All for Joomla All for Webmasters

Dios se manifestó cuando todo parecía perdido

Laura Ávila Chacón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La misericordia de Dios llena de luz el hogar de Paula Sáenz Soto, una artista de arte sacro, conocida como “Paula en el Bosque”.

Pero no siempre fue así. De hecho su historia de fe inicia en medio del dolor, la desesperanza y la incomprensión sobre los planes de Dios.

Paula, y su esposo Gustavo querían ser papás, un deseo muy natural de todo matrimonio, pero luego de muchos intentos, tratamientos y operaciones, un diagnóstico devastador producto de la endometriosis que padece Paula terminaría por acabar con sus esperanzas: para los médicos no había forma de que ella quedara embarazada.

Derramaron lágrimas e hicieron súplicas que parecía que en el cielo nadie escuchaba. Los cuestionamientos llegaron ¿Por qué a nosotros?, ¿Qué hicimos mal?, preguntas que toda pareja en esa situación se haría.

Las heridas de aquel largo e infructuoso proceso los llevaron a desistir de su deseo de ser papás, y cuando todo estaba oscuro, Dios se manifestó.

Luego de un examen de rutina, para su sorpresa, estaba embarazada. Y para confirmarles que aquello era pura gracia de Dios, sacando cuentas se dieron cuenta que Paula había quedado encinta el 6 de enero, día de Epifanía de aquel año.

Su pequeño milagro se llama “Gabriel”, un nombre que no es casualidad, sino que fue cuidadosamente elegido porque significa “fuerza de Dios”, para quien nada es imposible.

Paula y Gustavo comprendieron entonces que en aquel camino de sufrimiento, Dios siempre estuvo a su lado, los cuidó y permitió que todo lo humanamente posible se hiciera, y que cuando parecía que no había salida, cuando no quedaba más que la resignación, su infinito amor se manifestara con ternura y poder. Solo había que confiar.

Hoy, su matrimonio de 21 años con su hijo son testimonio de lo que sucede cuando todo se abandona y entrega en las manos de Dios.

Luego del nacimiento de Gabriel, Paula volvió a quedar embarazada, pero debido a su endometriosis, perdió a su segundo bebé.

Todas estas experiencias le sirven ahora para acompañar a mujeres que llegan a su taller sufriendo situaciones similares, y muchas veces sin saberlo buscan una respuesta que encuentran en el diálogo y el consejo con ella. 

Una vida nueva, junto a la Virgen

Aquel milagro, sin embargo, obró en Paula y su familia mucho más de lo que se podría pensar. La “vida ruidosa” quedó atrás para esta artista, que desde aquella vivencia decidió dedicar su talento a Dios. Hoy Paula en el Bosque es una reconocida marca de arte sacro que transmite a quien lo aprecia siempre un mensaje único y personal. Sus obras se aprecian incluso fuera de nuestro país, en el Vaticano, San Giovanni Rotondo y Fátima.

Paula encuentra en la oración la fuente de su inspiración, y en particular en el rezo del Santo Rosario, la fuerza para seguir creando arte para Dios.

Ella atribuye a la Madre del Cielo la intercesión por su milagro y por su nueva vida, una existencia transformada en el amor de Dios.

Ese gusto por las cosas de Dios Paula lo canalizó por medio del estudio de la teología y el servicio en la Iglesia. Deseaba conocer más para amar más.

Su ingreso al arte sacro fue a través de una representación de la Virgen de la Medalla Milagrosa. Desde entonces pinta solo temas relacionados con la fe.

En su taller hay variedad de iconos de Jesús y María, Sagradas Familias, ángeles, pasitos y todo tipo de temáticas religiosas. Es su forma de agradecer, hablar de Dios y evangelizar.

Siempre, antes de empezar a pintar, Paula llama a la persona que le pidió el cuadro y le pide que comience a rezar. A todos les recomienda el Santo Rosario, la oración mariana por excelencia. “Creo que Dios me utiliza como instrumento para llegar a otras personas”, resume sentada en su taller, feliz, plena y agradecida.

Muchos testimonios recibe a diario de su trabajo. Incluso tiene, sin costo alguno para quien se lo pida, cintas de la Virgen de la Dulce Espera que han sido bendecidas, a fin de que ayuden a personas a enfrentar situaciones difíciles de su vida de la mano de la Virgen, tal y como ella lo hizo. Esa fe y ese amor, asegura, nunca quedarán sin respuesta de parte de Dios.

Artículo publicado en Eco Católico el 2 de diciembre.

0
0
0
s2smodern