“La romería es una expresión bellísima de fe"

 

Obispo de Cartago presidirá por primera vez la Misa Solemne el 2 de agosto a pocos meses de su ordenación episcopal.


María Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

El obispo de Cartago, Mons. Mario Enrique Quirós, presidirá las Eucaristías de la “Vestición”, del 2 de agosto en la Solemnidad de Nuestra Señora de los Ángeles y la de “La Pasada” a pocos meses de su ordenación episcopal, lo que afirmó espera sea una “experiencia de gozo y de fe”.

El prelado enfatizó que a través de María “nosotros le expresamos a Jesús siempre nuestro amor y nuestra disposición de ser discípulos y misioneros”. 

“Creo que la romería tiene una connotación, es una expresión bellísima de fe, una fe que mueve a tantos jóvenes, niños, adultos que de una u otra manera queremos sumarnos y expresarle a nuestra madre, nuestro amor, cariño y devoción y que queremos llevarla en nuestro corazón siempre”, agregó. 

El prelado comentó que la manera en que cada persona externa ese amor a la Virgen manifiesta “la convicción de que ella nos escucha, nos presenta ante su hijo”. En este sentido, instó a los fieles a seguir cultivando la fe. “La romería, la peregrinación, significa eso, mi identificación, mi raíz cristiana, los valores recibidos”.

 

La gran fiesta mariana costarricense

Ahora como Obispo de Cartago, afirmó que los días venideros en torno a la gran fiesta mariana del país tienen especial relieve y significación para él.

“La Eucaristía, el encuentro con el Señor, implica una experiencia de fe, de comunión con Él, de revivir y retomar continuamente el ministerio y saber que somos instrumentos de su persona. El 2 de agosto confluyen varias situaciones. Por un lado, la experiencia personal, ya como pastor en la Iglesia de Cartago, ofrecer y presidir los misterios en nombre de Cristo, sumo y eterno sacerdote, tomando en cuenta las necesidades, las intenciones y las súplicas de tantos feligreses que se han sumado a la celebración. Desde mi punto de vista, es ser canal en nombre de Jesucristo para pedir, para suplicar, para orar al Señor por nuestras intenciones y necesidades”.

Además, destacó que será la primera vez que presida estas Eucaristías, por tanto, “será una experiencia de gozo, de alegría, una experiencia muy profunda de fe, retomando las palabras del apóstol Pablo, “lo haré en nombre de Jesús, con temor y temblor”, sabiendo mis límites, pero agradeciendo al Señor que me da ese espacio. Yo lo asumiré como un regalo que el Señor me da, un regalo para mí, pero un servicio que estoy prestando a la comunidad cristiana”. 

El obispo comentó que en esta fiesta también afloran las intenciones de mucha gente que llega a la casa del Señor a visitar a la Virgen María. “Es lo que le dicen a uno ‘pida por mí por tal situación o enfermedad’, por supuesto que todas esas necesidades las vamos a ofrecer especialmente ese día porque estaremos orando por nuestro país, por Costa Rica, para que la paz, el trabajo, nuestra dignidad sean los valores que tengamos siempre presentes”.

Como es su costumbre, el prelado le pide a los a los fieles que en su visita a Cartago no se olviden de rezar por él.