All for Joomla All for Webmasters

En manos de la Madre

¡Feliz año nuevo! Como cada inicio de año, hay que agradecer a Dios en primer lugar porque tenemos el regalo de la vida y la fe. Aprovechemos que en enero hacemos los planes del año para poner todo en manos de Dios, pero también en las manos de la Madre, de la Santísima Virgen María.

El Padre Eterno confió en María a su Hijo Jesucristo y Ella fue fiel a su misión y hoy está gloriosa. ¿Cómo entonces nosotros no vamos a confiar en Ella nuestras vidas y proyectos, incluso nuestros deseos y temores?...No hay mejor lugar para depositar un año nuevo que en manos de la Madre de Dios. María solo sabe conducir todo a su Hijo Jesús e interceder por nosotros con amor de madre.

El pasado 12 de diciembre en la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, el Papa Francisco nos dijo que María se mestizó “para ser Madre de todos” y la llamó mujer, madre y mestiza. María llega a nosotros como madre sencilla a consolarnos y darnos fuerza. Nos acompaña en el camino de la vida hasta el cielo.

“María nunca robó para si nada de su Hijo, sino que lo sirvió porque es Madre… María es Madre nuestra, es Madre de nuestros pueblos, es Madre de todos nosotros, es Madre de la Iglesia, pero es figura de la Iglesia también. Y es Madre de nuestro corazón, de nuestra alma. Algún Santo Padre dice que lo que se dice de María se puede decir, a su manera, de la Iglesia y a su manera, el alma nuestra. Porque la Iglesia es femenina y nuestra alma tiene esa capacidad de recibir de Dios la gracia y en cierto sentido los Padres la veían como femenina. No podemos pensar la Iglesia sin este principio mariano que se extiende” Papa Francisco (Vatican news 12-12-2019).

Cuando decimos que no podemos pensar la Iglesia sin este principio mariano, decimos también que no podemos pensar nuestra vida sin este principio, porque tenemos a María y a la Iglesia como Madres. No tenemos que luchar solos ante la adversidad del mundo porque la Madre de Dios está a nuestro lado siempre y la Iglesia es otra Madre que nos acompaña.

Ante esta oración bellísima “Acordaos oh, piadosísima Virgen María…” pidamos su auxilio siempre con gran fe. La oración dice que nunca se ha oído decir que alguien haya quedado desamparado al pedir su ayuda y así es. Lo he experimentado tantas veces en mi vida porque, aunque en ocasiones las cosas no se den como uno espera, uno recibe la gracia para poder sobrellevar todo con paz y esperanza.

La vida y la fe son los regalos preciosos que Dios nos ha dado. En este sentido todos nos hemos pegado la lotería, todos somos multimillonarios. Dejamos de apreciar los detalles pequeños de la vida y también la grandeza de nuestra fe y del Evangelio donde encontramos todo para ser felices, aunque tengamos sufrimientos.

Comprar y acumular cosas nunca nos va a satisfacer el corazón. Hacer culto al cuerpo o vestirnos de moda y joyas tampoco nos va a llenar el alma. Las personas mas cercanas nos pueden traicionar y herir, entonces ¿dónde ir o qué hacer para ser feliz? … 

Solo Dios es capaz de colmar a plenitud el corazón del ser humano y lo digo por experiencia. Solo Dios nos da esa paz y ese gozo que no se alejan nunca del alma y aunque todos nos abandonaran, Él siempre estará con nosotros. Pidamos a la Virgen Madre de Dios que interceda por nuestra vida, sociedad y país: en tus manos Madre de Dios confiamos todo.

 

0
0
0
s2smodern