All for Joomla All for Webmasters

Por el derecho a la vida...

Las personas que sufren de vulnerabilidad y desprotección demandan ser promovidas y defendidas, cuanto más al ser ellas con quien Cristo se identifica plenamente: “En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí.” (Mt 25, 40)

Entre aquellos más desvalidos e inocentes, la Iglesia dirige su mirada a quienes, aún, se encuentran en el vientre materno pues “hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo”. (Papa Francisco, Evangelii Gaudium, n.213)

No es de extrañar que, ante este hecho, algunos sectores -los menos pero con gran influencia social- descalifiquen a la Iglesia, dicen ellos, por su obcecada posición “oscurantista y conservadora”, sin embargo, a estos “promotores” de los derechos humanos se les olvida que el derecho a la vida es el más importante de los derechos y precede a todos los demás, pues consagra la convicción de que “un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo.” (idém)

Como nos recuerda el Papa Francisco, cada niño por nacer es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades, “si esta convicción cae, no quedan fundamentos sólidos y permanentes para defender los derechos humanos, que siempre estarían sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno”.

Por ello, con alegría y esperanza, he motivado el apoyo de la Arquidiócesis de San José a la campaña “40 días por la vida Costa Rica”, que se realizará frente a la Asamblea Legislativa, desde el 26 de setiembre hasta el 4 de noviembre del presente año y que procura generar conciencia en nuestros legisladores de que el derecho a la vida está por encima de toda presión, circunstancia y condición.

San Juan Pablo ll enfatizaba que “si bien la misión y la responsabilidad de reconocer la dignidad personal de todo ser humano y de defender el derecho a la vida es tarea de todos, algunos fieles laicos son llamados a ello por un motivo particular. Se trata de los padres, los educadores, los que trabajan en el campo de la medicina y de la salud, y los que detentan el poder económico y político.” (Christifideles Laici, n.37) 

Desde esta perspectiva, recuerdo primeramente a los diputados y diputadas que profesan la fe cristiana, la necesidad de responder a tan altos desafíos legislando para el bien común y en favor de la cultura de la vida.

Asimismo, en el actual contexto social, es importante que los ciudadanos expresen ante sus representantes su amor y respeto por la vida y, en este ambiente de manifestación pacífica, insto a las familias, a las mujeres embarazadas, a las madres, a los médicos que sostienen su juramento de defender la vida, y a la inmensa mayoría de los costarricenses, a responder a esta noble convocatoria, quienes puedan haciéndose presente, y quienes no, por medio de la oración ferviente.

Quiero motivar a todos los fieles católicos y a quienes aún sin serlo, se identifican con esta causa, a participar en esta iniciativa que nos recuerda que la vida humana es un don de Dios y que toda persona tiene una dignidad que nunca es negociable.

0
0
0
s2smodern