All for Joomla All for Webmasters

“El suicidio se alimenta de silencio”

el . Publicado en Entrevista

 

Con alarmante frecuencia se conoce de personas que se quitan la vida en nuestro país. La percepción no es para menos, pues casi un costarricense por día atenta contra sí mismo. Se trata de un problema de salud pública con muchas causas que confluyen en un acto desesperado ante el cual se impone el respeto, no la condena ni la indiferencia.

El Dr. Mauricio Campos es médico especialista en psiquiatría, miembro fundador y vicepresidente de la Asociación Costarricense de Estudio y Prevención del Suicidio (ACEPS). Como tal, es una de las personas más autorizadas en nuestro país para hablar del tema y para plantear, como lo hace, la urgente necesidad de aprender a identificar y atender a tiempo las señales que podrían advertir la inminencia del suicidio.

Laura Ávila Chacón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ante los últimos casos de suicidio en nuestro país, ¿hay motivos para alarmarse?

Las personas que estamos trabajando en prevención sí estamos alarmados, no de ahora, sino desde hace mucho tiempo, porque sabíamos que de una u otra forma la escalada de suicidios se estaba saliendo de proporción. Era un tema que requería atención desde hace mucho tiempo. Este problema viene más o menos desde el 2003, cuando pasamos la barrera de los 300 casos al año.

¿Cuál es la estadística que manejan de suicidios en Costa Rica? 

Según datos del OIJ, en el 2002 hubo 282 casos, en el 2003 fueron 329 y a partir de ahí no hemos bajado de 300 al año. El 2006 fue el año donde hubo más suicidios: 380, eso significa más de uno por día. Solo en el 2015 hubo 338. Entonces si pudiéramos hacer un promedio, entre el 2003 y el 2013 hubo unos 318 al año, esto nos da una tasa de 7 u 8 suicidios por cada 100 mil habitantes, una tasa que realmente debe motivarnos a hacer cosas.

Eso sin contar los intentos, que seguramente será muchos más…

Se dice que por cada suicidio hay de 10 a 20 intentos, muchos de los cuales ni se conocen, es decir, que de un promedio de 318 casos, tenemos una enorme cantidad de intentos, que hacen a esas personas mucho más vulnerables a cometerlo en algún momento de su vida. Esto evidencia que la situación se salió de control. 

¿Existe alguna población especialmente vulnerable?

El hospital psiquiátrico tiene una gran cantidad de niños, jóvenes y adolescentes que llegan con intentos de autoeliminación. Uno quisiera decir que el suicidio en niños no es posible, pero lastimosamente si es una realidad que se puede dar. Con esto lo que quiero decir es que los intentos de suicidio son algo que desde hace tiempo está aumentando, pero hasta ahora le estamos poniendo atención, creo que ya nos agarró un poco tarde, pero no significa que no podamos hacer nada

¿De qué se alimenta el suicidio?

El suicidio se alimenta del silencio, entre más silencio haya más personas se suicidan, mientras más podamos hacer que las personas hablen y pidan ayuda a tiempo eso previene más el suicidio, pero hay que empezar y nuestra idea es sensibilizar y capacitar de forma responsable, es decir hablar sobre factores de riesgo, de qué hacer cuando detectamos a una persona con tales características, cómo ayudarlas a que no tengan miedo de decir que han pensado en morirse o matarse y que busquen ayuda y que los demás no tengamos miedo tampoco a preguntar.

¿Cómo combatir el silencio si muchas veces son situaciones que se llevan en el alma?

Muchas veces las personas dan señales que no son precisamente verbales, entonces no es siempre a través de la palabra sino de los actos. Hay que tener en cuenta que algo está pasando con la persona que no puede manejar, puede ser que tenga un nivel de desesperación muy fuerte que sea necesario abordar apropiadamente a través de la terapia, de tratamiento con medicación si fuera necesario, de apoyo emocional de los padres, del grupo de la Iglesia, o de los amigos, hay muchos factores que pueden ser preventivos.

¿Hay grupos de riesgo identificados?

Se habla de poblaciones de riesgo, entre ellas las personas con depresión, aunque no podemos decir que toda persona que se suicida está deprimida, pero si hay una relación importante entre la depresión y el suicidio y tenemos que entender la depresión como un trastorno con un trasfondo físico, un trasfondo psicológico y hasta un trasfondo espiritual. Después están las personas que dicen o hablan de que desean morirse o suicidarse, ellos también son una población de riesgo, que lo que hacen es pedir ayuda. También están los sobrevivientes del suicidio, que son quienes han vivido el suicidio de una persona que han querido mucho, un familiar, un amigo, una novia, un papá… y que quedan muy afectados en un duelo del que no se pueden recuperar fácilmente. Luego están las personas que tienen un trastorno psiquiátrico y que pasan momentos de descompensación como una persona con esquizofrenia, con trastorno bipolar en fases maniacales o depresivas, o una persona con ataques de ansiedad o de pánico. 

¿Cuánto debe durar una depresión?

Los criterios y diagnósticos indican que cuando persiste más de dos semanas puede empezar a considerarse que hay una depresión. Existen grados mayores, moderados, depresiones leves y se tratan de formas diversas, a veces puede abordarse con terapia, apoyo, contención, pero de moderada a severa ocupan tratamiento farmacológico. La gente a veces le tiene mucho miedo a los medicamentos pero es parte de la ignorancia, pues debe considerarse como un abordaje conjunto a la psicoterapia. El apoyo terapéutico es muy importante así como el abordaje familiar y médico de la situación.

¿Cuáles son los factores precipitantes del riesgo suicida?

Cuando una persona está viviendo violencia, abuso, violación, o trauma. Personas que  viven momentos de debacle económica, donde hay pérdida de empleo o deudas muy fuertes a veces disolución de una relación de pareja, conflictos con bullying… todas esas circunstancias pueden ser propensas para que una persona llegue a la desesperación total y pase al suicidio.

¿El suicidio es una decisión?

No es una decisión, es un acto desesperado. El suicida no desea morir, sino dejar de sentir lo que siente. Sufre una crisis emocional y un sentimiento tan abrumador que no puede manejarlo, esa es la crisis suicida, es una sensación de que necesita salir de eso y que no puede seguir sintiéndose así. Por eso, si la crisis suicida es abordada a tiempo, o cuando rescatan a la persona y la llevan al hospital y le dan terapia, muchas veces lo primero que dice es “no sé qué me pasó”. De ahí la importancia de la contención y el apoyo, no se debe culpabilizar, sino dejar que la persona hable y que descargue su enojo, su tristeza, su ira o su miedo hasta que diga “ya me siento mejor”. 

Una persona con ideas suicidas, ¿Cómo puede luchar contra ellas?

Si pudiéramos darle un mensaje a las personas que tienen un riesgo suicida o que han pensado en morirse o hacerse daño, es que deben buscar ayuda y hablar del asunto, deben romper el silencio, que la persona no tenga miedo de buscar a alguien para ser escuchado, pueden ser líderes formados, sacerdotes, clínicas, entre otros, ojalá sean personas que escuchen y que cada uno ayude desde su especialidad. La forma de abordar la situación es en red, donde todos estemos sensibilizados y se pueda seguir ayudando a esta persona. 

¿Hay zonas más propensas al suicidio?

Talamanca, La Cruz, San Ramón y la Zona de los Santos. En ellas ya se han desarrollado comisiones de trabajo de prevención, les hemos dado acompañamiento, porque cuando la situación emerge es cuando la comunidad nota que algo está pasando. En cada caso hay que investigar y analizar y de la misma comunidad deben salir las soluciones. 

¿Por qué el dolor emocional puede más que el dolor físico en quienes se suicidan?

El suicidio no tiene una causa como si fuera un cortocircuito, no, se trata de una causa intrapersonal que tiene que ver con nosotros, con nuestras relaciones, como cómo nos sentimos y cómo nos vinculamos. Es por eso que el abordaje con el paciente suicida es con su familia, porque tiene que ver con nuestras emociones y representa un estado emocional de sufrimiento inaguantable. Si logramos bajar ese dolor psicológico la persona normalmente desea vivir, pero en el momento de mayor dolor psicológico tenemos que contenerlo, pues estamos frente a la crisis suicida. 

¿Cómo puede ayudar la Iglesia?

Ocupamos de la Iglesia comprensión y acompañamiento, sensibilizada para apoyar a familias que han perdido gente por suicidio. Dentro de la Iglesia también hasta hace unos años se consideraba que la persona suicida era pecadora, ahora hay sacerdotes más sensibilizados que saben que la depresión tiene que ver con el suicidio, que se trata de un acto desesperado, no de un pecado, sino de desesperación llevada al límite, y que cualquiera de nosotros puede llegar a un punto así, y ese es el momento cuando se ocupa ayuda. 

¿Le preocupa la indiferencia y la poca sensibilidad con la que algunos se refieren al suicidio en redes sociales y otros medios?

Precisamente es lo que tratamos de evitar, haciendo que la gente visualice que es una situación que le puede pasar a cualquiera de nosotros, nuestros hijos, papás, o familiares. 

¿Una vida espiritual arraigada aleja el suicidio?

Qué difícil. En las estadísticas se habla de que las personas creyentes o que tienen un vínculo religioso tienen una estadística menor de suicidios que la gente que no tiene un vínculo religioso, y podría ser por varias cosas: por la sensación de que es algo negativo que puede afectar tu vida posterior, pero también se habla de ese vínculo con otras personas y la posibilidad de confiar espiritualmente, pero no lo sabemos del todo, se dice que hay menos posibilidad de suicidios en personas religiosas que en personas no religiosas, por ejemplo entre musulmanes, judíos, católicos y cristianos normalmente hay menos cantidad de suicidios que en personas que no profesan ninguna religión, sin embargo, tenemos que tener en cuenta que no es precisamente un factor, pues pueden haber otros muchos factores de riesgo. 

 

0
0
0
s2smodern