All for Joomla All for Webmasters

Aborto “terapéutico” es la puerta al aborto libre

el . Publicado en Gran Tema

  • No es la primera vez que en el mundo, el primer paso para legalizar el aborto libre es el llamado “aborto terapéutico”.

Dra. Karla Chaves Herrera
Médico Especialista en Pediatría y Hematología Pediátrica

A raíz de la evidente lucha de criterios al momento de discutir las posturas respecto a la llamada “Norma para la aplicación del artículo 121 del código penal”, también conocida como “Norma de Aborto Impune”, deseo someter para el análisis de todos aquellos que quieran escuchar, los siguientes argumentos.

“La palabra aborto proviene del latín abortus, que a su vez deriva del término aborior. Este concepto se utilizaba para referir a lo opuesto a orior, o sea, lo contrario a nacer. Por lo tanto, el aborto es la interrupción del desarrollo del feto durante el embarazo, cuando éste todavía no haya llegado a las veinte semanas. Una vez pasado ese tiempo, la terminación del embarazo antes del parto se denomina parto pretérmino”.1 

La literatura médica es clara en señalar que de todos los embarazos, 10 a 20% de ellos pueden terminar en un aborto espontáneo o natural2. El aborto espontáneo es aquel que ocurre sin intervención alguna por parte de la madre o del médico. En Costa Rica, según el número de nacimientos (70.004 nacimientos en el 2016 y 68 816 en el 20173), el número podría cifrarse entre los 7.000 y 17.000 abortos espontáneos por año. 

Desafortunadamente en la actualidad el concepto de aborto se ha ampliado. En los casos de aborto provocado también llamado aborto inducido o intencional, el procedimiento se puede realizar durante todo el embarazo, es decir desde el día 1 hasta la semana 40-42 de edad gestacional y aún cuando el bebé pueda vivir independientemente de su madre, es decir, implica siempre la muerte del bebé. Ya en países como Colombia4 y Estados Unidos5, está aprobado el aborto durante el tercer trimestre del embarazo, cuando una gran mayoría de bebés podrían sobrevivir fuera del útero de la madre con mucho o poco soporte pediátrico, el término en estos casos es conocido como Aborto por Nacimiento Parcial. Dentro del aborto provocado, encontramos subclasificaciones como el aborto eugenésico, el aborto por razones médicas que se realiza cuando el embarazo está poniendo en riesgo la vida de la madre y el llamado aborto libre, en este último sólo debe mediar el deseo de la madre.

Cuando tomamos una posición ante el aborto, es fundamental entender de qué estamos hablando, debemos informarnos de lo que exactamente se está discutiendo o considerando. Aquí adjunto algunas imágenes de los diferentes tipos de aborto según el trimestre del embarazo6. Además se pueden revisar videos en la web con explicaciones como las del Dr Anthony Levatino7, abortista que realizó al menos 12000 abortos en los Estados Unidos.

El aborto en Costa Rica

En Costa Rica el aborto está tipificado como un delito contra la vida en el Código Penal8, es decir en el Código de delitos de nuestro país. 

Dicho delito no es punible si: 

1.Fue practicado (verbo en pasado, no en futuro) con el consentimiento de la mujer; no a petición de la mujer.

2. Fue hecho por un médico o una obstétrica autorizada, cuando no hubiere sido posible la intervención del primero (cabe señalar que según este artículo cualquier médico, sin ser especialista en Gineco-Obstetricia podría hacer abortos)

3. Se ha hecho (una vez más, verbo en pasado) con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre

4. Éste no ha podido ser evitado por otros medios, es decir no había nada más que hacer. Mientras exista tratamientos, manejos de cuidados intensivos, posibilidad de internamiento para reposo absoluto, medios de monitoreo intensivo a la madre y al bebé, etc. se debe procurar salvar ambas vidas.

El así llamado “aborto terapéutico” en otras latitudes, incluye al aborto eugenésico, es decir cuando el bebé tiene enfermedades que no necesariamente son incompatibles con la vida, por ejemplo en Islandia e Inglaterra se hace “aborto terapéutico” a los niños con Síndrome de Down.

En Costa Rica la legislación actual y vigente, no permite incluir en el aborto no punible, las malformaciones fetales con pronóstico reservado en la vida extrauterina.

Mortalidad materna

Costa Rica tiene una de las tasas más bajas de mortalidad materna del mundo, según datos del 2015 de Naciones Unidas, ocupamos el sexto puesto a nivel del mundo y el tercero a nivel latinoamericano9; estamos por encima de países donde ya se encuentra legalizado el aborto como México.

Un estudio del 2003 del Ministerio de Salud, denominado “Salud de las Mujeres en Costa Rica”10 señaló que los factores que inciden en la mortalidad materna son: la falta de oportunidad de los traslados, la falta de aplicación de las normas de atención prenatal principalmente aquellas relacionadas con la valoración del riesgo del embarazo, la falta de prioridad a la atención de la embarazada en el servicio de emergencias de los hospitales, así como la captación tardía y la inasistencia al control prenatal, ausencia de referencia oportuna en casos de alto riesgo obstétrico, inopia del recurso humano especializado y la falta de capacitación adecuada para la atención de la embarazada y la atención del parto por parte del personal de salud.

Es decir, ¿tenemos muertes maternas en Costa Rica? Sí; ¿es la ausencia de la “Norma de aborto impune” un factor que incide en esta mortalidad? No.

Realidad nacional 

Al día de hoy en Costa Rica, los médicos sin necesidad de “Norma de Aborto Impune”, salvamos las vidas de mujeres que consultan por embarazos ectópicos y por molas hidatidiformes incompletas; teniendo claro que son 2 vidas en juego, se busca con la ayuda de médicos especialistas, controlar enfermedades en la madre que podrían afectarla a ella y a su bebé, utilizando los tratamientos y manejos más actuales, procurando al menos llegar a la viabilidad fetal, que para nuestro país es de 25 semanas según datos de la Caja Costarricense del Seguro Social11; de tal forma que los pediatras y en especial los neonatólogos, con las técnicas disponibles, puedan cuidar y procurar también salvar la vida de ese bebé. 

¿Hay ocasiones en que eso no es posible? Sí ¿Hay casos en los que el equipo de Gineco-Obstetricia ha tenido que inducir el parto (ya sea vía cesárea o parto vaginal) aún antes de la viabilidad fetal, como en el caso de una madre con un problema cardiaco severo? Sí; pero es muy diferente el enfoque y abordaje hacia nuestro otro paciente, el o la bebé. Al día de hoy ese bebé nace, muchos de ellos respiran, se les brinda manejo no invasivo con medidas básicas como calor por secado y por incubadora, se aspiran sus secreciones orales y nasales, si es del caso oxígeno a flujo libre y si es el deseo de los padres se le permite morir en sus brazos o en su defecto en una incubadora. Eso no es lo mismo que sacar a ese bebé por dilatación y evacuación, desmembrándolo por partes.

Es necesario recordar que según el Código de la Niñez y la Adolescencia de nuestro país12, en su artículo #2, niño o niña es todo aquel “desde la concepción hasta los 12 años de edad cumplidos”, es decir: los pediatras, neonatólogos, ginecoobstetras, perinatólogos, intensivistas, cardiólogos pediátricos y de adultos, etc… están llamados a velar por el bienestar de ese otro paciente que también debe ser considerado a la hora de tomar decisiones tan delicadas, justamente porque aquí estamos hablando de 2 vidas igual de valiosas.

Norma para la aplicación del artículo 121 del código penal (Aborto Impune)”. 

En la administración del señor Luis Guillermo Solís, dos peticionarias que se conocen como “Ana y Aurora” presentaron ante la Comisión de Derechos Humanos, (aclaro comisión, no Corte de Derechos Humanos) una demanda porque consideraban que se les había negado la realización de un aborto no punible, en el contexto de embarazos donde ambos bebés tenían malformaciones. 

De esa denuncia sale una negociación amistosa (no hay un fallo de la Corte aún), en el que el gobierno vigente se comprometió a realizar una “Norma” para “aplicar” el artículo 121 del Código Penal. Cabe resaltar que dicho artículo no hace mención a enfermedades en el bebé para que sea utilizado por los jueces al tipificar el delito de un aborto.

Bebés con malformaciones

Tal y como lo señalé previamente, el aborto eugenésico, se realiza cuando existe algún tipo de malformación o enfermedad en el bebé, no solamente aquellas con pronóstico de vida reservado en la vida extrauterina. Es frecuente escuchar diversos argumentos en este escenario que apelan al sufrimiento de la madre por ese hijo enfermo, lamentablemente el dolor de esa madre seguirá ahí con o sin aborto, en este último incluso exacerbado por la intención de matar a ese bebé que está vivo dentro del vientre pero que tiene un pronóstico reservado en la vida extrauterina, donde puede ser que viva minutos, horas, días, meses y en casos excepcionales años.

La elaboración del duelo es muy diferente cuando hay un acompañamiento de ese embarazo en crisis, como lo están realizando al día de hoy en nuestro país, diferentes asociaciones de ayuda a las mujeres y a las familias gestantes en crisis.

Si nuestra consideración es el sufrimiento de la madre y la familia de ese niño o niña, entonces ¿cómo es que sí nos atrevemos a tratar una leucemia infantil? si eso va a someter al paciente, a la madre y a la familia a un sufrimiento no por nueve meses, sino por 3 años de tratamiento. ¿Qué va a pasar con los casos de trisomía 13 y 18 que no se diagnostiquen prenatalmente, es que al nacer y confirmar el diagnóstico vamos a empezar a matar bebés enfermos, discapacitados o con malformaciones porque dejarlos vivir significa “torturar” a las madres? Ya existen autores médicos que plantean el aborto post nacimiento, aduciendo que los mismos razonamientos que permiten el aborto en los países donde el aborto se encuentra legalizado, deberían también aplicarse al bebé recién nacido13.

Realidad mundial

No es la primera vez que en el mundo, el primer paso para legalizar el aborto libre es el llamado “aborto terapéutico”. Según las cifras del Ministerio de Salud Pública de Uruguay donde el aborto está legalizado desde el 2013. En el año 2017 de los 9719 abortos realizados, sólo el 0.05% fue por razones médicas, 0.04% por malformaciones en el bebé y 0.01% por violación, los casos restantes fueron por aborto por “propia voluntad”14.

¿Es bueno el aborto desde el punto de vista de la mujer?

El aborto no es una opción buena para la salud de las mujeres, ni desde el punto de vista orgánico ni psicológico. Todo procedimiento médico o quirúrgico tiene sus riesgos, eso lo sabemos todos los médicos, aún en las manos de los abortistas más expertos existe riesgo de perforación uterina, cervical o intestinal.

En el caso de los embarazos subsiguientes existe aumento en el riesgo de esterilidad y de parto prematuro. 

Desde el punto de vista psicológico el estudio del Dr. Fergusson del año 2013, autor declarado “pro choice”, ateo y racionalista, concluye que no hay evidencia de que el aborto tenga un efecto terapéutico para reducir los riesgos para la salud mental de las mujeres con embarazos no deseados o no intencionales y donde más bien se sugiere evidencia de que el aborto está asociado con un aumento de leve a moderado en algunas enfermedades mentales15. 

En otra publicación de la Dra. Coleman del 2011, se realizó una revisión y análisis de los estudios publicados desde 1995 al 2009, concluyendo que las mujeres que tuvieron un aborto experimentaron un 81% de aumento en el riesgo de problemas de salud mental16. Ningún estudio ha demostrado que el aborto beneficie la salud mental de las mujeres. 

Conclusión

Invito a toda la población a mantener una actitud crítica informada respecto a este tema y a verificar no solo los argumentos pro abortistas sino inclusive los que se presentan en esta publicación.

Como punto final pero de gran importancia, me solidarizo con las mujeres que por diversas razones han optado por la realización de un aborto voluntario clandestino o legal fuera de nuestro país, es claro que dicha decisión tiene efectos perdurables y no quisiera que más mujeres consideren siquiera la posibilidad de un aborto voluntario.

 

1 www.definicio.de

2 Regan L, Rai R. Epidemiology and the medical causes of miscarriage. Baillieres Best Pract Res Clin Obstet Gynaecol. 2000;14(5):839–854. doi: 10.1053/beog.2000.0123

3 Informe de resultados de la Evaluación de la Prestación de Servicios de Salud 2017

4 http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=33393

5 https://www.aciprensa.com/noticias/aborto-sera-legal-durante-todo-el-embarazo-en-nueva-york-38371

6 http://www.priestsforlife.org/resources/medical/suctionexplanation.htm

7 https://www.youtube.com/watch?v=CFZDhM5Gwhk 

8 http://www.pgrweb.go.cr

9 http://inec.cr/sites/default/files/documetos-biblioteca-virtual/repoblacevbmm2017.pdf

10 http://www.binasss.sa.cr/genero1.pdf

11 http://www.ccss.sa.cr/noticia?ccss-robustece-atencion-de-los-recien-nacidos

12 https://pani.go.cr/publicaciones/documentos/bibliografia-recursos-humanos/557-codigo-de-la-ninez-y-la-adolescencia

13 J Med Ethics. 2013 May;39(5):261-3. After-birth abortion: why should the baby live? doi: 10.1136/medethics-2011-100411.

14 https://www.gub.uy/ministerio-salud-publica/sites/ministerio-salud-publica/files/documentos/noticias/Presentaci%C3%B3n_0.pdf

15 Aust N Z J Psychiatry. 2013 Sep; 47(9):819-27. Does abortion reduce the mental health risks of unwanted or unintended pregnancy? A re-appraisal of the evidence.

doi: 10.1177/0004867413484597.

16 Br J Psychiatry. 2011 Sep; 199(3):180-6. Abortion and mental health: quantitative synthesis and analysis of research published 1995-2009. 

doi: 10.1192/bjp.bp.110.077230.

 

 

0
0
0
s2smodern