All for Joomla All for Webmasters

“Solo con Dios podemos seguir luchando”

  • Joven logra superarse gracias al apoyo de la Pastoral Social de Ciudad Colón

Laura Ávila Chacón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Brandon Picado Jiménez cursa actualmente el cuarto año de la carrera de medicina en la Universidad de Costa Rica. Mira con ilusión poder graduarse y devolver un poco de mucho que ha recibido en la vida, en particular el apoyo de la Pastoral Social de la Parroquia La Asunción de la Virgen María, en Ciudad Colón.

La historia se remonta unos años atrás. Brandon era un joven colegial que pasaba por una dura situación en su familia que lo obligaba a vivir con una tía que no podía seguir ayudándolo más. Fue así como habló con la Orientadora de su colegio quien consiguió una familia que le alquiló un cuarto desde donde pudo estudiar y graduarse de bachiller.

Para su sorpresa, ese esfuerzo fue recompensado pues recibió la noticia de que sería becado por la Pastoral Social de la parroquia, de modo que pudiera seguir en la universidad la carrera que tanto anhelaba.

La situación de su familia, sin embargo, no mejoraría del mismo modo. Su mamá fue diagnosticada con cáncer, todo un drama que Brandon vivió con mucha fe en Dios y fortalecido en la oración y la Santa Misa. La acompañó a las sesiones de quimioterapia y veló por sus hermanos menores hasta que falleció en febrero de este año. Luego sería su padre, quien por la misma enfermedad murió en agosto pasado.

Ellos se habían separado hace unos 10 años, y en el proceso la familia vendió la casa en la que vivía. Brandon tuvo que esforzarse por sacar adelante su sueño. Una hermana ya están en la universidad, otra de 8 años vive con su papá y el menor está con otra tía.

“Si no fuera por la ayuda de los ángeles que Dios ha puesto en mi camino no sabría decir cómo hemos hecho”, dijo. “Dios ha estado en los momentos más difíciles y se ha manifestado de diferentes formas”, agregó.

Recordó la angustia de no tener donde vivir ni dinero para pagar alquiler, en ese momento la oración dio paso a que la ayuda llegara y la familia pudiera recibir la donación de una casita en Puriscal, donde siguen luchando para salir adelante.

Actualmente Brandon tiene una beca categoría 5 en la UCR. Eso significa que recibe apoyo para vivir en un apartamento estudiantil y la alimentación. Por su parte, de la Pastoral Social sigue recibiendo un subsidio de 90 mil colones al mes, con lo que compra lo que necesita para el estudio, como libros y fotocopias.

Brandon asegura que se esfuerza por ser un buen estudiante, y cuenta con muchas personas que lo apoyan en su meta de ser médico. “Estudio medicina porque me gusta ayudar a las personas. Entender el funcionamiento del cuerpo humano me acerca a Dios Creador y me permite poner mis talentos al servicio de todos”, dijo.

Aún hoy, cuando se siente triste o solo, asiste al templo de San Pedro de Montes de Oca, y deja a los pies del altar todas sus preocupaciones, seguro de que serán escuchadas. “Dios no me deja caer”, aseguró.

Esa misma certeza la aplica cuando tiene exámenes. Luego de estudiar a conciencia, afirma, pide a Dios iluminación y claridad para poder contestar acertadamente cada pregunta.

“Dios opera en el silencio. Yo no le reprocho nada de lo que ha pasado en mi vida, en este momento solo le agradezco permitirme estar donde estoy”, dijo.

Ciertamente, asegura, cuesta desde el punto de vista humano aceptar la voluntad de Dios, pero desde la fe hay que entender que siempre será lo mejor para nosotros.

En su tiempo libre, Brandon se acerca a sus amigos. Afirma que trata de rodearse de personas buenas, hace deporte y apoya en el estudio a su hermana. “Ser el mayor de la familia es una gran responsabilidad que debo asumir, no puedo caer porque soy el pilar para que no caigan los demás”, afirma.

Una de las cosas que le gustaría tener es una familia unida, y aunque por el momento deban estar separados, asegura que sigue pendiente de todos, motivándolos a esforzarse y a conservar la esperanza.

“A los jóvenes que no ven el futuro con entusiasmo les digo que sí se puede salir adelante, aunque de momento no podamos ver la solución, Dios te la va a dar de la forma que menos imaginas, solo con Él podemos seguir luchando, nunca vamos a estar solos si estamos con Dios”, concluyó.

Y a la Pastoral Social de su parroquia expresa su agradecimiento eterno por el apoyo que ha recibido, signo de auténtica vida cristiana y de la aplicación concreta de los valores del Evangelio.

 

0
0
0
s2smodern