All for Joomla All for Webmasters

Hogares cartagineses se consagran a la Virgen de Guadalupe

Ma. Estela Monterrosa S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Si desea recibir a los misioneros llame a su parroquia para ser incluido en la lista

Varios jóvenes y algunos adultos reunidos en la casa de Isa, en el Carmen de Cartago, se preparan para iniciar la jornada de misión en la Parroquia San Esteban. Su tarea es consagrar los hogares a la Virgen de Guadalupe.

Es 27 de agosto, pasadas las dos de la tarde. En cada hogar entregan una imagen impresa de la Virgen, que estuvo en contacto con la tilma de San Juan Diego donde quedó estampada milagrosamente la imagen de Santa María hace 488 años, por lo que se trata de reliquias de tercer grado. Además, dejan un sobre con un par de cartas, los diez mandamientos y la explicación del códice de la imagen mariana.

Para la consagración, les piden a las familias preparar un pequeño altar, se reúnen frente a él y rezan siguiendo las oraciones que llevan preparadas e invitan a las familias a agradecer o pedir a María lo que “venga de su corazón”.

Obviamente la primera casa que se consagra en esta jornada es la de la propia Isa, después salen a reunirse con el grupo de misioneros de la parroquia; para este día entre ellos se encuentran Saúl Barajas y su esposa Sussy Gomar, misioneros mexicanos, y la peruana Dorita Ipanaque.

Saúl y Sussy hacen equipo para visitar algunas de las casas, casualmente en varios hogares los reciben adultos mayores que expresan un gran gozo por la visita y por el regalo de la imagen.

“Ha sido algo muy lindo recibir a los misioneros y que nos dejen la imagen de la Virgen, esto nos ha hecho sentirnos muy bien. En este momento no me siento enferma ni nada, me siento con salud, principalmente espiritual”, afirmó María del Pilar Navarro Sanabria, quien recibió a los misioneros junto a su hija María del Carmen Garita.

En esa tarde los misioneros visitaron cerca de 30 hogares y tenían prevista otra ronda para la noche.

Esta misma dinámica es la que siguen decenas de misioneros que recorren todas las parroquias de Cartago desde el 26 de agosto, impulsados por el movimiento Misión Por el Amor de Dios en Todo el Mundo, que dejó la propuesta después de los “Días en las Diócesis”.

Llevar a todos el amor de Dios

Si bien la jornada misionera se lleva adelante con la guía e impulso del movimiento internacional, la misión es realizada por agentes de pastoral de las parroquias cartaginesas, especialmente de la Pastoral Juvenil.

Para guiarlos y apoyarlos vinieron al país Saúl Barajas y su esposa Sussy Gomar, de Guadalajara México, así como la peruana Dorita Ipanaque.

Barajas es ingeniero en mecatrónica y trabajó en la radio El Sembrador donde incluso fue director y Sussy estudió Educación Especial. Ninguno ha ejercido su carrera porque desde muy jóvenes se dedican a la evangelización.

Ambos participaron en la Jornada Mundial de Juventud de Brasil (2013), Polonia (2016) y Panamá (2019), donde escucharon el llamado del Papa a “hacer lío”.

Cuando se casaron pensaron en dejar la evangelización para dedicarse a sus profesiones, pero les llegó una propuesta para ser misioneros de tiempo completo en el movimiento Misión Por el Amor de Dios en Todo el Mundo”.

“El objetivo es llevar el amor de Dios Padre e invitar a las personas a permanecer o volver a Él. Una de las figuras fundamentales de la Iglesia universal es María. Por eso es que llevamos el amor de María”, comentó Barajas.

Los misioneros llevan la imagen de la Virgen de Guadalupe porque el fundador del movimiento, John Rick Miller, encontró inspiración en el códice de esta imagen.

“Estamos felices de hacer misión aquí, queremos caminar con todos. No se trata de implementar aquí el movimiento, sino que sea una forma de avivar a el carisma de los movimientos y una herramienta de evangelización”, agregó.

Por su parte, Gerardo Hernández Carrillo, miembro de la Comisión Diocesana de Pastoral Juvenil, comentó que la meta es consagrar 500 hogares en cada parroquia, sin preocuparse por el tiempo que tome.

Además, invitó a las familias católicas a llamar a sus parroquias para ser incluidas en la lista de hogares que recibirán a los misioneros.

 

0
0
0
s2smodern