All for Joomla All for Webmasters

“No puede pensarse la Iglesia sin la cercanía al necesitado”

el . Publicado en Gran Tema

Monseñor Daniel Francisco Blanco Méndez, 
Obispo Auxiliar de San José

Monseñor Daniel Francisco Blanco Méndez, Obispo Auxiliar de San José, fue llamado por la Conferencia Episcopal de Costa Rica para liderar la Pastoral Social-Cáritas en nuestro país. Asegura que asume este nuevo reto en su servicio episcopal convencido de que tiene que aprender, escuchar y dejarse aconsejar por quienes conocen más de estos temas, “pero también con el deseo de servir de la mejor manera a tantas personas que esperan la cercanía de la Iglesia cuando están pasando momentos difíciles”.

El servicio que la Iglesia presta por medio de la Pastoral Social Cáritas es, para Monseñor Daniel, el cumplimiento del mandado de Cristo de amar al prójimo como a nosotros mismos. Por esto, afirma, “la misión de la Pastoral Social es parte esencial de la misión de la Iglesia”.

Laura Ávila Chacón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

A casi un año de su ordenación como Obispo Auxiliar de San José, ¿Qué reflexión hace del servicio episcopal al que el Señor le ha llamado?

En estos primeros meses de ministerio episcopal he experimentado la grandeza de Dios y su misericordia. Porque el hecho de que Dios me llame, con mis limitaciones, a servir a los hermanos desde este ministerio es sólo misericordia del Señor.

Estos meses, también, me han permitido comprender mejor la frase de San Agustín “para ustedes obispo, con ustedes cristianos”, porque el tener la posibilidad de visitar las comunidades, escuchar a los hermanos y hermanas que se acercan después de una Eucaristía de fiesta patronal o confirmación, me ha mostrado que Dios quiere que acompañe a los hermanos como pastor, pero que camine con ellos como un hermano.

La Conferencia Episcopal le ha pedido además que sea el obispo responsable de la Pastoral Social-Caritas en nuestro país, ¿Cómo toma esta nueva responsabilidad?

Este nuevo servicio, ciertamente lo tomo como una gran responsabilidad y con gran respeto. No ha sido el área en la cual me he desempeñado en estos años de ministerio, excepto el trabajo con la Pastoral Social de las parroquias donde he sido Vicario Parroquial y Cura Párroco.

Por eso digo que lo asumo con gran respeto, debo aprender de los que por muchos años han servido en este campo privilegiado de la Iglesia. Llego a Cáritas convencido de que tengo que aprender, escuchar y dejarme aconsejar por quienes conocen más de estos temas, pero también con el deseo de servir de la mejor manera a tantas personas que esperan la cercanía de la Iglesia cuando están pasando momentos difíciles.

Siendo la Pastoral Social el brazo visible de la presencia caritativa de la Iglesia en medio de la sociedad, ¿Qué valores deben inspirar el servicio que se presta desde ella?

En mi parecer, el valor que debe inspirar el servicio que desde Pastoral Social – Cáritas se realiza, es el valor de la cercanía. Nos corresponde ser cercanos a los hermanos que están sufriendo. Que sientan cercano a Dios por medio de quienes formamos la Iglesia. Que sientan cercana su misericordia, su amor y su compasión. Eso sólo se puede hacer cuando de verdad vivimos esa cercanía que se traduce -más que estar al lado del que sufre- en sufrir con ellos, padecer con ellos (compasión), “ponernos en los zapatos de ellos”.

¿Qué destacaría del trabajo realizado hasta ahora desde esta área de pastoral en sus distintos ejes de acción?

El trabajo de la Pastoral Social – Cáritas ha sido un trabajo de muchísimos años por lo que son muchos y muy distintos los trabajos que se podrían destacar de lo realizado durante este tiempo.

Ha sido de gran importancia el trabajo en asistencia con alimentos a las personas y familias, lo que llamamos diarios, casi todas las parroquias del país dan, aún hoy, este tipo de asistencia procurando una colaboración inmediata a tantas personas que no tienen cómo proveerse el sustento diario.

Destaco también todo el trabajo que se ha hecho en promoción como cursos, acompañamiento para la conformación de pequeñas empresas y asociaciones, en sectores cafetaleros, frijoleros y pesqueros, por ejemplo. Esto ha permitido a muchas personas tener un trabajo digno y estable.

Es importante destacar también el trabajo de distintas casas o albergues en las cuales la Pastoral Social – Cáritas atiende personas con alguna dificultad (recuperación de adicciones, personas en condición de callejización, personas VIH positivo, niñas en riesgo social, adultos mayores, migrantes y otros). Esto brinda ayuda y protección a personas realmente vulnerables y considero muy importante también destacarlo.

¿Qué siente que sea necesario promover, revisar, o reorientar en la Pastoral Social-Cáritas de nuestro país?

Siento que hay iniciativas en el ámbito de la promoción humana que han logrado mucho bien en algunos sectores, mencionaba antes las asociaciones de cafetaleros o de pescadores que han permitido crecimiento personal y económico en estos sectores.

Creo que esto es algo que se puede promover aún más y llegar a otros sectores vulnerables. Las iniciativas realizadas son, principalmente, en sectores rurales, pero se hace necesario también en sectores urbanos y marginales.

En toda gestión pública, hoy cobra una relevancia fundamental la transparencia y la rendición de cuentas, ¿Cómo se concreta ello en el quehacer de la Pastoral Social-Caritas de nuestro país de nuestro país?

La Pastoral Social – Cáritas cuenta con un departamento contable que permite rendir cuentas de todos los bienes administrados. Es claro que estos bienes deben ser administrados en favor de los más necesitados que son las razón de ser de la Pastoral Social, por eso ha habido preocupación de manejar de manera estricta la contabilidad y que se dé informes financieros con fidelidad y transparencia.

¿Cómo debe de ser la relación de la Pastoral Social de la Iglesia con el poder político y económico en un país como Costa Rica?

Esta relación debe ser de mutua colaboración, así ha sido por muchos años y considero que así debe seguir siendo. Es mucho lo que la sociedad civil ha aportado a la Pastoral Social -en infraestructura por ejemplo- y mucho lo que la Pastoral Social puede aportar y ha aportado a la sociedad costarricense.

Muchas veces se acusa a la Pastoral Social de ocupar el espacio y la función que instancias de gobierno y hasta ONGs pueden y deben hacer, ¿Qué diferencia tiene con ambas el servicio social prestado desde la Iglesia?

El servicio que la Iglesia presta por medio de la Pastoral Social Cáritas es el cumplimiento del mandado de Cristo de amar al prójimo como a nosotros mismos. Por esto la misión de la Pastoral Social es parte esencial de la misión de la Iglesia, no puede pensarse la Iglesia sin la cercanía al hermano necesitado, sin el cumplimiento del «Ve y haz tu lo mismo» que Jesús le dice al Maestro de la Ley después de la parábola del Buen Samaritano (Lc. 10, 37), o sin el «lo que hicieron a uno de estos pequeños a mí me lo hicieron» del discurso escatológico de Jesús en el evangelio de San Mateo (Mt. 25, 31ss).

Con esto, debo decir que más que una diferencia debe haber un compromiso de ser diferentes a cualquier ONG. Y esa diferencia estará en el acercarnos al otro viendo el rostro de Cristo.

¿Qué papel juegan, o están llamados a tener, los equipos diocesanos de Pastoral Social?

Los equipos diocesanos de Pastoral Social juegan un papel importantísimo de coordinación, acción y ejecución de todos los procesos que cada iglesia particular lleva adelante.

Hay que recordar que la Conferencia Episcopal tiene un carácter comunional y con el objetivo de promover el mayor bien posible entre las personas (can. 447), por lo que Cáritas Nacional, promueve y da subsidios especialmente formativos, pero la acción y la ejecución de los proyectos está en manos de cada diócesis, como Iglesia Particular, que hace presente en su territorio a la totalidad de la Iglesia, Una, Santa, Católica y Apostólica (can. 369).

En un mundo cruzado por el egoísmo y la avaricia, ¿cómo promover valores como la caridad y la solidaridad? ¿es una lucha contra corriente? ¿se puede ganar?

En mi experiencia no es una lucha contra la corriente, al contrario, existe en la generalidad de las personas un corazón solidario, eso se nota en las muchas campañas que se dan para ayudar a los más necesitados, sean estos habitantes de la calle, adultos mayores, personas con capacidades especiales, etc.

Lo vemos entre los jóvenes, cómo salen a hacer colectas para las campañas de construcción de viviendas o la Teletón.

Creo que debe canalizarse este deseo de ayudar que sigue existiendo en proyectos concretos y donde todos nos sintamos responsables y útiles para la sociedad. Además formando con el espíritu cristiano que decía anteriormente, de ver en el prójimo al mismo Cristo.

¿Cómo responder a esa inquietud permanente del Santo Padre de ir a las periferias de la existencia, no solo materiales, sino también espirituales y sociales presentes en el mundo de hoy?

Cuando el Papa Francisco habla de periferias existenciales indica la responsabilidad de la Iglesia de acercarse a aquellos que han sido descartados por la sociedad y que necesitan sentir de manera profunda que Dios los ama.

Y la respuesta que desde la Pastoral Social – Cáritas debe darse es precisamente con el compromiso de la cercanía a toda realidad humana, sin ningún temor o prejuicio, con capacidad de servir, de escuchar y de caminar juntos. Que toda persona humana se sienta amada y ninguna se sienta rechazada en el seno de la Iglesia que ante todo es Madre.

 

 

0
0
0
s2smodern