All for Joomla All for Webmasters

La vida consagrada, en el corazón de la Iglesia

  • Encuentro Nacional animó el compromiso de religiosos y religiosas

Martín Rodríguez González
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La vida consagrada en la Iglesia es signo y escuela de comunión porque es diversa, multiétnica y multicultural. Es un ejemplo al mundo de unidad, de hermandad y de reconocer el valor del otro precisamente en su diferencia.

Esta fue una de las ideas que desarrolló Monseñor Bartolomé Buigues, Obispo de Alajuela, el pasado sábado 7 de setiembre en la Santa Misa del Encuentro Nacional de la Vida Consagrada, celebrada en la Catedral de Alajuela ante cientos de religiosos y religiosas, miembros de sociedades de vida apostólica y laical. La Eucaristía fue concelebrada por Mons. Gabriel Enrique Montero, franciscano, obispo de San Isidro.

Los participantes, más de 350, venidos de todas partes del país, profundizaron en el tema “La vida consagrada en el corazón de la Iglesia”, de la mano de Fray Jorge Dobles, OFM Conv.

El encuentro se desarrolló durante todo el día en el salón Ultreya, cerca de los Tribunales de Justicia de Alajuela. Desde ahí caminaron en peregrinación hasta la catedral para compartir la Eucaristía, como gesto del compromiso de la vida religiosa en medio del mundo, según explicó Monseñor Buigues, quien además es el obispo responsable de la Vida Consagrada en la Conferencia Episcopal.

La Vida Consagrada en nuestro país comprende los Institutos religiosos, Institutos seculares, Sociedades de Vida Apostólica y dentro de cada una de ellas los carismas particulares que enriquecen la vida de la Iglesia. Solo de la Diócesis de Alajuela participaron 25 comunidades religiosas.

Más detalles en la edición impresa de Eco Católico.

 

0
0
0
s2smodern