“Estoy aquí para amar y servir al estilo de Jesús”

 

Su ordenación episcopal será el 13 de mayo, en la fiesta de la Virgen de Fátima.


María Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Un paraiseño muy mariano es el nuevo obispo de la Diócesis de Cartago, se trata del Pbro. Mario Enrique Quirós Quirós, un hombre que ha dedicado su vida al estudio y la formación de sacerdotes.

El nombramiento del Pbro. Mario Enrique Quirós se anunció el sábado 4 de marzo, a través de un comunicado de la Santa Sede. Campanas y bombetas en su natal Paraíso reflejaron el ambiente de fiesta que se vivió desde temprano.

En conferencia de prensa, el ahora administrador diocesano, Mons. José Francisco Ulloa, y el obispo designado hablaron de la transición y dieron detalles de la ordenación episcopal.

El nuevo obispo comentó que recibió la noticia mientras estaba en España y que durante el último mes no lo podía decir a nadie, “solo a Jesús en la Eucaristía y cuando rezo el Rosario, al poner esa intención ante quien tiene el poder”, afirmó.

“Mons. Ulloa llegó a visitarme y me dijo ‘el nuncio tiene una noticia para vos’. El nuncio me habló por teléfono para comunicarme la decisión del Papa Francisco de que me había elegido como Obispo de Cartago. El mundo se me cayó encima. Todavía no lo he asimilado completamente. Es un misterio difícil de comprender, Dios me dará la fuerza y la gracia para corresponder”.

Agregó que asume este ministerio con ilusiones, expectativas y el deseo de amar al estilo de Jesús. “Quiero abrir mi corazón, quiero entregarles, dentro de mis límites, una actitud de servicio, compromiso, comunión y, sobretodo, de caridad y amor. Podría resumir que estoy aquí para amar al estilo de Jesús y para servir como lo hizo Él”.

Ante el reto de dirigir una Iglesia particular, el sentimiento es “temor y temblor, pero a la vez fortalecido en la paz que solo el Espíritu Santo nos da, nos conforta y nos anima”.

“Empezamos una labor en la Iglesia peregrinante, así que oraremos para que podamos captar lo que el Espíritu quiere suscitar en la Iglesia de Cartago”. 

La ordenación episcopal del nuevo obispo será el 13 de mayo, en el centenario de la aparición de la Virgen de Fátima. La celebración se realizará a las 10 de la mañana en la Catedral de Cartago Nuestra Señora del Carmen.

 

Mons. Ulloa entrega el cargo con alegría

“Me siento contento, satisfecho. Muy feliz de entregar el cargo al Padre Mario. Él fue mi formando cuando estuvo en el Seminario, eso crea un vínculo muy especial, además es miembro del clero de esta diócesis y lleva en su corazón a la Virgen de Ujarrás”, dijo Mons. Ulloa, quien fuera nombrado primer obispo de la diócesis, hace casi doce años.

Agregó que considera a Cartago como la diócesis más linda de Costa Rica, por muchos motivos, entre ellos, la presencia del Santuario Nacional de Nuestra Señora de los Ángeles “que es la ternura que abraza a todos los costarricenses”, el espíritu eucarístico y mariano “que llena el corazón de los cartagineses”, las vocaciones y por la gran cantidad de familias católicas que transmiten su fe. 

El obispo indicó que junto con el clero ha construido la diócesis. “Creo que ya tiene cuerpo y fundamento y puede continuar a través del proceso evangelizador que estamos llevando a cabo. Tenemos un clero joven y 41 seminaristas”.

El prelado se mostró entusiasmado por entregar la diócesis a un hombre mariano. “Eso es importante, porque la gente de Cartago lleva en su ADN el espíritu mariano”, comentó.

Mons. Ulloa explicó que al cumplir 75 años en octubre del 2015 presentó una carta al Vaticano entregando el cargo, tal como lo pide el derecho canónico. Dijo que no lo consideraba una renuncia porque “el obispo y el sacerdote, mientras Dios le de vida, pueden ejercer los ministerios que el Señor le ha encomendado”.