All for Joomla All for Webmasters

Juzgue usted. ¿Será Necesaria la Norma Técnica? ¡Se quedó cortísimo el Dr. Baltodano!

Lisbeth Quesada Tristán
Medico Paliativista Pediátrico
Defensora de los Habitantes 2005-2009

Los argumentos del Dr. Baltodano no son de recibo, los usa para presentarse como un personaje con autoridad para hablar. Si de eso se trata, podría yo sacar los míos también, con igual intención, pero eso no es necesario ni para escribir ni para ser leída. Lo importante que dice él sobre el decreto de la norma está al final: “… el decreto detalla la ley . No puede ir en contra o más allá de ella”. Pues fíjese que esta Norma sí va más allá.

Ni el código penal ni el artículo 121 son códigos de derechos humanos. Podemos empezar, por si no se dio cuenta que el 121 habla en pasado, no en presente.

“ARTÍCULO 121. -No es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o por una obstétrica autorizada, cuando no hubiere sido posible la intervención del primero, si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y éste no ha podido ser evitado por otros medios” (el subrayado es mío).

Se evidencia la voz en pasado del artículo penal. Se refiere a una emergencia obstétrica que se hizo para salvar la vida de la madre aún a costo de la vida del bebé. Ah, y a este bebé no se le corta en pedacitos, cómo en la carnicería, se lo entregamos al neonatólogo para que lo asista y, si vive, pues vive, y si muere, pues muere. No obstante, los médicos no buscamos su muerte. Diferente es, cuando la madre por diversas razones que no ponen en peligro su vida y no mediando una emergencia obstétrica, decide solicitar, pedir, o pagar en privado para que se le realice un aborto. La cacareada Norma deja por fuera todas las emergencias obstétricas, ¡Ah caray, que contradicción más evidente! Deja la emergencia obstétrica por fuera cuando es la principal justificación que se argumenta para escribir esta  Norma. Norma que se redacta precisamente para salvar la vida de la madre pero deja por fuera las emergencias obstétricas donde corre peligro la vida de la madre!

“6.4. La emergencia obstétrica estará excluida de lo regulado en esta norma”. ¿No es que la famosa Norma era para salvar vidas de mujeres en riesgo inminente de muerte? ¿Pueden ver la enorme contradicción? o ¿será lo anterior la excusa perfecta para promulgarla aunque lo de menos es la emergencia obstétrica? El hecho de que la emergencia obstétrica quede fuera, indica el verdadero propósito de la Norma, el cual es abrir la posibilidad de hacer un aborto. Al dejar la emergencia obstétrica por fuera, se fortalece que los que deben verdaderamente manejar dicha emergencia sí saben lo que tienen que hacer para salvar la vida de la madre y la del bebé. Los médicos siempre hemos sabido qué hacer, cuándo y cómo hacerlo; por supuesto, de acuerdo con el conocimiento científico actualizado y los medios disponibles en ese momento. De hecho, la CCSS tiene una serie de protocolos de acuerdo con la emergencia y en relación directa con la enfermedad de la madre. Casos límite o emergencias como éstas, donde precisa un aborto, se hacen en la Seguridad Social todo el tiempo, es el pan nuestro de cada día en los servicios de ginecología y obstetricia. ¿Entonces salvar cuáles vidas si ya son procedimientos usuales en la CCSS? Mejor me cuentan un cuento de Heidi.

En la justificación la Norma dice:“Pese a que no se trata de una lista taxativa de las causas en las que procede la interrupción del embarazo según el artículo 121 del Código Penal, los datos de la Caja Costarricense del Seguro Social evidencian que los embarazos ectópicos, las corioaminiotis, y las molas hidatiformes constituyen, por la alta frecuencia con que se presentan, las motivaciones más comunes en esta temática. Así también como los casos de hipertensión asociada al embarazo, las afecciones cardíacas, nefrológicas y las neoplasias, entre otros, aunque en menor proporción.

A pesar de que en el servicio de atención de salud se conoce de la práctica de la interrupción del embarazo por las causas antes esbozadas, esta figura se asocia frecuentemente a una situación de peligro de muerte inminente. Sin embargo, el artículo 121 del Código Penal tutela tanto la vida como la salud de la mujer”.

En otras palabras, la CCSS y sus médicos siempre atienden y resuelven las emergencias obstétricas y no les tiembla la mano para salvar la vida de la madre y la del bebé de ser posible. ¿Correcto? Entonces, ¿qué quiere decir la Norma aquí cuando habla de la “salud de la mujer”?. ¿Hablará de otro tipo de salud además de la física? ¿Incluirá la mental, la psicológica y la social? Desde luego la salud es un concepto integral. ¿Pero se estaría utilizando para hacer abortos? Habría que irse al origen y espíritu de la ley y lo que quisieron decir los legisladores en el artículo 121 del Código Penal, porque no parece interpretarse que se puedan hacer abortos para salvar la salud de la mujer por razones que no sean físico-médicas.

¿Dónde, en el artículo 121, se habla de la solicitud de la madre, ya sea para ser valorada por su embarazo, ya sea para que se le efectúe un aborto? La Norma se cuida de no decir aborto o solicitud de aborto. Habla de la solicitud de la madre para ser valorada en su embarazo. ¿Novedad? Eso es un derecho de todo ser humano, ser valorado en su salud, sea cual sea la circunstancia, incluido el embarazo. Curiosamente, el Dr. Baltodano omite decirnos que, en Costa Rica desde el momento en que una mujer se conoce embarazada, la CCSS tiene la obligación, por ley, de atenderla gratis, así sea o no costarricense o contribuya o no a la Seguridad Social. Piense usted amigo lector, porque será eso así.

Simple, en el sistema de salud y de derechos humanos que reina en este país, prima la vida del nuevo ser y de la madre. Por tanto, cuando la Norma dice que la madre puede solicitar ser valorada en su salud, está de más. Tenemos entonces un Decreto Ejecutivo hablando sobre lo que ya es un derecho. Llueve en tormenta otra vez. Lo que sí pareciera estar “detrás” de esta solicitud materna no es ser atendida en su embarazo, que ya es derecho; sino que cabría la posibilidad de ser valorada para un eventual aborto, porque ella lo considera así amparada en las “ampliaciones” que permitiría la Norma y que ya hemos mencionado previamente. Claro, esto es una posibilidad debido a lo velado de la redacción de la Norma, a la ambigüedad en algunos términos y lo que no se dice abiertamente. Es pura conspiración del silencio, todos sabemos lo que pasa, pero nadie se refiere abiertamente a eso.

En el artículo121 del Código Penal no se habla de aborto eugenésico o de hacer un aborto cuando el bebé tenga alguna enfermedad o de una enfermedad incompatible con la vida extrauterina. A diferencia, la Norma sí habla de eso y da derecho a solicitar ser evaluada. ¡Idiay! ¿Para qué será?¿ Será para que se le aplique el aborto impune?

Otro punto que dicen sale del articulo 121 o que en realidad le inventan lo podemos ver aquí,

“7.7. Cuando se certifique que el embarazo de la mujer es de un producto incompatible con

la vida extrauterina, se deberá valorar siguiendo los términos de esta norma a la paciente

para evitar un peligro para su salud o su vida y si no se puede evitar por otros medios.”

¿Cuándo esto no se hace en la CCSS? ¿Cuándo no se valora a la madre? Lo que pasa es que no se hace la valoración con el fin de un aborto, que es diferente. El artículo 121 no lo dice, no habla de una solicitud de evaluación en ningún caso. No es a petición de la mujer que se hacen las cosas, sino que se realizan por medio de un criterio médico estricto.

Desde luego se le explica a la mamá y se le toma parecer en todo momento, lo más importante, ella siempre decide. ¿Comprenden amigos lectores? Lo que nos proponen hoy es una interpretación del Ejecutivo o de los desconocidos que redactaron la Norma. Esta es la razón por la que, en el caso de “Ana y Aurora”, no se hizo ningún aborto. La Sala Constitucional dijo no. Ninguna de las enfermedades que portaban los bebés de Ana y Aurora ponían en riesgo la vida de las madres.

Recordemos que ningún médico procede a hacer algo sin el consentimiento de la madre; a menos claro que ella esté inconsciente, que no haya a quien preguntarle o ante la eventualidad de que si no se actúa en minutos, la mujer se muere. Por ley, la madre siempre puede negarse a un procedimiento (abortivo en este caso) aunque exista riesgo de muerte; de hecho cualquier paciente puede negarse también a un eventual procedimiento aunque hubiera riesgo de muerte para él o para ella. Leer la Ley General de Salud. Otra vez huracán sobre mojado en la mentada Norma como si fuera algo nuevísimo y la gran conquista de derechos humanos. Puro cuento de camino, ¿a quien tratan de engañar?

Habla usted de “brindar acompañamiento a las madres a lo largo de este penoso trayecto……” Perdón, ¿cree usted que la CCSS y sus médicos necesitan de una Norma Técnica por parte del Ejecutivo o fantasmagóricos redactores para que una mujer tenga acompañamiento y terapia de apoyo antes y después del aborto que salvará su vida? Usted sabe que no. Si se refiere a la parte de psicología o psiquiatría y la interconsulta se puede evacuar de inmediato. Lo que sí es cierto es que no existe, dentro de la CCSS, un protocolo de atención a la embarazada en tales circunstancias que obligue a la Institución a dar ese acompañamiento, pero eso es diferente. El protocolo se puede hacer de inmediato y no necesita un pronunciamiento del Ejecutivo ¿o sí? Basta una orden del Ejecutivo o del Presidente Ejecutivo de la CCSS y se hace ese protocolo.

Por último, le pregunto a usted (que participó en la elaboración de la Norma Técnica y se ha pronunciado a favor de ella inclusive antes de que se publicara y el Ejecutivo la firmara) y a los redactores finales fantasmagóricos si pudieran ilustrarnos como sociedad, sobre los grandes vacíos de la Norma, provocados ya sea por ignorancia, ya sea con toda intencionalidad. Y… sí, amigos lectores, los redactores finales se esconden, ¿por qué será?, ¿será que no quieren ser identificados? Pero bueno, volviendo a los vacíos de la Norma Técnica me refiero a:

1. ¿Por qué no se especifica la edad gestacional sobre la cual la mujer puede solicitar la evaluación de su embarazo y conseguir el aborto? No hablamos de emergencia obstétrica, esa está fuera de la Norma. Si no se especifica ¿podría entonces solicitarse en cualquier momento del embarazo, incluso momentos antes de nacer?

2. La Norma introduce el aborto eugenésico, no estando esto en el artículo 121 del Código Penal. ¿Cómo se explica?

3. Se habla de salvar vidas de mujeres como un derecho. (no en emergencia obstétrica, esa está fuera de la Norma) ¿Por qué nunca se habla de los derechos del no nato, o del embrión, feto, producto de la concepción, bebé, o como quieran llamarlo. ¿Cómo se defienden esos derechos o cómo se suprimen a la luz de la Constitución Política, artículo 21 y la firma de los tratados internacionales como el Pacto de San José, La Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención sobre los Derechos del Niño que es un tratado internacional de las Naciones Unidas, firmado en 1989?

4. Usted Dr. Baltodano, es pediatra con 40 años de experiencia y Defensor de los Derechos de los Niños, según reza en su artículo, ¿Cómo abordaría, desde su posición de apoyo a la Norma Técnica, el Interés Superior del Niño siendo este principio un conjunto de acciones y procesos enfocados en garantizar un desarrollo integral y una vida digna, así como las condiciones materiales y afectivas que permitan vivir plenamente y alcanzar el máximo de bienestar posible a niñas y niños? Nunca lo he escuchado en sus videos de apoyo a la Norma Técnica, defendiendo el derecho de los no natos. ¿Se le olvidaron, al Defensor de la Niñez?

¡Ups!

5. En el mismo orden de pensamiento, Dr. Baltodano, ¿cuál sería su posición ética, como pediatra de larga data, sobre el autoritarismo o abuso del poder que ocurre cuando se toman decisiones referidas a los niños y niñas, por un lado, y el paternalismo de las autoridades por otro?. Me refiero a cuando los adultos deciden usar el poder que dicen tener para matar un bebé en gestación y que, además, está bien. ¿Qué dice usted de esa relación de poder tan desigual? ¿Ha visto usted en el ultrasonido como intenta defenderse infructuosamente el feto tratando de correrse del paso de la pinza, ¿qué me puede decir? 

6. En relación con lo anterior, usted como buen Defensor de los Derechos de los Niños y siendo el interés superior del niño es un concepto triple; 1-es un derecho, 2-es un principio y es 3-una norma de procedimiento, ¿cómo lo vería?, ¿qué tiene que decir a ese respecto, dentro de la aplicación de esta Norma Técnica que usted tanto ha apoyado, aún sin publicarse?

7. El punto 7.7. habla de un producto incompatible con la vida extrauterina, pero no especifica ni cuánto tiempo ni cómo ni en qué enfermedades. Usted como pediatra, habiendo trabajado como yo, tantos años en el HNN sabe muy bien que los médicos con frecuencia nos equivocamos al pronosticar cuándo se morirá un recién nacido. 

Los he tenido de pacientes, sabemos que se les dijo a los padres que morirían al nacer y ya algunos cumplieron 18 años. Entonces estamos ante otra gran falencia, de la pobrecita y atacada Norma Técnica. No sigo con las falencias porque llenaría páginas, y no me publicarían el artículo.

8. La Convención sobre los Derechos del Niño, Asamblea General Naciones Unidas, 20 de noviembre de 1989, Tratado Internacional de 54 artículos que profundiza los derechos del niño, reafirmando la necesidad de proporcionarles cuidado y asistencia especiales en razón de su vulnerabilidad, subraya de manera especial la responsabilidad primordial de la familia por lo que respecta a la protección y asistencia; la necesidad de protección jurídica y no jurídica del niño antes y después de su nacimiento; la importancia del respeto de los valores culturales de la comunidad del niño y el papel crucial de la cooperación internacional para que los derechos del niño se hagan realidad. (el subrayado es mío). Usted Defensor de la Niñez, pediatra de 40 años de experiencia, ¿cómo se posesiona ante este tratado internacional firmado por Costa Rica?

9. A propósito, ¿que tendrá que decir la Defensora de los Habitantes de la República, sobre todo esto? No se escucha por ningún lado su voz, ni su defensa de los futuros habitantes que se quieren abortar. Porque… que le toca, le toca.

 

0
0
0
s2smodern