All for Joomla All for Webmasters

Conversaciones ficticias entre “Los dos Papas”

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En febrero de 2013 ocurrió un hecho en la Iglesia que no ocurría desde hace 600 años: La renuncia de un Papa, en este caso de Benedicto XVI por motivos de salud, según informó El Vaticano en su momento. 

Recientemente se estrenó en cines y en la plataforma digital Netflix la película “Los dos Papas”, que narra encuentros y conversaciones ficticias entre el pontífice saliente y el entonces Cardenal Mario Bergoglio, futuro Papa Francisco, previo al Cónclave de 2013.

En general la crítica ha sido positiva, especialmente se ha destacado las interpretaciones de Anthony Hopkins como Benedicto XVI y de Jonathan Pryce como el Cardenal Bergoglio. Por otro lado, también hay quienes han señalado inexactitudes, imprecisiones y falsedades dentro del filme. 

José Ignacio Munilla, Obispo de San Sebastián, por ejemplo, dijo que se presenta una imagen muy injusta de los ambos pontífices, especialmente por la “ridiculización” que según dijo se hace de la figura de Benedicto XVI.

De acuerdo con el sitio Religión en Libertad, Munilla desacreditó la película por someterse al “pensamiento dominante que pretende juzgar la vida de la Iglesia proyectando en ella los esquemas de este mundo: conservadores, progresistas, derechas, izquierdas...” 

“Sí que hay dos Iglesias", agregó el Monseñor, “pero no serían la conservadora o la progresista, la de derechas o la de izquierdas, sino una Iglesia que evangeliza y una Iglesia que se mundaniza. Ese es el riesgo que tenemos. O evangelizamos o nos mundanizamos”.

Por su parte, el director de la Semana de Cine Espiritual de la Arquidiócesis de Barcelona, Pbro. Peio Sánchez, calificó la película de manera positiva, pues según él, “ofrece una historia de antagonistas cautivadora y brillante”.

El sacerdote expone que “el trasfondo de la historia contemporánea y la vida de la iglesia, representado especialmente por los flashbacks en torno a la biografía de Bergoglio, no ocultan que la intención fundamental es la contraposición espectacular de los protagonistas”.

Y agrega que “esta “distancia” que se presenta en un principio, poco a poco, los irá llevando “hacia un empate donde prevalece la humanidad de ambos y la misma fe compartida”.

Steven D. Greydanus, crítico de National Catholic Registrer, reprochó el guion y mostró su disconformidad por las inexactitudes, tales como exponer que el Cardenal Bergoglio solicitó su renuncia en 2013 como un “acto de protesta” al papado “conservador” de Benedicto XVI, cuando en realidad ya había cumplido esa edad en 2011 y de todas formas todos los obispos están en la obligación de presentar su renuncia al cumplir 75 años.

 Si bien Greydanus entiende que este tipo de conflictos imaginarios buscan generar el hilo de la trama, no está de acuerdo con esas libertades tomadas por el guionista (McCartens). 

Criticó además que se muestre a Benedicto XVI como un “conservador” preocupado por las reglas y a Francisco como un “progresista” más interesado por la gente, pues basta con revisar los textos de ambos para observar la comunión y continuidad entre ellos.

 “A pesar de los momentos efectivos, Los Dos Papas se ve socavada por una biografía que parece sacada de Wikipedia y una caricatura simplificada que marca otros guiones biográficos de McCartens, como La Teoría del Todo, La Hora más oscura y Rapsodia Bohemia”, sentenció McCarterns.

 

0
0
0
s2smodern