El primer consejo del Papa desoído por Trump

 

Laura Ávila Chacón

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump anunció el jueves 1 de junio su salida del Acuerdo de París, para luchar contra el cambio climático.

Este acuerdo es el primer pacto internacional para reducir la emisión de gases contaminantes de efecto invernadero a la atmósfera. 

El compromiso de esta nación con el ambiente fue ratificado por su antecesor, Barack Obama, en París  a finales del 2015 junto a 200 naciones. Estados Unidos y China, son los dos mayores contaminantes del mundo. Hasta ahora, solo Siria y Nicaragua estaban fuera de él. 

Las naciones que participan en este acuerdo, simplemente deben proponer qué porcentaje de emisiones se comprometen a reducir y en qué plazo. El acuerdo no incluyó imponer legislación alguna para que fuera ratificada por sus congresos.  En el caso de Costa Rica se propuso una dosminución del 1.0% en la emisión de gases.  

Como país miembro del Acuerdo, Estados Unidos pretendía en la era del Presidente Obama, una reducción de las emisiones contaminantes en un 26% y un 28% para el 2025,  con respecto a los niveles del 2005.

Estimaciones de la consultora Rhodium Group indican que al cancelarse las políticas energéticas de Obama, EEUU solo lo reduciría un 14%.

A pesar de la decisión de Donald Trump de sacar a Estados Unidos de este acuerdo, su desvinculación no podrá ser tan rápido, ya que el Pacto de París en su momento estableció que los países no podrían abandonarlo en los primeros tres años y, una vez decidido, no sería efectivo hasta un año después. En otras palabras, esta potencia mundial formará parte del acuerdo climático hasta el 2020. 

Las naciones suscritas al acuerdo se volverán a reunir dentro de cinco años, es decir en el 2018.

 

Ignoró encíclica Laudato Sí

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, recibió de manos del Papa Francisco la encíclica Laudato Sí, sobre el cuidado de la Casa Común. Esto en el contexto de la visita del mantario al Pontifice, en ciudad del Vaticano, recientemente.

En ese encuentro, Trump aseguró al Papa que no olvidaría sus palabras y leería cada uno de los textos que le obsequió. 

La encíclica Laudato Sí, exhorta al mundo a salvar la creación de Dios de la contaminación producida por la mano del hombre, apelando al consenso científico que alerta del preocupante calentamiento climático. 

Pero apenas un mes después de ese encuentro, Trump parece habler olvidado sus palabras e ignorado el documento pontifício, anunció la salida de los Estados Unidos del Acuerdo de París.

 

Un desastre

Dicha decisión le ha valido numerosas críticas, por ejemplo del Obispo Sánchez Sorondo, prefecto de la Pontificia Academía de las Ciencias de la Santa Sede.

“Es un desastre en sí mismo, y es una cosa que va contra la Laudato Si’, que el Papa le mostró a Trump cuando estuvo aquí. Su hija Ivanka, que representa la parte racional, es muy sensata. Pero prevalecieron seguramente los que le han dado dinero, que son algunas compañías de petróleo”, dijo.

Asimismo, la salida de Estados Unidos podría empujar a otros países, especialmente emergentes, a seguir el mismo rumbo y sumarse a la lista de países díscolos; además de Nicaragua y Siria.

Por ahora, China, el primer país en emisiones de CO2, Canadá, India y UE han declarado de mantener el compromiso.

 

Afecta a los más pobres

Por su parte, el Obispo Oscar Cantú, Presidente del Comité Internacional para la Justicia y la Paz de Estados Unidos expresó  que la decisión de Trump “es muy preocupante”

El obispo Cantú hizo hincapié en que los obispos estadounidenses, junto con el Papa Francisco y la Iglesia Católica en su conjunto, han mantenido sistemáticamente que el Acuerdo de París es un mecanismo internacional importante para promover el cuidado del medio ambiente y fomentar la mitigación del cambio climático.

Más adelante le recuerda al propio Presidente de Estados Unidos que las Escrituras afirman el valor del cuidado de la creación y el cuidado de uno al otro en la solidaridad.

“El Acuerdo de París es un acuerdo internacional que promueve estos valores. La decisión del Presidente Trump perjudicaría a la población de los Estados Unidos y el mundo, especialmente los más vulnerables, las comunidades más pobres”, afirmó el Obispo de Las Cruces.

Para los pastores estadounidenses, los impactos del cambio climático ya se están experimentando por lo que desde hace más de dos décadas han expresado su apoyo a la acción prudente y diálogo sobre el cambio climático.

En este contexto, en 2015 alentaron a los Estados Unidos para firmar el Acuerdo de París. Desde entonces, han reiterado su apoyo en varias ocasiones.

El Papa Francisco y la Santa Sede también han expresado consistentemente su anuencia a este Acuerdo, por lo que se esperarían que Trump exprese en el cuidado de la casa común las ideas pro-vida que ha dicho tener arraigadas en su fe.

Junta Proteccion Anuncio
Junta Proteccion Anuncio