¿Qué es la secta Maranathá?

 

“Monseñor: Estoy preocupado por la injerencia de una secta denominada “Maranathá”, en algunos miembros de mi familia. Esta secta ha logrado atraer a no pocos niños y adolescentes con sus medios de atracción (deportes, obras de teatro, campamentos…). Se presentan como “Iglesia abierta”, sin denominación particular, abierta, pues a todas las religiones. Trato de hacer comprender a aquellos familiares míos que frecuentar esa secta sólo les va a perjudicar, pero ellos me contestan que no abandonan a la Iglesia Católica y que asisten a actividades culturales de varios tipos con que nuestra Iglesia no cuenta y que, además, existe mucha indiferencia de los sacerdotes hacia los adolescentes. Monseñor, ¿cuál es su criterio al respecto? Muchas gracias”. 

Francisco Chaves - Tibás


Estimado don Francisco: le agradezco su correo y los comentarios que me ofrece y que, por el poco espacio de esta sección del Eco, no he transcrito. Por lo demás, estoy plenamente de acuerdo con cuanto me dice.

Como ha sucedido en varios otros casos, también el grupo “Maranathá” no pretende presentarse como una nueva denominación religiosa, sin embargo, lo es y con un conjunto de creencias doctrinales y de propuestas morales que muy claramente se oponen a nuestra fe de católicos.

El grupo “Maranathá” o Ministerio Mundial de Iglesias de Avivamiento Maranathá (MMM) surgió por obra del señor Nahum Rosario. Él mismo ha atestiguado que el verano de 1984 el Espíritu Santo le habló y que lo estaba llamando a él y a sus compañeros a que fueran una Iglesia Apostólica con el propósito de bendecir a las naciones. En el verano de 1987 comprendió que Dios quería que iniciase un extraordinario movimiento misionero, pero en unión con otras iglesias, con el propósito de levantar y avivar las distintas denominaciones cristianas, primero en los Estados Unidos, como luego en otras naciones. El proyecto está bien señalado en el lema del mismo movimiento: “Llenando la tierra con la Gloria de Dios”.

Al principio el “Apóstol” Nahum Rosario creía que el único propósito del Señor Jesucristo sería el de traer “avivamiento” a su comunidad y a otras iglesias, predicando un evangelio de gracia y de justificación (salvación) por la fe sin legalismos ni tradiciones de hombres. Todo ello pues, en plena sintonía con lo esencial de la propuesta evangélica de Martín Lutero.

Sin embargo, el grupo “Maranathá” lanzó una “Declaración” con veinte puntos que sintetizan su propuesta doctrinal y moral.

En el n° 17 excluyen el Bautismo de los niños, sustituyéndolo por la “presentación” con que los niños son reconocidos como parte de su iglesia. En el mismo número se propone la tolerancia del divorcio, afirmando que la única razón para divorciarse es la fornicación de uno de los cónyuges, diciendo que ésta es la enseñanza de Jesús.

En el número 18 se declara que “los que han rechazado a Jesús como Señor y Salvador, van a un lugar llamado infierno, donde son atormentados hasta el día de la segunda resurrección para ir al juicio final”.

 

Además de éstas, hay otras afirmaciones que nos resultan realmente “sorprendentes”, por lo cual, aun tratándose de “cristianos”, porque proclaman creer en la divinidad de Jesucristo y en el misterio de la Santísima Trinidad, no cabe duda, que “Maranathá” es un movimiento o secta, que a pesar de la propuesta inicial de querer “unir” a las distintas iglesias, termina haciendo más profunda la división entre los discípulos de Cristo.