All for Joomla All for Webmasters

Amigonianos comprometidos con la protección de menores

Danny Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La Congregación de Religiosos Terciarios Capuchinos, conocidos como amigonianos, informaron que establecerán una serie de protocolos y procedimientos con el fin de velar por la protección a los menores de edad que son atendidos en los diferentes proyectos y programas de este instituto religioso.

El Superior General, fray Frank Gerardo Pérez, estuvo recientemente en el país con motivo de la celebración del IX Capítulo Provincial de esta Congregación, el cual tuvo lugar en el Seminario Luis Amigó, en San Jerónimo de Moravia, del 8 al 12 de julio.

Un Capítulo es un órgano colegiado con personalidad jurídica que reúne a delegados para discutir temas relativos a la vida de la congregación, las decisiones que se tomen tendrán carácter jurídico.  En mayo tuvo lugar el Capítulo General y ahora este a nivel Provincial.

Los amigonianos se caracterizan por su carisma en la atención de la niñez y la adolescencia en situación de riesgo o vulnerabilidad a través de programas de protección, así como el trabajo que realizan con jóvenes que tienen problemas judiciales, a quienes se les da la oportunidad de educación. 

De ahí que sea tan importante para la Congregación establecer procedimientos específicos para proteger a los menores que reciben apoyo por parte de los miembros del instituto, integrado por religiosos y laicos, según explicó el padre Frank. 

Tico nombrado Superior Provincial

Durante la realización de este Capítulo fue nombrado como superior provincial para el próximo trienio (2019-2022) al Padre Francisco Solís Corrales, oriundo de San Carlos, Alajuela y actualmente el superior, director y administrador del Instituto Preparatorio de Menores en San Cristóbal, República Dominicana. 

La Congregación de Religiosos Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores, conocida popularmente como los amigonianos, fue fundada en 1889 por el Padre Luis Amigó, quien se distinguió por su preocupación por los encarcelados y la educación cristiana de la juventud. 

A continuación, un extracto de la entrevista con el Padre Frank Gerardo Pérez, Superior General de los Amigonianos.

¿Qué se ha discutido en este IX Capítulo Provincial?

La provincia el Buen Pastor se compone de países del Centro, Sur, Norte y Caribe de América donde los amigonianos tienen presencia: Venezuela, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, Puerto Rico, República Dominicana, México y Estados Unidos.  Hemos tratado en este capítulo de revitalizar el ser consagrados, esa dimensión nuestra que nos devuelve mucho de lo esencial, el proyecto de vida amigoniano, que tiene como clave la misericordia, expresada en la misión que tenemos en medio de los niños, niñas y adolescentes. Para nosotros es muy importante la fraternidad, somos una congregación franciscana, el crear un ambiente fraterno tanto en los programas educativos que tenemos como en nuestras comunidades es vital, porque es en ese entorno donde creemos que pueden desarrollarse procesos de fe auténticos y humanos de verdadera educación. 

¿Qué decisiones se tomaron entorno a la protección de menores?

El tema de los niños es muy importante, y sobre todo en este momento tan difícil en la Iglesia costarricense. Desde el Capítulo General surgió un acuerdo, desde donde se emanan acciones concretas, para que a nivel congregacional se elabore una política de protección de infancia y adolescencia. Con esto se asume la normativa emitida por la Santa Sede, teniendo en cuenta las legislaciones de cada estado al respecto, como el caso de Costa Rica, y que nos comprometemos a la aplicación en todos los ámbitos de nuestra misión. Nos tomamos muy en serio como congregación este problema y nos hacemos responsables desde nuestra familia religiosa, desde la Iglesia Universal y la Iglesia costarricense, a trabajar en el tema. Se generarán protocolos y procedimientos claros en el trato con los menores. Nuestro objetivo es que sean protegidos y estamos para garantizar ese derecho que tienen los niños. 

¿Es cierto que hay un crecimiento de vocaciones de amigonianos? 

Para sorpresa nuestra ha habido un florecimiento de vocaciones, nos ha llamado la atención que algunos de estos jóvenes que entran al Seminario tienen carreras profesionales y han sido capaces de renunciar a un proyecto para asumir nuestro estilo de vida. 

¿Qué atractivo puede tener para un joven de hoy ser un religioso amigoniano?

Creo que el mayor atractivo que puede tener para los jóvenes hoy es ver personas felices. Si nosotros hoy somos consagrados felices y cercanos, más humanos, somos un gran atractivo, a parte que la misión nuestra es atractiva por sí misma. El mayor atractivo para cualquier ser humano es ver personas felices y nuestras comunidades están integradas por personas que se sienten realizadas y verdaderamente felices con lo poco que tenemos. Cuando hablo de ser feliz, no hablo de emociones sino de un proyecto de vida serio en el que asumo desde mi propia forma de ser, desde mi carisma, un estilo de vida al servicio de los más pobres, de los niños y adolescentes. 

 

0
0
0
s2smodern