Iglesia y comunión

 

Mensaje al Pueblo de Dios al finalizar la Visita ad Limina Apostolorum


Los obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica hemos concluido, con gozo en el Señor, nuestra Visita ad Limina Apostolorum y elevamos nuestra gratitud a Dios por las gracias recibidas a lo largo de estos días. Vivimos esta semana como un don de la Providencia para la Iglesia en nuestro país.

 

En primer lugar, valoramos el encuentro familiar y natural que sostuvimos con nuestro “Hermano Mayor”, el Papa Francisco, quien con sus palabras y gestos, cargados de fuerza testimonial, nos anima a seguir asumiendo, con alegría y esperanza, el ministerio episcopal que, por Misericordia de Dios, hemos recibido. En esta comunión con el Santo Padre, sucesor de Pedro, ratificamos nuestra pertenencia a la Iglesia Universal.

 

Agradecemos, también, la calidez y cercanía de los personeros de las distintas instancias de la Santa Sede, sus oportunos aportes y el intercambio de ideas de frente a los diversos desafíos pastorales, vienen a fortalecer nuestro servicio en la misión encomendada.

Volvemos a Costa Rica con entusiasmo para compartir con nuestros sacerdotes, religiosos, religiosas, y demás agentes pastorales, las experiencias vividas, todas ellas, orientadas a consolidarnos como una “Iglesia en salida”, capaz de contemplar este momento histórico con renovada esperanza, dispuesta a transmitir una mirada de ternura, comprensión y misericordia a nuestros hermanos.

 

Como obispos reconocemos que Dios nos ha confiado una maravillosa porción de su Pueblo y en consecuencia, deseamos comunicar a todos ustedes la alegría que el Señor ha puesto en nuestros corazones.

 

Martes 21 de febrero, 2017

 

Mons. Óscar Fernández Guillén

Obispo de Puntarenas

Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

Mons. Ángel SanCasimiro F.

Obispo de Alajuela 

Secretario General de la Conferencia Episcopal de Costa Rica