All for Joomla All for Webmasters

Educación en crisis

El Informe del Estado de la Educación 2019 es desolador. Muestra en toda la gravedad de su extensión el mal que recorre el sistema educativo costarricense y la persistencia de carencias fundamentales que atentan contra el derecho humano a una formación de calidad de nuestros niños y jóvenes.

Pocos problemas nacionales como éste representan una afrenta tan seria para el presente y el futuro de nuestra vida en sociedad. Hablamos de la suerte de las generaciones de costarricenses que en poco tiempo tendrán en sus manos el rumbo de la nación.

El resultado, como tantas veces lo hemos denunciado, es la profundización de la brecha social que en Costa Rica aleja cada vez más a los ricos de los pobres. 

Los primeros, que pueden pagar educación privada de primer mundo, acceden a certificaciones internacionales, bilingüismo, programas integrales de formación académica, deportiva y cultural, así como una permanente preparación docente, mientras los segundos son dejados a su suerte en una maraña de debilidades estructurales, mala preparación de los maestros, múltiples factores de exclusión, infraestructura deficitaria y encima, los efectos de las extenuantes huelgas magisteriales que buscan conservar el estatus quo de las condiciones laborales de sus agremiados.

Se constata en el más reciente Informe del Proyecto Estado de la Nación que la ampliación de la cobertura educativa no es sinónimo de calidad en los servicios, y que las reformas curriculares se adaptan de modos muy diferentes en las escuelas y colegios.

También, la paradoja de que el estilo de gestión de parte del Ministerio de Educación Pública obstaculiza poder alcanzar los objetivos nacionales en educación, cuando evidentemente debería de favorecerlos.

La conclusión de los investigadores es demoledora: en la práctica, los estudiantes tienen poca prioridad dentro del sistema educativo y existen grandes dificultades institucionales para atender sus necesidades de aprendizaje.

Surge la pregunta, ¿y entonces quién es prioridad en el sistema educativo costarricense? ¿Dónde está el énfasis de los miles de millones de colones que se le giran al MEP cada año? Con crudeza debemos reconocer que la prioridad es el sistema mismo, que existe estancado, sin una dirección clara, sin mecanismos de evaluación ni de corrección, sin estándares a los cuales apegarse ni métricas de desempeño, ni siquiera con capacidad efectiva para tomar decisiones al más alto nivel.

¿En qué estuvieron los últimos jerarcas del Ministerio de Educación Pública?, ¿Dónde están sus reformas y sus visiones “eclécticas” de la educación costarricense? ¿Adónde se reflejan sus perspectivas cosmopolitas y pensamientos de avanzada? ¿Qué está haciendo hoy el MEP por corregir estos rumbos tan desviados y estas gestiones tan deficientes y vergonzosas?

El propio Informe propone al país una alternativa, la más difícil y para la que se requiere un mayor compromiso: transformar la docencia y la gestión educativa de modo disruptivo e innovador, con urgencia, eliminando cuellos de botella que reproducen inercias e ineficiencias en áreas claves del sistema educativo. 

Se trata, en síntesis, de cambiar la manera de hacer las cosas, para obtener mejores resultados y maximizar el aprovechamiento de los recursos que el país ya dedica a la educación. 

En este sentido, se plantea que las reflexiones sobre la política educativa se centren en el tema de cómo efectuar de forma distinta la gestión del sistema, suprimiendo normas, prácticas y hábitos anquilosados. Asimismo, se reafirma la necesidad de seguir observando el mandato constitucional vigente sobre la inversión pública en educación. 

Es indispensable promover, a corto plazo, transformaciones profundas, con sentido práctico, sobre un conjunto selectivo de áreas sustantivas del sistema educativo, las cuales contribuirían a optimizar la inversión, la mejora en la calidad de los procesos de enseñanza - aprendizaje y la ampliación de la educación técnica.

Y todo ello con carácter de emergencia nacional, antes de que la crisis donde está sumida la educación nacional, no tenga vuelta atrás.

 

0
0
0
s2smodern