Testigos del amor de Dios

 

Danny Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Durante dos días, la Renovación Juvenil Carismática Católica (RJCC) mostró cómo jóvenes de todos el país rompen estereotipos y tienen a Cristo en sus vidas, pero no solamente eso, sino que comparten su experiencia con otros y les enseñan que hay una propuesta diferente a la que el mundo les ofrece.

El 15 de julio se llevó a cabo la Avanzada Evangelizadora, en la cual más de 300 muchachos visitaron parques, mercados, centros diurnos para ancianos y hasta paradas autobuses de San José, para llevar la Buena Nueva y orar con las personas.

Ese día los jóvenes salieron del Parque de La Merced, donde recibieron la grata sorpresa de que Mons. José Rafael Quirós, Arzobispo de San José, estaba allí para darles su bendición. Hicieron una caminata con el Santísimo hasta el templo de La Soledad y se dividieron en grupos para la misión.

Y el domingo 16 de julio, en el Gimnasio de CEDES Don Bosco en Alajuelita, vivieron una fiesta donde adoraron y alabaron al Señor dando testimonio de su amor. 

Participó el sacerdote Marcos Zavala, asesor de RJCC en México, quien compartió su experiencia de conversión y cómo la Renovación cambió su vida. 

Michelle Ureña, fue una de las jóvenes que participó en la Avanzada Evangelizadora. Esta fiel de la Parroquia de San Ramón Nonato, contó que a su grupo le asignaron un parque frecuentado por indigentes, por lo que llevaron emparedados para compartir y un mensaje de esperanza. 

Michelle compartió vivencias que tuvo con las personas y según dijo pudo percibir la necesidad de amor y de Cristo que hay en muchas de ellas. “Como experiencia personal fue impactante, pero también podemos vivirla en nuestras parroquias, la necesidad está en todo lado, pero nos quedamos en la comodidad y no salimos. Nos da miedo el rechazo, que nos digan cosas, pero la mayoría no nos rechazó”, comentó la joven.

 

Sobre el encuentro Juvenil, Maricruz Alvarado, expresó que es una actividad que esperan todo el año, por lo que se preparan espiritualmente.“Es como cargar pilas para seguir perseverando y sirviendo. El Señor ha hecho obras maravillosas, ha derramado su gloria y su Espíritu Santo. Fuimos testigos del poder de Dios”, dijo esta líder, de la Parroquia Inmaculada Concepción de Cariari, en Guápiles.