All for Joomla All for Webmasters

El Espíritu nos guía hacia la verdad plena

Oración inicial

Oh Dios, que al enviar a tu hijo Jesús, nos has revelado la intención más clara de tu amor en el querer salvar al hombre. Pasa siempre junto a nosotros revelándonos tus atributos de compasión, misericordia, clemencia y lealtad. Espíritu de amor ayúdanos a progresar en el conocimiento del Hijo para llegar a la posesión de la vida.

Haz que meditando tu Palabra en esta fiesta podamos descubrir con más conocimiento, que tu misterio, oh Dios, es un canto de amor compartido. Tú eres nuestro Dios y no un Dios solitario. Eres Padre fuente fecunda. Eres Hijo, Palabra hecha carne, amor vecino y fraterno. Eres Espíritu Santo, amor hecho abrazo.

Lectura Bíblica 

Lectura del santo Evangelio según San Juan 16, 12-15

El aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Aún tengo muchas cosas que decirles, pero todavía no las pueden comprender. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los irá guiando hasta la verdad plena, porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que haya oído y les anunciará las cosas que van a suceder. Él me glorificará, porque primero recibirá de mí lo que les vaya comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho que tomará de lo mío y se lo comunicará a ustedes”.

Palabra del Señor.

Momento de silencio  

Digamos con San Agustín: “Concédeme tiempo para meditar sobre los secretos de tu ley, no cierres la puerta a quien llama. Oh Señor, realiza tu obra en mí y revélame estas páginas. Haz que yo encuentre gracia delante de ti y se me abran, cuando llamo, los íntimos secretos de tu Palabra”.

Algunas preguntas:

1. Un gran peligro amenaza hoy a las comunidades cristianas. ¿Estamos cayendo en la tentación de dividir a Jesús, siguiendo o a un Jesús hombre que con su obrar ha cambiado la historia, o un Jesús glorioso separado de su existencia terrena y por tanto de la nuestra?

2. ¿Somos conscientes de que Jesús no es sólo un ejemplo del pasado, sino que es sobre todo el Salvador presente? ¿Qué Jesús no es sólo objeto de contemplación y gozo, sino el Mesías a quien seguir y con cuya obra es necesario colaborar?

3. Dios no es una abstracción, sino el Padre que se hace visible en Jesús. ¿Te empeñas en “verlo” y reconocerlo en la humanidad de Jesús?

4. ¿Estás atento al Espíritu de la Verdad que te comunica toda la verdad total de Jesús?

Oración final  

¡Espíritu de la verdad!, tú nos haces hijos e hijas de Dios, de modo que podamos acercarnos al Padre. ¡Oh Padre! nos dirigimos a ti con un corazón sólo y una sola alma y te pedimos: ¡Oh Padre, envía tu Santo Espíritu! ¡Envía tu Espíritu sobre la Iglesia! Que cada cristiano crezca, en sintonía con el amor de Cristo, en el amor por Dios y por sus hermanos. ¡Oh Padre! renueva nuestra fe en el Reino que Jesús ha venido a proclamar y a encarnar sobre la tierra. No permitas que nos dejemos dominar por la desilusión y vencer por el cansancio. Que nuestras comunidades sean la levadura que haga crecer en la sociedad la justicia y la paz. 

Amén.

 

0
0
0
s2smodern