All for Joomla All for Webmasters

Propósitos para el año nuevo

Se acerca el final de este año 2018 y es natural mirar atrás lo vivido para recordar todas aquellas cosas, buenas o malas, que han marcado estos últimos doce meses de vida.

Estarán en la mente los encuentros y las despedidas, los logros y los fracasos, los éxitos y las pérdidas en el gran cuadro multicolor de zonas luminosas y oscuras que conforman la existencia humana.

Desde la fe, todo lo vivido es parte del plan de Dios, y es perfecto porque corresponde a su voluntad que siempre quiere el bien para sus hijos amados, aunque muchas veces sus caminos sean incomprensibles para la mente humana.

Este fin de año podemos hacer un balance personal de todas las formas en que nos adherimos a ese plan o por el contrario, de las veces en que haciendo un mal uso de nuestra libertad, nos alejamos de él y sufrimos las consecuencias.

Pero también podríamos hacer un análisis como colectividad, en la suma de nuestras voluntades, acciones y omisiones, para determinar cuánto avanzamos o retrocedimos del anhelado bien común y de principios como la solidaridad, la caridad y la paz.

Costa Rica vivió en el año 2018 horas muy amargas de confrontación. La división volvió a unos contra otros y perdimos el sentido de la hermandad. Como sociedad no fuimos capaces de canalizar nuestras diferencias por la vía del diálogo sereno y de altura. Las amenazas y descalificaciones estuvieron a la orden del día.

El 2019, tal y como lo ven los especialistas, no parece muy distinto. La crispación social es evidente y no se acaba pateando la bola para adelante o simplemente viendo para otro lado.

Es necesario restaurar los puentes de encuentro social y reconstruir los canales del diálogo y la humildad, que tanto ha faltado en los últimos meses.

Por eso, al tiempo que recordamos, debemos de plantearnos nuevos propósitos para el año que viene. Propósitos personales, familiares, empresariales, gremiales, eclesiales y hasta gubernativos en los que no haya cabida para el egoísmo malsano ni para el desprecio o la falta de consideración con los demás.

Las diferencias tienen que sentarnos a dialogar, sin apasionamientos ni fundamentalismos, con la ciencia en una mano y la razón en la otra, sobre los grandes temas de la agenda nacional.

En el 2019 tendremos que hablar de desarrollo y de economía, de justicia social, de empleo, de competitividad, pero también de familia, de la dignidad de la vida humana, de migración, de cultura de paz y de lucha contra la corrupción.

La agenda es amplia y compleja, y necesita del aporte de todos para sacar de cada uno de esos grandes temas oportunidades para el crecimiento humano integral de nuestra población.

Por eso este 31 de diciembre, cuando hagamos nuestros propósitos de año nuevo, no pensemos solo en nuestro bien. No deseemos solo nuestra felicidad, nuestra comodidad y nuestra propia alegría. No vivimos solos en este mundo. Estamos rodeados de personas con las que interactuamos, y que también merecen tener lo necesario para vivir, cumplir sus sueños y ser felices.

Somos, en suma, parte de la gran familia humana, donde el bien o el mal de uno de sus miembros tiene repercusiones sobre el resto. No lo olvidemos.

Solo así haremos que el 2019 pase a la historia no como un año de conflicto, sino como un tiempo de encuentro, de sensatez y responsabilidad con nuestro propio futuro y el de nuestros hijos.

Que la paz y la misericordia del Señor, que se hizo hombre para salvarnos, nos proteja y oriente durante el año que empieza. ¡Santo y feliz 2019 Costa Rica!

 

 

0
0
0
s2smodern