All for Joomla All for Webmasters

Pastoral Social cumple sueño de sacerdote fallecido

Escrito por Super User el . Publicado en Iglesia hoy

  • Comedor Infantil en Cartago

Ma. Estela Monterrosa S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Niños hambrientos pidiendo comida en la casa de unas religiosas fue el llamado de atención para los fieles católicos de la comunidad de San Blas, en Cartago, en el año 2015.

Decenas de niños padecían hambre en una céntrica zona de la vieja metrópoli, hasta que esta realidad sacudió la comodidad de muchos vecinos que no sabían lo que pasaba. Impulsados por la Parroquia de San Blas y el entonces párroco, Pbro. Bernardo Leandro, se organizaron para llevarles comida una vez a la semana.

“Toda la parroquia sostiene el comedor, llevando el comestible a la Iglesia nos ayudan a darles de comer”, afirmó el sacerdote en una entrevista con Eco Católico en el 2016.

En ese momento, el comedor funcionaba los domingos en el salón del sector San Expedito, brindando almuerzo a 150 niños. Sin embargo, el lugar no reunía las condiciones idóneas para darles la mejor atención, por eso se tenía la meta de construir un espacio apropiado.

El incansable trabajo del Padre Bernardo a favor de los niños también incluía clases de fútbol los sábados, donde los pequeños recibían una merienda.

Nuevo comedor para mejor atención

Con el empeño de continuar la obra que el Padre Leandro realizaba en ese sector, la Comisión Diocesana de Pastoral Social de Cartago no cesó en la búsqueda de alternativas para hacer realidad el sueño de este sacerdote, fallecido en octubre del 2017. Así se logró inaugurar el comedor infantil Pbro. Bernardo Leandro en la comunidad de San Blas el domingo 9 de setiembre.

Ahora, el comedor recibe 127 niños entre 2 y 12 años a la hora del almuerzo tres veces por semana - lunes, miércoles y viernes- en dos horarios. “El objetivo es llegar a ofrecer almuerzos toda la semana, incluso sábados, y ampliar el servicio a adultos mayores”, explicó el Pbro. Federico Montenegro, encargado de la Pastoral Social Diocesana.

El comedor cuenta con una cocinera encargada, quien es apoyada por miembros de los equipos de Pastoral Social y las mamás de los niños beneficiarios. Los alimentos los gestiona la Pastoral Social Diocesana a través de donaciones.

La construcción del comedor se realizó en una propiedad de la Asociación de Desarrollo con la cual la Pastoral Social firmó un convenio. El costo de la obra fue de 25 millones de colones, aproximadamente, recaudados con las distintas ediciones de la “Carrera de la Misericordia”, donaciones y actividades.

Gran fiesta de apertura

Mons. Mario Enrique Quirós, obispo de Cartago, la Comisión Diocesana de Pastoral Social, representantes de la Municipalidad de Cartago y de la Asociación de Desarrollo de San Blas, familiares del Pbro. Bernardo Leandro y muchos niños de la comunidad participaron en la inauguración el 9 de setiembre.

Javier Leandro, hermano del Padre Leandro afirmó que el comedor era un sueño de su hermano sacerdote. Además, recordó: “En cada parroquia donde estuvo supo comportarse como un verdadero soldado del Señor y en cada una de ellas dejó su huella, construyó canchas de basquetbol, canchas multiuso, centros de nutrición e iglesias”.

Mons. Mario Enrique Quirós, Obispo de Cartago, comentó que el proyecto fue difícil y se necesitó la colaboración de instituciones cantonales, gubernamentales, empresas y personas.

“Acogiendo el llamado del Santo Padre de proteger a los niños y que la Iglesia sea un hogar seguro, estas son iniciativas que promueven esa seguridad para favorecer a los más desfavorecidos. Queremos que este paso sea para dar calidad de vida y mejorar la condición de tantos niños y así brindarles la comida necesaria, cubrir una de sus necesidades básicas en su forma más elemental”, dijo.

Rolando Rodríguez, alcalde de Cartago, afirmó que han apoyado a la diócesis en proyectos de bien social como el comedor infantil, el centro de capacitación y un centro de atención para personas en situación de calle.

Sobre el comedor expresó: “creemos que es una obra muy importante, estamos muy contentos de esta unión con la Iglesia Católica, pero, sobre todo, porque creemos que esto favorece a las clases que menos tienen y, en este caso, a los niños”.

Por su parte, el Pbro. Federico Montenegro, director diocesano de la Pastoral Social, reconoció que bendecir e inaugurar el comedor el Día del Niño fue un reto. “Culmina un sueño del Padre Bernardo, pero inicia el trabajo para muchos que quedamos aquí con su legado. El hecho de abrir el comedor y ofrecer almuerzo a tantos niños nos permite cumplir una obra de misericordia”.

0
0
0
s2smodern