All for Joomla All for Webmasters

El don de la amistad

Lis Chaves
Ordo Virginum, Dióc. de Cartago
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En la nueva exhortación Christus Vivit, el Papa Francisco nos dice que la amistad es un don de Dios. Tan importante es este regalo que Dios se nos da a nosotros también como amigo.

“Los amigos fieles que están a nuestro lado en los momentos duros son un reflejo del cariño del Señor, de su consuelo y de su presencia amable. Tener amigos nos enseña a abrirnos, a comprender, a cuidar a otros, a salir de nuestra comodidad y aislamiento, a compartir la vida. Por eso un amigo fiel no tiene precio (Si 6,15)” Christus Vivit n. 151.

Sobre la amistad, el Papa nos dice que debe ser una relación estable, firme, fiel, que madura con el tiempo. “Es una relación de afecto que nos hace sentir unidos y al mismo tiempo es un amor generoso que nos lleva a buscar el bien del amigo” Christus Vivit n. 152.

Jesús se presentó a sus discípulos como un amigo cercano, les propuso su amistad en total libertad y ellos lo siguieron. “La amistad con Jesús es inquebrantable. Él nunca se va, aunque a veces parece que hace silencio…Porque Él jamás rompe una alianza. A nosotros nos pide que no lo abandonemos: ´Permanezcan unidos en mi´ (Jn 15,4) pero si nos alejamos Él permanece fiel porque no puede negarse a sí mismo” (2 Tm 2,13) Christus Vivit n. 154.

Por lo anterior decimos siempre que Jesús es el amigo fiel. No podemos valorar la amistad con los hermanos si no hemos experimentado el don de esta amistad tan preciosa con Jesús porque Él nos enseña a ser amigos y así poder ser para otros ese cariño, consuelo y presencia de Dios entre los hombres.

El mismo Papa nos dice que un amigo fiel no tiene precio y, sin embargo, Judas vendió al Señor por unas cuantas monedas de plata. ¿Qué pasó allí? ¿Será que Judas no valoraba la amistad del Señor? Judas dejó de ver la amistad de su Maestro, porque dejó entrar a su corazón otros sentimientos y se dispuso a escuchar otras voces contrarias al amor y finalmente, lo traicionó.

¿Quién no ha experimentado la traición de un ser querido en esta vida? Nuestra humanidad es tan endeble y nuestro amor tan pequeño que no somos capaces de ser fuertes para proteger la amistad con nuestros hermanos y correr a cerrar las ventanas del corazón a las malas voces y a los malos sentimientos como la envidia, la codicia, entre otros. 

Un amigo fiel es aquel que como Jesús nunca rompe una alianza y hará hasta lo imposible para cuidar aquel don que Dios le ha dado, el don de un verdadero amigo. El Papa nos dice que la amistad es una relación de afecto que busca el bien del amigo, que nos enseña a comprender y a cuidar del otro. Sobre todo, me impacta cuando nos dice que es una relación estable, firme y fiel. Luego de leer la exhortación uno medita cuántos amigos fieles tiene realmente y, por otro lado, qué clase de amigo es uno para los demás. 

Las palabras del Pontífice nos cuestionan en cuanto a la calidad de nuestras relaciones humanas, nos recuerdan que debemos valorar a los amigos fieles que el Señor nos regala, pero también nos lanzan hacia la verdadera amistad que no puede faltarnos: Cristo. Jesús es el amigo que, aunque todos nos fallen, Él siempre estará con nosotros. Nunca estaremos solos porque estamos unidos a Él.

 

0
0
0
s2smodern