All for Joomla All for Webmasters

Esperanza contra el olvido

Los científicos esperan encontrar la cura del Alzheimer para el año 2025, una enfermedad que en Centroamérica registra el mayor aumento de casos en todo el mundo y que demanda del entorno del paciente una atención las 24 horas del día.

La Iglesia, al celebrar este 11 de febrero la Jornada Mundial del Enfermo, reflexiona precisamente sobre los gestos de amor gratuito, el único paradigma capaz de desafiar la cultura del descarte y de la indiferencia contemporánea.

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Don Claudio Gutiérrez Carranza fue rector de la Universidad de Costa Rica, tiene un doctorado en filosofía, es abogado e historiador, además fue pionero de la inteligencia artificial en el país. A pesar de sus muchas capacidades y de ser un destacado intelectual, en 2015 fue diagnosticado con Alzheimer. 

Su hija, Eugenia, ata cabos, relata que dos años antes del diagnóstico su papá ya presentaba algunos signos, como aquella vez cuando utilizaba una aplicación en su celular que reconoce canciones cuando el usuario las canta. Él cantó una pieza que no fue reconocida, cinco minutos después dijo: ¡Ah! Voy a buscar una canción”, y cantó la misma. Hizo esto tres veces.

Dos años después, la familia decidió llevarlo a un médico tras notar más cambios extraños en su comportamiento, como por ejemplo, contar la misma anécdota una y otra vez. 

Una de las pruebas para el diagnóstico fue sencilla, consistía en poner a su papá ante un reloj sin agujas y sin números para que él los colocara y marcara una hora, pero fue incapaz de hacerlo.

Detección, prevención y la esperanza de una cura

Eugenia fue una de las asistentes a la charla: “La cura del Alzheimer”,  impartida el pasado 9 de enero por el doctor Norbel Román Garita, neurólogo e investigador, jefe de Neurología del Hospital San Juan de Dios y presidente de la Asociación Costarricense de Alzheimer y Otras Demencias Asociadas (ASCADA).

El especialista habló sobre los avances en el estudio de la enfermedad y la esperanza de que al 2025 se tenga una cura. En este momento se realizan pruebas con diversos tratamientos que han generado grandes expectativas.

No obstante, el doctor Román insistió en la prevención de la enfermedad. Señaló que si bien hay factores genéticos que la ocasionan, un 35% del riesgo está en manos de las personas, a través de estilos de vida saludables, como una buena alimentación y hacer ejercicio diario.

El presidente de ASCADA mencionó que un estudio comprobó que la llamada “dieta mediterránea”  (basada en la alimentación tradicional de países de esa región del mundo) podía disminuir al año un 20% la acumulación en el cerebro de amiloide beta, causante del Alzheimer. 

Añadió que ese estudio determinó que en esta dieta las frutas y vegetales son los ingredientes que más favorecen este efecto, productos totalmente accesibles para cualquier costarricense. 

El médico también habló sobre la importancia del diagnóstico temprano de la enfermedad para mitigar el avance progresivo de este trastorno por medio de los tratamientos actuales. En efecto, expuso que la detección puede lograrse hasta 12 años antes de que aparezcan los primeros síntomas.

“Los familiares son los primeros que pueden detectar un problema (…) Tenemos formas de anticiparnos. Entre más temprano mejores cosas podemos hacer”, dijo el expositor.

En esa línea también hizo referencia a mejorar la detección anticipada en la atención primaria. Indicó por ejemplo que en los EBAIS se falla en un 89% a la hora de hacer el diagnóstico temprano.

“Se requiere legislación”

En la charla se informó que Centroamérica es la región en el mundo con el mayor aumento de casos y que en esta parte del planeta los cuidadores dedican 6,9 horas por día a cuidar del enfermo, no obstante el especialista detalló que son muchos los casos donde se excede esa cantidad de tiempo, incluso de quienes pasan 24/7.

Asimismo, se citó que en el mundo 71% de las personas cuidadoras son mujeres, pero el porcentaje alcanza 89% cuando se trata de Latinoamérica; el 92% de los cuidadores son individuos que están en etapas económicamente activas y para 2050 casi el 70% de todas las personas con Alzheimer serán de países de mediana y baja renta.

Cabe mencionar que la mortalidad asociada a demencia en países como Inglaterra y Gales es más alta que la del cáncer de mama y la próstata.  

Ante este panorama, el especialista hizo hincapié en la necesidad de que Costa Rica tenga legislación, comunicó que ASCADA quiere promover una Ley que sea una realidad en los próximos dos años.

Con esta Ley también se buscaría promover una mayor consciencia personal, familiar y comunitaria sobre el trastorno, el acceso a tratamientos, el apoyo necesario a los cuidadores  y a los pacientes, así como suscitar una mejor detección temprana y estilos de vida saludables en la población.

“Necesitamos una legislación (…) Es necesario tener sensibilidad y bioética, que las personas estén conscientes que la persona es digna desde antes de nacer hasta el final de su vida”, expresó el doctor. 

Precisamente, este 11 de febrero, la Iglesia Católica celebra la Jornada Mundial del Enfermo, en la Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. Para la ocasión, el Papa Francisco dirigió un mensaje (Ver página 14), en el que llama a la promoción de la cultura de la gratuidad y del don, “indispensable para superar la cultura del beneficio y del descarte”.

Diez señales que se deben atender

Para detectar el Alzheimer y otros tipos de demencia, es importante reconocer a tiempo alguna de estas señales.

1. Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana

En las etapas tempranas es común olvidar información recién aprendida. También se olvidan fechas o eventos importantes, se pide la misma información repetidamente.

2. Dificultad para planificar o resolver problemas

Por ejemplo, problemas para seguir una receta conocida, manejar las cuentas mensuales o hacer sumas o restas.

3. Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en el tiempo libre

Se les puede dificultar llegar a un lugar conocido, administrar un presupuesto en el trabajo o recordar las reglas de un juego conocido.

4. Desorientación de tiempo o lugar

Por ejemplo olvidar fechas, o no comprender si algo está en proceso en ese instante. Es posible que olviden dónde están y cómo llegaron ahí.

5. Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente

Pueden tener dificultad en leer, juzgar distancias y determinar color o contraste, esto causa dificultades a la hora de conducir un vehículo por ejemplo.

6. Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito.

Pueden tener problemas para en seguir o participar de una conversación. Pueden deternerse en medio de una idea sin saber cómo seguir o repetir lo ya dicho varias veces. Pueden luchar por encontrar las palabras correctas o que llamen a las cosas con otro nombre (como llamar a un lápiz “palito para escribir”).

7. Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para retrasar sus pasos

Pueden colocar las cosas fuera de lugar o perder algo sin poder hacer sus pasos más lentos para buscar con detenimiento. Es posible que acusen a los demás de robarles.

8. Disminución o falta del buen juicio

Es posible que regalen grandes cantidades de dinero a las personas que venden productos y servicios por teléfono. Puede ser que presten menos atención al aseo personal.

9. Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales

Una persona con Alzheimer puede empezar a perder la iniciativa para ejercer pasatiempos, actividades sociales, proyectos en el trabajo o deportes. Es posible que tengan dificultad en entender los hechos recientes de su equipo favorito o en cómo ejercer su pasatiempo favorito.

10. Cambios en el humor o la personalidad

Pueden llegar a ser confundidas, sospechosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. Se pueden enojar fácilmente en casa, en el trabajo, con amigos o en lugares donde están fuera de su ambiente.

 

Fuente: Alzheimer’s Association

 

0
0
0
s2smodern