All for Joomla All for Webmasters

¿Son inmorales las donaciones para restaurar Notre Dame?

el . Publicado en Actualidad

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En tan solo un día se recaudaron más de 900 millones de euros para las obras de restauración de la Catedral de Notre Dame, en París, severamente dañada por las llamas. No faltó quienes criticaran la recolección de tal cantidad de dinero en tan poco tiempo cuando hay problemas como el hambre, la pobreza y la destrucción del medio ambiente en otras partes del mundo.

Tras el incendio el pasado 14 de abril del histórico y emblemático templo catedralicio de más de 800 años de antigüedad, se inició una campaña para restaurarlo. Esto dio paso a una discusión sobre los dilemas morales al respecto.

Cabe aclarar que la Catedral de Notre Dame pertenece al Estado Francés, aunque es un lugar de peregrinación y oración donde llegan cristianos de todo el mundo, de hecho, todos los días se celebraba ahí la Santa Eucaristía. 

Se consultó al respecto al Padre Daniel Vargas, especialista en Moral Cristiana, quien opinó que a raíz de los acontecido se demuestra que la pobreza es una decisión política y un problema de distribución de la riqueza. 

“¿Reaccionamos igual ante otros problemas?”

En primera instancia, el sacerdote se refirió al valor religioso, artístico, histórico y cultural de la Catedral de Notre Dame.

“Para una comunidad cristiana es muy doloroso ver quemarse un templo tan emblemático, no sólo por ser la catedral de una gran ciudad, sino porque es casa de Dios y lugar religioso para el encuentro de muchos con su Dios”, mencionó.

El especialista reconoce que las informaciones sobre el poco tiempo en que se recogió tal cantidad de dinero pueden generar sentimientos encontrados y hasta en conflicto.

Por otro lado, destaca cómo un incidente así puede conmover tantas voluntades, incluso de gente no practicante, y hasta no creyente, pues se entiende que es parte del patrimonio histórico de ese país, tanto como la Torre Eiffel.

El sacerdote observa también que el gobierno francés tiene un interés particular en restaurar el templo debido a las grandes divisas que le genera por turismo, ya que es de los lugares más visitados de Europa. De paso -añade- es una oportunidad para la administración gubernamental de levantar su imagen, golpeada fuertemente por crisis económicas y sociales.

El Padre Vargas afirma que el problema no está en que ciertos millonarios se hagan publicidad con inmensas donaciones, pues “tienen el derecho y la posibilidad de mercadear su solidaridad”. 

“El asunto -agrega- detona la cuestión moral, cuando nos pregunta como humanidad y sociedad si somos capaces de reaccionar igual ante otros grandes problemas del mundo de hoy, como la pobreza o el desastre ecológico”, aseveró.

Una dura interpelación

El sacerdote puso como ejemplo una imagen montada compartida en redes sociales donde aparece un chico en un precario, quien ante lo ocurrido con el incendio en Notre Dame se preguntaba: ¿Será que a nosotros nos hace falta ser patrimonio o a ellos les falta humanidad?”.

Esto -apuntó- es una dura interpelación a la consciencia humana, pues “ante un monumento de la grandeza del hombre, por su arte, historia, identidad cultural y hasta por su valor religioso, conmueve y nos hace reaccionar tan solidariamente, pero la denigración, carencia y abandono de otros seres humanos, también templos vivos del Espíritu Santo, o ver cómo destruimos el planeta, no nos conmueve ni nos hace reaccionar,”.

El Padre Vargas destaca dos lecciones de este acontecimiento, primero la necesidad de resguardar y prevenir ese tipo de desastres con los grandes tesoros de la humanidad, que son patrimonio universal, así como que erradicar la pobreza es una decisión política y un problema de distribución de la riqueza.

 

0
0
0
s2smodern