All for Joomla All for Webmasters

¿Por qué hay tanta diferencia sobre la Santísima Trinidad entre una Biblia protestante y una católica?

“He querido conocer mi fe y por eso me he dedicado a escudriñar la Palabra. He seguido con interés los programas que desarrolla el Padre Luis Toro, sacerdote venezolano, a través de su página “www.escueladebiblia.com”, donde se muestran diferentes encuentros con Pastores Protestantes. En uno de esos encuentros se debatió sobre el dogma de la Santísima Trinidad. El Padre Luis Toro le demostró con la Biblia usada por el Pastor no católico, la Reina Valera, la explícita afirmación del misterio trinitario. Es por eso que citó la primera carta de San Juan 5,8. En ella se lee: “Tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan”.

Busqué en mi Biblia (Nueva Biblia Latinoamericana) y un tanto extrañado, encontré un texto bien diferente: “Él es quien viene por el agua y la sangre: Jesucristo, y no solo por el agua, sino por el agua y la sangre; y el Espíritu también da su testimonio, el Espíritu que es la verdad. Tres son pues, los que dan testimonio: el Espíritu, el agua y la sangre y los tres coinciden en lo mismo”. 

Monseñor, ¿por qué en una Biblia no católica aparece afirmado tan claramente el Misterio de la Santísima Trinidad y en la católica, no se hace referencia a ello? ¿Por qué tanta diferencia en un punto de tanta importancia? Esperando su aclaración, le anticipo mi agradecimiento”. 

Ronald Alvarado S. - San José

Estimado don Ronald: Me he permitido dejar unas cuantas líneas de su correo, para no ocupar demasiado espacio en la página del Eco, pero su consulta ha quedado bien expuesta. 

Le veo muy interesado en escudriñar la Palabra… siga en esta tarea tan necesaria y que para todos resuene la afirmación del Salmo 118, 115: “Lámpara es tu Palabra para mis pasos, luz en mi sendero”. 

Volvamos ahora a las dos citas bíblicas. A decir verdad, me ha sorprendido que el Padre Luis Toro haya usado esa cita de la Biblia “Reina Valera” para confirmar la verdad del dogma trinitario. Y me ha sorprendido porque cualquier buen conocedor de la Biblia sabe que el texto del versículo 7 del capítulo 5 de la 1° carta de San Juan, “tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno”, no se encuentra ni en los manuscritos griegos antiguos, ni en las mejores versiones antiguas de la Vulgata (versión latina de la Biblia). Se trata, con toda probabilidad, de una glosa (breve comentario) introducida tardíamente en el texto. La edición de Reina Valera ha mantenido este añadido pero las actuales ediciones de la Biblia, como la que tiene usted, don Ronald, justamente lo omiten. 

Además, el contexto en que alguien ha introducido esa expresión que apunta de manera tan clara al misterio trinitario, no se refiere a esta verdad, sino a la de la auténtica encarnación del Verbo. El Autor sagrado insiste en que son tres los que dan testimonio de que el cuerpo de Jesús es un cuerpo real y verdadero, no “aparente” como afirmaban los autores del docetismo. Y por eso repite: “tres dan testimonio: el Espíritu, el agua y la sangre, y los tres convienen en lo mismo”. (1 Jn 5, 8)

Hay varios otros textos del Nuevo Testamento que abiertamente afirman el misterio trinitario. Bastaría recordar la fórmula bautismal que leemos en San Mateo: “bautizándolas (las gentes) en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28, 19).

Se trata de una verdad tan fundamental para nosotros los cristianos, que el Consejo Ecuménico Internacional (CEI), no admite entre sus miembros a grupos, como los Testigos de Jehová que no acepten el misterio trinitario. A tales grupos religiosos no cabe considerarlos “cristianos”.

Monseñor Vittorino Girardi S. 
Obispo emérito de Tilarán-Liberia

 

0
0
0
s2smodern