All for Joomla All for Webmasters

IFemSI ayuda a las mujeres que dicen sí a la vida a pesar de las dificultades

  • ¡Súmese usted también!

Ma. Estela Monterrosa S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

El Instituto Femenino de Salud Integral, IFemSI, es una organización que va más allá de concientizar a las mujeres sobre la realidad del aborto, pues una vez que llegan a la organización y dicen sí a la vida reciben ayuda y formación.

Gracias a esta labor, se han salvado 1.100 bebés en 7 años y han ayudado a las madres en pobreza a tener mejores condiciones de vida. “Una mujer que decide abortar por su situación económica, aborta y sigue en su círculo de pobreza sin estudios y sin trabajo (…) Nuestro programa lo que busca es sacarlas a ellas y a sus hijos adelante, sin la herida de quitarle la vida a un ser humano”, afirmó Priscilla Díaz García, directora ejecutiva de IFemSI.

Explicó que el trabajo no está dirigido a mujeres embarazadas en condición de pobreza, sino a las mujeres decididas a abortar. Aproximadamente la mitad de los casos que han atendido han sido mujeres pobres, un 30% mujeres con algunas dificultades económicas y el resto han sido personas con estabilidad socioeconómica.

Prevenir, contener, sanar

La labor de IFemSI se da en tres áreas, una de ellas es preventiva dando charlas sobre la dignidad humana en comunidades, parroquias y centros educativos. 

Es este sentido, es válido retomar las palabras de Díaz relacionadas con las ideas que la sociedad ofrece a los jóvenes, porque inciden en las decisiones que toman con respecto a la familia: “Muchas de las mujeres que no son pobres (de las atendidas en IFemSI), al igual que muchos jóvenes, han interiorizado la idea de que ser es tener. Relacionan el éxito con lograr cierta posición económica, tener cierto trabajo, tal carro o tal casa y dejan la familia para lo último, pero si la familia ocurre primero es un caos”, explicó.

Otra área de trabajo es la contención, es decir, la atención de las mujeres que ya han decidido abortar, dándoles atención psicológica. Si las madres están en pobreza, en cuanto nacen sus bebés, les dan comestibles, leche, pañales y ropa para sus hijos durante un año. El siguiente año las mamás reciben formación en emprendedurismo y empleabilidad para que inicien un proyecto o puedan conseguir un empleo.

La tercera área es la sanación para mujeres que hayan tenido un aborto, espontáneo o provocado. “Las mujeres deben sanar esa herida”, dijo Díaz. Incluso en algunos casos de abortos provocados ese paso evita que lo vuelvan a hacer. “Por ejemplo, atendimos una joven que a sus 24 años había tenido cinco abortos. Cada vez que abortaba empezaba a consumir una droga diferente. Fue un caso exitoso, ella tuvo la bebé, hizo un proceso de desintoxicación; tiempo después logró tener una relación estable y ahora tiene dos hijos”.

¿Cómo se sostiene IFemSI?

Para el instituto, además de dar atención psicológica, es clave dar ayuda material y formación a las madres en condición de pobreza, para ello cuentan con el apoyo de padrinos fijos o esporádicos que realizan donaciones y con el trabajo de un equipo de voluntarios para realizar actividades de recaudación como bingos y ventas de garaje.

Además, recientemente han implementado el programa “cunitas peregrinas”, las cuales visitan los hogares por una semana permitiendo a las familias apadrinar espiritualmente a los bebés en riesgo. Cada cuna corresponde a un caso de lo que son atendidos en IFemSI. Las familias se comprometen a orar por los bebés y, si lo desean, hacer una donación.

Si quiere colaborar con este proyecto puede realizar su donación en efectivo o en especie comunicándose al 2290-3127. También puede sumarse al equipo de voluntarios que trabajan en actividades o de profesionales de salud que atienden a las mujeres. Asimismo, puede apoyarles para que lleven las charlas y las cunitas peregrinas a sus comunidades, parroquias o centros educativos.

Testimonio

Este es el testimonio de una madre que estaba en la categoría “rastro perdido” de IFemSI y que recientemente les escribió para darles las gracias.

“Hace cuatro años llegué a IFemSI, con tanto dolor, miedo, preocupación, con un embarazo no deseado. Llegué pensando que el aborto era la única solución, con tanta culpa si lo hacía, pero no veía más opción. Allí conocí a los ángeles más adorables que Dios puso en mi camino, les costó convencerme, pero lo lograron gracias a Dios. Hoy tengo a mi hija maravillosa, bella, cariñosa. No fue fácil. Aún tengo sentimientos de culpa por lo que pensé hacer. La amo tanto. Dios me la ha protegido hasta de mí misma, su madre. Recuerdo el nombre de la psicóloga, Priscilla, si aún está con ustedes por favor salúdenmela y díganle gracias, muchas gracias por la vida de mi bebé”.

 

0
0
0
s2smodern