All for Joomla All for Webmasters

“Tenemos capacidad para escribir otra bella página en la historia”

  • Mensaje del Arzobispo de San José en Misa de 1 de Mayo
  • De acuerdo con Mons. Quirós, es necesario una Política, con mayúscula, donde los políticos respondan creativamente, con innovaciones y cambios estructurales a los retos presentes.

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La crisis sanitaria causada por la pandemia del Coronavirus trae consigo dos emergencias más, una social y otra económica. En toda respuesta a las preguntas sobre cómo resolverlas debe estar la solidaridad.

Así puede resumirse el mensaje de Mons. José Rafael Quirós, Arzobispo de San José, durante la Santa Misa del 1 de Mayo, memoria de San José Obrero, que coincide con el Día Internacional de los Trabajadores.

La Catedral Metropolitana estaba casi vacía. Concelebraron Mons. Daniel Blanco, Obispo Auxiliar; el Padre Edwin Aguiluz, secretario ejecutivo de Pastoral Social Cáritas; y el Pbro. Luis Alejandro Rojas.

La celebración también contó con la participación representativa de Gilberto Cascante, presidente de la ANDE (Asociación Nacional de Educadores). Se trató de un 1 de mayo muy diferente, sin las acostumbradas marchas y manifestaciones por las calles josefinas.

En este escenario Mons. Quirós pronunció una homilía en la que expuso que la tarea de responder a los problemas que enfrenta el país no corresponde exclusivamente a los políticos, sino a todos, por lo que es necesario establecer un Pacto Social, donde haya un ejercicio de democracia participativa.

Aprovechó para recordar el Pacto Social y el Estado Social de Derecho alcanzados en la década de 1940, los cuales estaba unidos a la expresión: “Principios cristianos de justicia social”.

De inmediato, Monseñor procedió a referirse a la situación provocada por la pandemia. “El orgullo del poderío humano con sus rascacielos y torres se ha derrumbado, sus ideologías y manipulación del pensamiento no tienen palabra, se ha demostrado que el egoísmo, individualismo e insolidaridad no son el camino”, expresó.

Política con mayúscula

Según añadió, utilizando palabras del Papa Francisco, “la política es la forma más exigente de caridad”, por lo tanto, es necesario, “una Política, con mayúscula, donde los políticos respondan creativamente, con innovaciones y cambios estructurales a los retos del presente”.

A la vez, pidió dejar de lado los intereses y evitar caer en una cuestión de demagogia y cálculos electorales, algo que -aclaró- aplica siempre, pero sobre todo en estos momentos.

Mons. Quirós afirmó que en las decisiones políticas y económicas debe incluirse el aspecto ético y moral, “porque todo se dirige al ser humano, y a seres humanos concretos, a los que se debe respetar su dignidad”.

Enseguida formuló una serie de interrogantes a los gobernantes y políticos respecto a diversos temas de interés nacional.

Teniendo en mente el creciente desempleo y la informalidad, planteó el cuestionamiento ¿cómo superar los altos índices de desempleo e informalidad? En esta línea, dijo, “aprovecho para felicitar a los empresarios que han hecho grandes esfuerzos para evitar despidos y afectación salarial de sus trabajadores”.

También preguntó sobre cómo reactivar los sectores agropecuarios que reclaman con urgencia el financiamiento de sus actividades, y sobre contribuir con la seguridad alimentaria y el trato justo en la relación costo-beneficio.

“Ya basta del olvido de este sector, sobre todo de los pequeños”, aseveró. Puso sobre el tapete las interrogantes sobre cómo el Estado pagará la deuda para el financiamiento de la CCSS y cómo superar la mora de la cuota de algunos patronos.

Monseñor además se refirió al creciente número de personas en situación de calle y se preguntó cuál estrategia podría implementarse para responder a esto. “Aunque desde distintas organizaciones intentamos ofrecerles una mano, se necesitan acciones más decididas para implementar la política pública diseñada para atender esta población”, declaró.

El Arzobispo pasó a referirse a ¿cómo evitar la evasión y elusión fiscal, especialmente de los sectores que económicamente más poseen? ¿Y cómo lograr un mayor ordenamiento del gasto público?

Y continuó: “¿Cómo diseñar una política para la mejor distribución de la riqueza, y encaminarnos hacia una Costa Rica más equitativa y solidaria? Porque dolorosamente ocupamos uno de los primeros puestos de mayor desigualdad en América Latina”.

Habló además sobre la Economía Social Solidaria y preguntó cómo suscitarla con mayor ahínco. Aprovechó para destacar el esfuerzo hecho por la Pastoral Social Cáritas en la formulación de una serie de propuestas, trabajadas en la Comisión Consultiva del Consejo Presidencial de Economía Social Solidaria, las cuales están siendo estudiadas de manera conjunta con el gobierno de la República.

“Que sus propuestas sean apoyadas por el Gobierno de la República y por quienes corresponda, a fin de que podamos superar la crisis en todas y cada una de sus facetas”, señaló. También se cuestionó de qué manera se puede lograr fortalecer las políticas hacia un mayor compromiso con el cuido de la Casa Común

En ese punto recordó las palabras del Papa Francisco: “Espero que este momento de peligro (…) sacuda nuestras conciencias dormidas y permita una conversión humanista y ecológica que termine con la idolatría del dinero y ponga la dignidad y la vida en el centro” (Mensaje, 12 de abril de 2020).

Agradecer el esfuerzo solidario

Hacia el final de la homilía, Mons. Quirós aprovechó para reconocer las manifestaciones de cercanía con los más vulnerables, los enfermos, los adultos mayores, los más pobres y necesitados.

“Aprovecho para expresar mi gratitud a todos los agentes de la Pastoral Social-Cáritas, a los sacerdotes, religiosos y religiosas, que mediante la red de solidaridad y con la ayuda económica de fieles laicos han procurado que no falte el pan de cada día en la mesa de muchos hogares pobres en las parroquias”, comentó.

De igual forma, felicitó a la Caja Costarricense de Seguro Social, “por la gran capacidad para afrontar la crisis sanitaria que estamos viviendo”.

Según expuso, se trata de “una labor que merece el reconocimiento de todos quienes cumplen tareas administrativas, misceláneas, de atención sanitaria y otros servicios, y, quienes están en la conducción de la Institución su Presidencia y Junta Directiva”.

Pero -añadió- “nos aflige, que la vulnerabilidad económica de la CCSS se intensifica por las razones de todos conocidas, deuda del Estado, patronos morosos, y por el desempleo la falta del ingreso de cuotas obrero-patronales”.

De acuerdo con el prelado, “corresponde a todos luchar por fortalecer este ícono de solidaridad tan eficiente en el ejercicio del derecho a la salud, salud, pues de ninguna manera puede desplomarse”.

El pastor arquidiocesano procedió a pedir la oración por todos los trabajadores de la salud “que han tenido que entregarse a su vocación de manera ejemplar arriesgando su propia vida, alejados de sus seres queridos”.

También solicitó orar “por los vigilantes del orden, por quienes recogen la basura, por los trabajadores del campo, vendedores, transportistas y los educadores, quienes, de manera silenciosa, desde sus hogares, realizan jornadas de trabajo extenuantes”.

Y añadió: “Pidamos al Señor de manera especial por quienes no tienen trabajo o han visto disminuidas sus condiciones laborales (…) Tenemos la capacidad para escribir otra bella página en la historia de nuestro país”, concluyó.

0
0
0
s2sdefault