialistas recomiendan alcanzar la universalidad de la educación secundaria y, a la vez, lograr alta cobertura en esta. Asimismo, lanzan una serie de conclusiones y recomendaciones.

El texto afirma que para comprender los resultados en repitencia y deserción son relevantes otras variables, como la distancia del colegio o la accesibilidad, así como el entorno socioeconómico donde se ubica el centro educativo y la infraestructura del colegio.

 

Distancias para llegar al Colegio

Se menciona que entre más lejos estén los colegios del centro urbano, se incrementan las probabilidades de deserción. Por cada kilómetro que se distancie una institución de secundaria existe 2,6 veces más probabilidad de aumentar en un punto porcentual la deserción.

“La accesibilidad hacia los colegios es un tema muy relevante, esto nos hace pensar en una política pública que a la hora de hacer la inversión en creación de nuevos colegios estos se localicen en zonas de alta accesibilidad”, comentó Sánchez.

Por otro lado, si los colegios están ubicados en zonas de pobreza existe un 31% más de probabilidades de aumentar en un punto porcentual la cantidad de repitentes. Lo mismo sucede al analizar el factor desigualdad, el cual aumenta cuando la zona o municipio tiene mayor población considerada rural. Es decir, entre más urbano sea el cantón, la desigualdad tiende a ser menor.

 

Infraestructura

Buenas instalaciones e infraestructura en las escuelas y colegios, como tener laboratorios o bibliotecas, contribuyen a la preparación del estudiante. De hecho, menciona que si el entorno del hogar no es favorable el centro educativo lo puede compensar.

“Los últimos resultados del Informe del Estado de la Educación denotan que la infraestructura de los centros educativos es igual para todos los cantones, independientemente del clima, eso crea un espacio que no es el más adecuado para estudiar. El clima, la luminosidad, ese tipo de cosas son importantes”, apuntó Sánchez.

Para el investigador es necesario entender que lo que afecta a una escuela en la Región Brunca no es lo mismo que a otra en la Región Chorotega. “Si usted coloca una política pública homogénea en todas las escuelas a unas les va a ayudar, pero a otras el efecto sería mínimo”, expresó.

 
Perfil de docentes, estudiantes y colegios

Según expuso el autor consultado, docentes con mayor experiencia, mayor nivel académico, mejor condición laboral y capacitación tienden a disminuir los porcentajes de repitentes y deserción. 

Sánchez declaró que el MEP (Ministerio de Educación Pública) no tiene una política homogénea o equitativa en la distribución de los docentes. “Los mejores docentes tienden a concentrarse en zonas urbanas dentro de la Gran Área Metropolitana o zonas de ciudades intermedias, esto crea una brecha en cuanto al tipo de profesor”, señaló. 

“(En la GAM están) Docentes con más experiencia, con más títulos, con una mayor estabilidad laboral, que están en propiedad, es decir, que no son interinos. Esta concentración crea que haya colegios que tengan la ventaja de tener a estos docentes mientras otros tienen un perfil de profesor menor”, añadió.

En el estudio se menciona que un año más de edad promedio de los docentes, disminuye en un 5% la probabilidad de tener un punto porcentual más de deserción en el colegio.

 “Los Colegios nocturnos salen sistemáticamente no solo peor en rendimiento educativo, sino que la brecha es muy amplia con respecto a los diurnos y ni hablar de privados. Desde el punto de vista de política pública, los colegios nocturnos se deberían tratar de manera diferenciada viendo sus particularidades, el tipo de alumnos que llegan, los profesores que se asignan”, expuso el especialista.

Sánchez advierte que mejorar el perfil docente no pasa solo porque los profesores adquieran un mayor grado académico o reciban capacitaciones, sino con la forma en la que enseñan. 

“No es únicamente una transmisión de conocimiento de una persona a otra, sino crear la posibilidad y capacidades para que los estudiantes creen conocimiento y lo transformen”.

Para el investigador también es importante el perfil del director, del personal administrativo y de los orientadores, de acuerdo a las necesidades de la población estudiantil. 

 

Influencia de los padres

Sin duda el apoyo de los padres es importante para que los hijos tengan un buen rendimiento escolar, pero más allá de eso, el autor mencionó que el estudio halló que los jefes de hogar con secundaria concluida ayudan a que los hijos logren también culminar ese ciclo.

Lo anterior se debe en gran medida, según explicó, a que los padres que logran finalizar sus estudios de educación media pueden acceder a un empleo mejor remunerado y por lo tanto, sus hijos pueden tener mejores condiciones o incluso los estudiantes no tendrían necesidad de trabajar.

 

No se trata solo de becas

Sánchez explicó que aunque la asistencia económica a los estudiantes, como las del programa Avancemos, tienen beneficios y contribuyen a disminuir la deserción, es importante que los colegios cuenten con infraestructura, accesibilidad (que tengan una ubicación cercana al estudiante), y se supervise la calidad docente.

 “A través de los años la política pública para mejorar el rendimiento educativo ha ido focalizado a los hogares, por ejemplo el tema de Avancemos, que es darle ingreso a los hogares, lo que descubrimos es que eso es una condición necesaria pero no suficiente”, aclaró el investigador.

Para el especialista se deben tomar en cuenta otros factores como los mencionados en esta nota.