All for Joomla All for Webmasters

Que las familias atestigüen al Señor de la Vida

  • Agosto es su mes

Laura Ávila Chacón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 “Testigos del Señor de la vida en Costa Rica” será el lema del Mes de la Familia organizado para agosto próximo por la Comisión Nacional de Pastoral Familiar de la Conferencia Episcopal.

Su director, el Padre Ronny Solano, dijo que el objetivo es sensibilizar y concientizar a todos los miembros de la Iglesia y la sociedad sobre el valor de la dignidad de la persona humana en todas las etapas de su vida, es decir, desde la fecundación hasta la muerte natural. Igualmente, crear conciencia acerca de su protección en todos los ambientes en que se desarrolla, como centros educativos, las calles, lugares de trabajo y en el seno mismo de la familia.

La pertinencia de este tema, explicó, es que actualmente existen fuerzas políticas y sociales que se manifiestan a favor de tendencias ideológicas que atacan la naturaleza del matrimonio, la familia y la vida y de un agudo ambiente de violencia presente en nuestra sociedad. 

El sacerdote mencionó situaciones como los femicidios y la violencia doméstica, el acoso escolar, los índices de suicidio y los accidentes de tránsito reportados en el país.

Como constata el Obispo Presidente de la Comisión Nacional de Familia de la Conferencia Episcopal, Monseñor Manuel Eugenio Salazar, “nos abruma un ambiente de violencia que se manifiesta en nuestra queridad Costa Rica día a día”. 

“Muchos desvalorizan el embrión humano y buscan la legalización del aborto, no hemos superado el flagelo de la violencia doméstica que ha causado asesinatos de mujeres así como ultrajes de niños y adultos mayores, la violencia en las carreteras sigue cobrando vidas humanas y deja a las familias heridas ante la pérdida de seres queridos, es alarmante la cantidad de personas asesinadas por ajustes de cuentas, además no faltan los que desde diferentes sectores sociales o políticos ya mencionan la legalización de la eutanasia”.

Ante ello, estima el Padre Solano, “es necesario crear personas más amantes de la vida a través de temas que se desarrollarán durante el mes de agosto con el propósito de que se valore la vida y de reflexionarla desde una dimensión cristiana”.

“Siempre la vida es algo que se debe disfrutar y dar gracias, así como bendeciar y alabar. El gran desafío es cómo hacer que la familia sea la primera institución que vele por la vida de cada persona humana. La familia es insdispensable para la serenidad y el desarrollo armónico de la persona humana”, agregó.

El mes de la familia se desarrollará en las parroquias, con base en un material elaborado por la Comisión Nacional. En él se propone que el 18 de agosto, cada diócesis haga una celebración donde se manifieste la alegría de la Iglesia y de la sociedad de acoger la vida en todas sus etapas.

0
0
0
s2smodern