All for Joomla All for Webmasters

Esposas de Cristo

  • Arquidiócesis de San José tiene nuevas Vírgenes Consagradas

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 “Por el rito de la consagración, la Iglesia expresa su amor y aprecio a la virginidad, algo que no es comprendido y hasta combatido por las ideologías hedonistas que hoy nos imponen. Lo peor es que atacan este estilo de vida sin conocer su verdadero sentido, no conciben que se pueda ser feliz en la entrega total al Señor. Es algo que se comprende solo desde la fe y la profundidad del amor”.

Fueron palabras de Mons. José Rafael Quirós, Arzobispo de San José, el sábado 25 de mayo en la Catedral Metropolitana, durante la celebración del Rito del Ordo Virginum, con motivo de la Sagrada Consagración Virginal de Ileana Chávez y Carolina López Castillo.

“En la difícil realidad que nos está tocando vivir, donde se impone el relativismo y la incertidumbre, se nos llama a vivir en un continuo discernimiento para saber elegir aquello que es propio de nuestra condición de hijos de Dios”, expresó Mons. Quirós, quien presidió la Eucaristía.

“Da tristeza -lamentó Monseñor- que para muchos hoy no cuenta Dios en la elección de sus decisiones y se dejan llevar por el narcótico ideológico”.

No obstante, el Arzobispo también mencionó que esta celebración debe llenar de alegría a los fieles, a quienes pidió mantener “encendidas las lámparas de la esperanza”. “Démonos cuenta qué gran responsabilidad tenemos ante Dios y ante la historia”, añadió.

“No son monjas” 

Mons. Quirós también aclaró que el Orden de las Vírgenes Consagradas no es una profesión religiosa o la profesión de unos votos, sino una forma primitiva de consagración a Dios. 

De hecho, ellas pueden vivir en comunidad si lo desean, pero también ejercen sus profesiones y oficios en el mundo, “dando testimonio con sus vidas que están en el mundo pero que no son del mundo”.

Después de la Consagración Carolina declaró que esta vocación significa para ella poder donarse por entero a un llamado “que el Señor nos ha regalado desde el momento en que nacimos, pero que se va discerniendo a través del tiempo”. 

De acuerdo con Lis Chaves, Virgen Consagrada, en Costa Rica hay más de 30 mujeres que han optado por esta vocación.

La Orden de las Vírgenes Consagradas

Desde los primeros siglos de la Iglesia hay testimonios de Vírgenes Consagradas, se les llamó así porque los obispos vieron reflejada la imagen de la Iglesia Esposa totalmente consagrada a su Esposo Jesucristo, según explicó en un artículo Mons. José Francisco Ulloa, Obispo emérito de Cartago. 

Lis Chaves explica que se trata de la más antigua vocación femenina a la vida consagrada, esta se vive a través de tres dimensiones: virginal, maternal y esponsal. Ellas preservan toda la vida en castidad al servicio de Dios y con el Evangelio como regla. El Obispo obtiene para ellas la unción espiritual que establece el vínculo esponsal con Cristo.

 Si bien, los registros de este tipo de consagraciones datan de los primeros años de la Iglesia, a partir del Siglo V comenzó a cederle espacio a los monasterios de monjas hasta desaparecer. Sin embargo, el Concilio Vaticano II restauró la consagración de vírgenes, según expone Mons. Ulloa.

A diferencia de las religiosas, estas mujeres permanecen en un entorno cotidiano, con sus familias y sus trabajos seculares, al servicio de la comunidad diocesana. Adquieren un compromiso de consagración, espiritualidad e inserción apostólica en la Diócesis y la relación con el Obispo.

 

0
0
0
s2smodern