All for Joomla All for Webmasters

“Las familias deben ser cautas con su presupuesto”

el . Publicado en Actualidad

Laura Ávila Chacón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Desde finales de agosto pasado, el precio del dólar viene experimentando un aumento que preocupa a quienes siguen el ritmo de la economía nacional. 

Aunque la tendencia se ha revertido un poco en los últimos días, expertos consideran que se trata de un comportamiento al que se debe de prestar atención, especialmente por las familias, que deben de ser muy cautas con su presupuesto.

El economista Melvin Garita explica que, en términos generales,  todas las personas que tienen sus ingresos en colones, sin distingo de estrato socioeconómico, se verán empobrecidos por el aumento en el tipo de cambio, debido a que los bienes importados, los servicios y propiedades que se cotizan en dólares, les saldrán más caros.

Además, afirma que cuando se presentan períodos de depreciación como el actual, la inflación tiende a aumentar, lo que además de encarecer el costo de la vida, hace que las tasas de interés tengan presión al alza, haciendo que las cuotas de los préstamos aumenten.

“Un aspecto adicional, es la incertidumbre que genera en empresas y personas, lo que puede provocar que la inversión disminuya o se contraiga, lo que afecta negativamente el crecimiento económico y la generación de empleos, lo que además provoca presiones a que más personas caigan en la pobreza”, aseguró.

Precaria situación de las finanzas públicas

Ante la pregunta de si se puede revertir este efecto de alguna manera o es algo irreversible, el especialista afirma que en el cortísimo plazo la principal causa de la escalada del tipo de cambio se debe a la especulación sobre la imposibilidad de que el Gobierno no pueda pagarle al Banco Central la deuda que contrajo a través de las Letras del Tesoro.

Esta situación, estima, se deriva de la precaria situación de las finanzas públicas, por lo que a su juicio es necesario corregir el problema financiero del Gobierno para que estas presiones disminuyan.

“El principal determinante del tipo de cambio es la productividad de una sociedad, por lo que además de corregir el problema fiscal, es necesario mejorar nuestra infraestructura de transporte, la oportunidad de la salud pública, la calidad de la educación pública, impulsar la educación técnica y flexibilizar nuestro mercado laboral, esos factores impulsarán la inversión, el crecimiento económico, la generación de empleo y la disminución de la pobreza”, aseguró.

Específicamente en este punto, Garita afirma que definitivamente la pobreza, definida como la imposibilidad de poder conseguir los recursos necesarios para poder comprar alimentos, servicios públicos, vivienda o vestimenta, “aumenta debido a que estos se vuelven más caros, además de que la incertidumbre que generan estos procesos de depreciación dificulta la toma de decisiones de las personas, con lo que las posibilidades de empleo disminuyen”.

Medidas que se deben adoptar

Por este motivo, la actitud más razonable que una familia debe de adoptar ante este escenario de incertidumbre, es ser muy cautas con su presupuesto: “Históricamente períodos como estos, e incluso otros aún peores, han señalado la importancia del ahorro en una sociedad. Las familias deben ser cautas con su presupuesto y tener muy claro cómo están gastando sus ingresos”.

En la medida de lo posible, explica, sus ahorros deberían estar en bienes que se protejan de la inflación y en monedas fuertes como el dólar, esto con el objetivo de protegerse de la pérdida de poder de compra que implica la depreciación de la moneda y la inflación.

Magisterio contra el consumo excesivo y desordenado

“El fenómeno del consumismo produce una orientación persistente hacia el «tener» en vez de hacia el «ser». El consumismo impide distinguir correctamente las nuevas y más elevadas formas de satisfacción de las nuevas necesidades humanas, que son un obstáculo para la formación de una personalidad madura. 

Para contrastar este fenómeno es necesario esforzarse por construir estilos de vida, a tenor de los cuales la búsqueda de la verdad, de la belleza y del bien, así como la comunión con los demás hombres para un crecimiento común sean los elementos que determinen las opciones del consumo, de los ahorros y de las inversiones. 

Es innegable que las influencias del contexto social sobre los estilos de vida son notables: por ello el desafío cultural, que hoy presenta el consumismo, debe ser afrontado en forma más incisiva, sobre todo si se piensa en las generaciones futuras, que corren el riesgo de tener que vivir en un ambiente natural esquilmado a causa de un consumo excesivo y desordenado”.

Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 360.

 

0
0
0
s2smodern