Artículos

Costa Rica es nuestra Patria…

Escrito por Eco Catolico on . Posted in Opinion

 

Costa Rica es nuestra Patria…

 

Monseñor José Rafael Quirós

Arzobispo de San José

 

Ante la pregunta ¿Es buena o mala la globalización? el Papa Francisco respondió: “…  la globalización no es mala, al contrario, la tendencia a globalizarnos es buena, nos une. Lo que puede ser malo es el modo de hacerlo. Si una globalización pretende igualar a todos como si fuera una esfera, esa globalización destruye la riqueza y la particularidad de cada persona y de cada pueblo.”

Sin duda, este fenómeno político, económico, social y cultural, ha afectado nuestra identidad como Nación, nuestra conciencia de pertenencia y hasta nuestra memoria histórica. Independencia es fiesta y alegría, pero ante todo, es libertad. 

Somos independientes para decidir nuestro destino, haciendo valer nuestros propios enfoques y perspectivas. Costa Rica es nuestra Patria y no podemos permitir que, por la complacencia y entrega de algunos pocos, nuestras raíces se vean socavadas.

Este simple enunciado puede poner a algunos a la defensiva calificándolo de “tradicionalista” o “conservador”, pero lo cierto es que, en ese “intercambio e imposición” de criterios, mucha de nuestra esencia, entiéndase tradiciones, instituciones y relaciones sociales, en cuenta la familia, pareciera encallar de frente a una propuesta unidireccional en ideologías y prácticas. 

En este mes de setiembre somos llamados a valorar esa riqueza y rasgo que conlleva el ser costarricense y, lejos de fomentar un nacionalismo vacío o emocional, encendido de modo ocasional por los triunfos de la Selección Nacional de Fútbol, estas fechas patrias nos recuerdan como nuestros antepasados han construido esta gran nación. 

Hacer Patria es perpetuar y promover los principios y valores de quienes nos han precedido y, con su ejemplo, nos motivan a trabajar solidariamente, superando las posiciones contrapuestas y fomentando la convivencia y la justicia social, bases sustanciales de nuestra tradición pacifista.  Hacer Patria es superar el interés particular, el individualismo y la indiferencia que no nos dejan establecer un proyecto común como país.

En el año 2003, el entonces Cardenal Bergoglio, siendo Arzobispo de Buenos Aires, en la homilía del tradicional “Te Deum” de traspaso de poderes, hizo una extraordinaria reflexión sobre la Patria que trasciende aquel contexto: “Todos los días hemos de comenzar un nuevo punto de partida, hemos de ser parte activa en la rehabilitación del pueblo herido… no se puede vivir indiferentes ante el dolor, ante la marginalidad”. Los ciudadanos no deben “esperar todo de los que gobiernan, porque sería infantil”. “Debemos hacernos cargo de las dificultades, que aparecen enormes, ya que son la oportunidad para crecer”. 

Al señalar la profunda inestabilidad de los más pobres y excluidos, Bergoglio subrayaba: “Cuidemos la fragilidad de nuestra Patria, pagando cada uno de su bolsillo lo que haga falta para que la Patria se una... todos debemos ser responsables y poner todo por la Patria, porque el tiempo se acorta”.  Es hora de “ponerse la Patria al hombro…”.

En nuestra reciente peregrinación arquidiocesana al Santuario de la Virgen de los Ángeles, señalé como en los inicios de nuestra nacionalidad, el encuentro maternal de la Reina de los Ángeles con nuestro pueblo fue para recordarnos la máxima del amor al prójimo, que supera toda división y exclusión, sea por motivos de pertenencia étnica, de situación económica u otra separación humana, como sucedía en los tiempos del hallazgo de su venerada imagen.  

Hoy, la Patria demanda de todos y cada uno de los ciudadanos una actitud constructiva que garantice la cohesión nacional y el diálogo sin prejuicios. Hagamos de Costa Rica nuestra casa común, esa Patria de hermanos, de todos, posponiendo las consignas de otra índole, donde, prescindiendo de colores políticos, con entrega y sacrificio, nos demos a la tarea de enmendar nuestros errores para recomponer a esta Nación enferma, devolviéndole los valores morales, la justicia y la equidad. Unamos nuestras fuerzas y trabajemos con empeño por Costa Rica.