Jóvenes limonenses dejan huella


Pbro. William Jesús Rodríguez L.

Director de Comunicación, Limón

 

El mal tiempo, las vacaciones de medio año, y las largas distancias, no fueron obstáculo para que más de 180 jóvenes provenientes de toda la provincia de Limón acudieran al llamado de la Iglesia para celebrar el Día Diocesano de la Juventud, actividad que se desarrolló el 9 de julio en el Gimnasio del Colegio María Inmaculada de la ciudad de Limón, y cuya organización estuvo a cargo de la Comisión Diocesana de Pastoral Juvenil.

El Padre Armando Rodríguez Sandí, Delegado Diocesano para la Pastoral Juvenil, se mostró agradecido por la respuesta que los jóvenes de Limón han dado a esta actividad.  Refiriéndose a la juventud limonense, el dijo que “es una juventud viva, que quiere aportar a una diócesis que ansía un mañana mejor. En sus rostros se refleja el deseo de seguir cosechando frutos, llenos de talentos y de decirle que sí a Dios, y de hacer lío, de transformar la sociedad”.

El sacerdote agregó que “hay jóvenes en nuestra diócesis que están decididos a seguir a Cristo, y cada joven puede aportar la diferencia para una civilización mejor. El joven limonense es animoso, lleno de alegría , de energía, de ritmo y de sabor”. Además, invitó a los jóvenes a continuar este proceso para que sigan respondiendo positivamente al Señor “a tiempo y a destiempo”.

El momento central de la actividad lo ocupó la celebración de la Eucaristía, que fue presidida por el Obispo de Limón, Monseñor Javier Román Arias, quien invitó a los jóvenes a dejar de lado comodidades, a caminar, y a contagiar alegría, a dejar huella.  “Amigos, Jesús es el Señor del riesgo, el Señor del siempre «ir más allá». Jesús no es el Señor del confort, de la seguridad y de la comodidad. Para seguir a Jesús, hay que tener una cuota de valentía, hay que animarse a cambiar la comodidad por un par de tenis -o de botas- que nos ayuden a caminar por caminos nunca soñados y menos pensados, por caminos que abran nuevos horizontes, capaces de contagiar alegría, esa alegría que nace del amor de Dios y su misericordia”, les dijo en su homilía.

Entre los jóvenes participantes se encontraba Adriana Cortés, de la Parroquia de Cieneguita, quien dijo que “lo más importante fue compartir como jóvenes, el día ha sido muy motivador”. También el joven Deimar Salas, de la Parroquia de Roxana de Pococí, quien participó por primera vez en una actividad de este tipo, dijo que: “es algo nuevo para mí, me llevo el espíritu lleno; cada momento vivido ha sido una gran bendición.

De la Parroquia de Siquirres participó Wilson Córdoba, quien dijo sentirse muy motivado, por cuanto este tipo de encuentros juveniles lo hace comprobar que no está solo: “somos muchos jóvenes que queremos seguir a Cristo. Uno se motiva al mirar a otros jóvenes respondiendo al llamado de Dios a servirle”, manifestó.

En cuanto a la organización, la joven Frabiana Escobar, quien es miembro de la comisión diocesana de pastoral juvenil, manifestó que la actividad se ha venido preparando desde hace varios meses, y que uno de los elementos más significativos ha sido el diseño del logo del día diocesano de la juventud. Al respecto, dijo que se diseñó un con 15 estrellas que simbolizan las parroquias de la diócesis.

 

El día diocesano de la juventud sirvió de preparación y motivación para la participación de los jóvenes limonenses en la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en el mes de enero de 2019 en Panamá, y que tendrá como preámbulo la pre jornada, en la cual la Diócesis de Limón asumirá una significativa participación, recibiendo en sus parroquias a jóvenes de distintas nacionalidades, y para lo cual sus parroquias ya se están organizando.