All for Joomla All for Webmasters

Se necesita pronta solución

Monseñor José Rafael Quirós
Arzobispo de San José

La más reciente encuesta de Demoscopia  nos pone sobre la mesa aquellos temas “país” que, realmente, preocupan y afectan a los costarricenses y a los que, en consecuencia, todos los actores sociales deberían dar prioridad. Estos grandes problemas nacionales son más que conocidos y se repiten, invariablemente, en diversos estudios.

Según este análisis, a la pregunta ¿cuál es el principal problema que le afecta a usted y a su familia? los ciudadanos responden: alto costo de la vida 36,5%, desempleo 22,2%, inseguridad 11,3%, mal uso de los recursos públicos 7,3%, aumento de impuestos 3,5%, mala atención de la CCSS 3,3%, huelgas 2,0%, mala administración pública 1,2%, desigualdad social 0,8%, y, con porcentaje similar, mala municipalidad, incertidumbre sobre el país, daño al medio ambiente, mala infraestructura vial, falta de valores y la mala calidad de la educación pública.

Como notamos, los temas son muchos y complejos, pero ninguno de ellos nos toma por sorpresa pues tienen que ver con el día a día de los costarricenses. En torno a ellos giran las conversaciones en los hogares, en los buses, en las pulperías, en los centros de trabajo, en las redes sociales y en algunos medios de comunicación y ninguna persona, medianamente, inquieta por la realidad nacional dirá que los desconoce.

Estas opiniones trascienden la fría estadística y nos llevan a plantearnos un panorama sombrío y poco esperanzador. De hecho, a la pregunta ¿cómo califica el estado de la situación actual de Costa Rica?  Los consultados perciben el presente entre “regular” a “muy malo” en un 92%.

Con esta radiografía de frente cabría preguntarse ¿Por qué, conociendo la gravedad de estos temas, nos hemos enfrascado en discusiones sobre aspectos no coyunturales que sólo interesan a algunos? ¿Quién o quienes insisten en una agenda que divide a la población y que no nos permite unirnos ante las amenazas reales que se ciernen sobre la familia costarricense y su paz social? ¿Es consciente el Gobierno de estos problemas nacionales para definir su agenda o, ésta última, es el resultado de las cavilaciones de focos de poder, entiéndase organizaciones sociales, que deciden que una cierta cuestión ideológica es de interés público?

Es necesario revertir esa odiosa práctica de esquivar los problemas reales lanzando cortinas de humo y haciendo de temas triviales o problemáticos para algunos, el centro de atención. La complejidad de los problemas sociales nos exige la orientación de esfuerzos comunes para la formación de la agenda nacional, sin excluir la atención a las ideas y propuestas que algunos sectores formulan.

Una vez más, los costarricenses han externado su opinión y, por mucho que temas como la imposición de la ideología de género, el matrimonio igualitario, la eutanasia, el aborto o el Estado Laico sean financiados, promovidos y respaldados por algunos medios de comunicación u organizaciones civiles poderosas,  los problemas  que realmente inquietan a la sociedad son los que deberían ocupar el centro de esa agenda de consenso ciudadano que cae en el ámbito de las obligaciones constitucionales del Estado y exigen su cumplimiento cabal. Estos otros problemas, impuestos como agenda a veces única, en este momento de angustia no son los asuntos prioritarios del país.

Debería darse una seria reflexión y acción, sobre temas fundamentales, por ejemplo “Una posibilidad de ayuda para el desarrollo podría venir de la aplicación eficaz de la llamada subsidiaridad fiscal, que permitiría a los ciudadanos decidir sobre el destino de los porcentajes de los impuestos que pagan al Estado. Esto puede ayudar, evitando degeneraciones particularistas, a fomentar formas de solidaridad social desde la base, con obvios beneficios también desde el punto de vista de la solidaridad para el desarrollo.” 

1Encuesta nacional telefónica, Valle Central y resto del País efectuada del 08 al 14 de agosto del 2019.

2Benedicto XVI, Caritas in veritate, 60.

 

0
0
0
s2smodern