All for Joomla All for Webmasters

“La pobreza no es una fatalidad, hay esperanza”

  • Visita del Papa a la Ciudad de la Amistad, en Madagascar

ANTANNARIVO. En la última jornada de su viaje apostólico a Madagascar y tras haber celebrado la Misa en el Campo Diocesano de Soamandrakizay, el Santo Padre visitó la “Ciudad de la Amistad” en la comunidad Akamasoa, una obra fundada en 1.989 por el padre Pedro Opeka, sacerdote argentino, miembro de la Congregación de la Misión (padres vicentinos-lazaristas), quien trabaja en Madagascar desde hace más de 30 años.

En medio de un basurero abandonado el misionero construyó una barriada de chabolas precarias que hoy se han convertido en casas de ladrillos, gracias a la ayuda de la fundación France Libertés y al trabajo de tantos voluntarios solidarios que quisieron aportar un granito de arena para el desarrollo de uno de los países más pobres del mundo.

Y fue precisamente este lugar, el cual Francisco quiso conocer de primera mano. Allí fue recibido por el padre Opeka, quien lo acompañó hasta el gimnasio Manantenasoa donde se reunieron unos 8.000 jóvenes.

Tras escuchar el canto de bienvenida, junto con el discurso del misionero argentino y las palabras de Fanny, una niña que habló en representación de toda la comunidad, el Papa les dedicó unas palabras de aliento animándolos a perseverar en este camino de lucha a pesar de las dificultades.

En primer lugar, el Pontífice manifestó su alegría por este especial encuentro en Akamasoa, “expresión de la presencia de Dios en medio de su pueblo pobre; un Dios que decidió vivir y permanecer en medio de ellos”. 

“Al ver sus rostros radiantes, doy gracias al Señor que ha escuchado el clamor de los pobres y que ha manifestado su amor con signos concretos como la creación de esta obra, construida con sus propias manos”- dijo el Papa- asegurando que sus gritos, fruto de la impotencia de vivir sin techo, de ver crecer a los niños en la desnutrición y de no tener trabajo; se han transformado en cantos de esperanza para ellos mismos y para todos los que los contemplan. (VaticanNews.com)

0
0
0
s2smodern