All for Joomla All for Webmasters

Dignidad de las gentes del mar

El debate actual sobre técnicas de pesca permitidas o no, debe de poner siempre en el centro a la persona y su dignidad. Y siguiendo la propuesta del Santo Padre en su encíclica Laudato si, debe de observarse un balance, una ecología integral, donde los pescadores sean parte de las soluciones y no de los problemas. Es el llamado que hizo la Iglesia en la celebración de Nuestra Señora del Carmen, la Virgen del Mar, en Puntarenas.

Laura Ávila Chacón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Guaju” fue la embarcación que transportó la imagen de Nuestra Señora del Carmen por el Golfo de Nicoya el pasado domingo 14 de julio, en la tradicional celebración de la Virgen del Mar.

La embarcación, dedicada a la pesca con palangre, es propiedad de Jorge Barrantes, un porteño que desde hace años saca del mar el sustento para vivir.

Concluida la Misa en la Catedral diocesana, el barco zarpó y tras de él decenas de pescadores y turistas en sus botes y lanchas esperaron turno para recibir la bendición de parte de los obispos que participaron en la fiesta.

Según relató el capitán de la nave, también presidente de una de las camaras de pescadores de Puntarenas, fue una gran alegría llevar la imagen de la Virgen, y poder pedir su intercesión ante los problemas que enfrenta el sector.

El “Guaju” es una embarcación que se dedica a la pesca de atún, pez espada y dorado. “En ocasiones nos vamos por dos meses a altamar, ahí solo vemos mar y malos tiempos y le pedimos a María que nos suavice la situación y que nos cubra de todo mal”, relató el pescador.

Eso sí, no ocultó su preocupación ante el hecho de que en noviembre Incopesca no permitirá que embarcaciones que tienen licencias a menos de 40 millas viajen afuera de lo permitido. 

“Somos 430 palagueros, a altamar salimos unas 15 embarcaciones y el resto son de pesca mediana, si nos dicen que no podemos salir a pescar no podremos trabajar ni llevar el sustento a nuestras familias, existe mucha presión de los ambientalistas”, dijo. 

Encuentre el reportaje completo en la edición impresa de Eco Católico.

 

0
0
0
s2smodern