All for Joomla All for Webmasters

Es deber cristiano actuar ante el cambio climático

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

“Cada día estamos emitiendo a la atmósfera 110 millones de toneladas de contaminación, producida por nosotros mismos, no por por procesos naturales. Esto provoca que el planeta se caliente. Estamos llegando temperaturas a las que no se había llegado antes y en las cuales el ser humano no puede sostener la vida propia ni de los otros seres de la creación”.

Este es el llamado de atención que hizo la joven Andrea Méndez Valverde, activista en cambio climático de la fundación Climate Reality Project del ex-vicepresidente de Estados Unidos y Premio Nobel de la Paz, Al Gore.

Ella fue una de las expositoras en el conversatorio “Cuidar la Casa Común hoy”, realizado en la Universidad Católica, con miras al Sínodo Panamazónico y la Pre-COP 25, la cual tendrá como sede Costa Rica, el 10 de octubre.

La preCOP-25 un evento de interés internacional ya que se trata de la reunión previa a la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático (conocida como COP25) que se realizará en Chile.

“Lo social impacta lo ecológico”

José Antonio Rosas, Magister en Gestión de Políticas Públicas, fundador y director general de la Academia de Líderes Católicos de Costa Rica, hizo una introducción a Laudato Si del Papa Francisco y se centró en el tema de una Ecología Integral, propuesta en el documento.

Comparó la proposición de esa Enclíclica con los planteamientos hechos hace más de 120 años, cuando el Papa León XIII, publicó la Rerum Novarum, después de haber escuchado a laicos, sacerdotes y obispos hablar sobre la cuestión social y los derechos laborales.

“Para nosotros es algo natural en las legislaciones, pero en Chile, país de donde yo vengo, tardó 20 años en llegar, porque incluso en los ambientes católicos se decía que no había que darla a conocer porque demolía la tradición”, expuso.

Agregó que León XIII escuchó en su época a los católicos preocupados por la cuestión social y los derechos de los trabajadores, en ese entonces tampoco faltaron quienes decían que el Santo Padre no tenía que meterse en esos temas. 

De igual forma, Francisco prestó oídos a los obispos, sacerdotes y laicos que integran la RedPAM (Red Panamazónica), la cual nació para luchar por la defensa de los pueblos amazónicos y los recursos naturales.

“Así como hace unos 120 años algunos también los han acusado de activistas radicales y a deslegitimarlos, pero el Papa Francisco los escuchó, recogió la reflexión y escribió una Encíclica social, Laudato Si”, dijo Rosas.

“De igual forma que a León XIII,  a Francisco también le han criticado y han dicho frases como que “no debería opinar sobre cuestiones ecológicas”, señaló.

El especialista habló sobre el llamado del Papa a actuar, tal como hace el Buen Samaritano quien, a diferencia de aquellos que pasaron a la par del hombre golpeado y siguieron su camino, ante tal situación decidió actuar en vez de pasar de lado.

Rosas expuso que el Sumo Pontífice habla de una conversión ecológica, pues “lo ecológico impacta lo social, lo social impacta lo ecológico” y “el calentamiento global es una consecuencia del consumismo humano”.

La misión en la Amazonía

Ariana Díaz, teóloga y misionera, directora asistente del Observatorio Laudato si’, por su parte, contó su experiencia de misión en el Amazonas, “donde habitan 33 millones de personas, se alberga la mayor biodiversidad del mundo, se purifica el 20% del oxígeno del mundo y donde está el 20% de agua en estado líquido y dulce para consumo”.

Habló sobre la historia de explotación que han vivido los pueblos indígenas que habitan esas zonas. Se refirió a la labor misionera de cristianos que han dado su vida en estos lugares, donde para llegar son necesarias horas de viaje a pie y en bote. También mencionó que hay pueblos donde no se celebra Misa hace años porque no llegan sacerdotes.

Relató además los problemas que genera la explotación de gas natural, la minería, la deforestación y los incendios que incluso cobran la vida de pobladores.

“En una zona conocida como Madre de Dios, había caminos en los cuales durante tres o cuatro horas no había nada, eran como desiertos, porque se arrasó el bosque para sacar oro, lo que a su vez ha provocado la contaminación del agua. Hay indígenas a quienes se les ha encontrado 27 partículas de mercurio en su cabello, cuando la OMS dice que debería ser máximo 1, esto pasa porque se alimentan de los pescados de ríos contaminados”.

Luego se refirió al Sínodo Panamazónico de octubre próximo en Roma, el cual no solamente será “hablar de la Amazonía, será la Amazonía hablándole al mundo y a la Iglesia”, según dijo. 

Respecto a lo que se discutirá, resumió que se trata de “una espiritualidad que nace en comunión con la naturaleza, en comunión con el otro que está a mi alrededor”.

 

0
0
0
s2smodern