All for Joomla All for Webmasters

“La Iglesia ha sobrevivido porque el Espíritu Santo está detrás”

  • Sacerdote historiador Pbro. Ricardo Bendaña SJ 

Sofía Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El sacerdote historiador Ricardo Bendaña SJ, nacido en Guatemala, realizó el pasado 27 de junio en el Centro Nacional de Catequesis la presentación de su libro Historia Universal de la Iglesia, escrito según él por “el gran vacío de cultura cristiana” que existe en la actualidad.

Bendaña fue becado hace 30 años por la Diócesis de Rottenburg, en Alemania, lugar donde inició con la investigación histórica de la Iglesia. Con el tiempo se convirtió en académico de la Academia de Geografía e Historia.

Hace cuatro años, en el Colegio Pío Latinoamericano de Roma, su entusiasmo por la historia volvió: “Detecté que hay pocos conocimientos históricos sobre lo que es la Iglesia, incluso mucha gente dice que da lo mismo pertenecer a cualquier Iglesia porque todas llevan a Dios, y no, Jesucristo fundó una Iglesia”, expresó. 

Durante su estancia en Roma y con tanta facilidad de acceso a archivos eclesiales, comenzó a escribir. En entrevista a Eco Católico, comentó que lo hizo pensando en América Latina y que el libro tiene un fundamento histórico serio, al que trató de darle un ritmo como de novela, e hizo un esfuerzo de síntesis muy grande en el que abarca 2000 años.

“Quise ordenar para facilitar que la gente tenga una visión general de qué pasó, le di particular importancia a la separación de la Iglesia ortodoxa y a la Reforma Protestante con mucho respeto para ellos”, comentó. 

“Estamos en una época -continuó- en que hay que buscar todo lo que nos une y dejar lo que nos separa que ya nos peleamos mucho por eso, de hecho, esa es la línea que lleva el Papa actualmente y eso responde como a un desafío muy grande que tenemos las grandes religiones del mundo”.

En el libro, dijo, “insisto mucho que se tome en cuenta que la Iglesia está constituida por seres humanos y por consiguiente está llena de gracia y de pecado, pero que la Iglesia ha sobrevivido no por nosotros, sino porque el Espíritu Santo está detrás”. 

El tema de su libro “Historia Universal de la Iglesia” es ambicioso, ¿Cómo condensar dos mil años de camino y tantísimas experiencias alrededor de la fe en un libro?

Primero, he tenido que dar clases de historia, hice muchas fichas, incluso usé el Internet y después lo fui ordenando todo. Hice el esquema general de la historia de la Iglesia que en el libro está resumido en 29 capítulos, ordené las fechas en el capítulo que correspondía.

Tomé mucho dato, leí bastante de las historias e incluso hablo de un texto que es de los más importantes que hay: “Histoire de L´Eglise, depuis les origines jusqu´a nous jours”, compuesto por 36 volúmenes, algunas historias sintéticas, otras muy amplias. 

También tuve acceso al Archivo Secreto del Vaticano, hay que hacer muchos trámites y ser historiador para que te dejen entrar, con una serie de condiciones. 

He consultado a los mejores autores, fuentes auténticas sobre el tema para ser más objetivo. En este libro he citado cerca de 25 libros clásicos de la historia. 

¿Por qué es importante no perder de vista la historia de la Iglesia de cara a los grandes retos que enfrentamos los creyentes hoy en día?

Es importante siempre consultar a la maestra de la vida que es la historia, todos tenemos raíces, personas, instituciones, todos somos resultado de procesos y es importante saber de dónde vienes y lo que has aprendido, incluso de los errores para bien del futuro y no caer en lo mismo. El subtítulo del libro dice: “No avanza quien olvida sino quien recuerda”, yo no escribo historia solo para que digan qué bonito fue el tiempo de antes, no, ¿qué aprendí?, ¿qué me enseñaron?, tengo que ser agradecido con los que hay detrás de mí. El reflejo de la evolución de mi familia es también reflejo de todo el mundo, pero también es un motivo para agradecer. 

Una de las motivaciones para escribir este libro es que estoy convencido de que la Iglesia Católica es la única fundada por Cristo. Cristo fundó una Iglesia, no un montón, entonces para estar seguro de mi fe y de mi pertinencia a esta Iglesia tengo que averiguar mis antecedentes y tengo que investigar, por ejemplo, si realmente la línea de los 266 Papas que ha existido hasta ahora, ha sido una línea que ha tenido continuidad. En ese sentido considero que es importante recordar para avanzar.

¿Qué momentos dentro de la historia de la Iglesia señalaría como puntos de inflexión, claves o decisivos, para entender la Iglesia tal y como la conocemos hoy?

En el año 70 después de Jesucristo, la destrucción de Jerusalén, porque los cristianos que eran judíos la mayoría, tuvieron que salir al destierro y se sintieron perdidos y estando dispersos por el mundo, comenzaron a ser mejores cristianos, menos judíos. 

Segundo momento, me parece en la época de Constantino, el Edicto de Milán, año 313. Se pasa de la Iglesia perseguida a la Iglesia vinculada con el poder, para bien y para mal.

En el año 800, la Constitución del Sacro Imperio Romano Germánico marca una gran división. En el Siglo XVI, la Reforma Protestante, otro momento puede ser el Cisma de Oriente, en el año 1054. Al dividirse los ortodoxos y orientales, Roma y Constantinopla, se causa un impacto profundo en la Iglesia. 

También el Concilio Vaticano II (1962-1965), marca otro punto, porque es cuando la Iglesia se actualiza, asumen el mundo. Finalmente, el Pacto de Letrán (1929), por el cual la Iglesia renuncia a los estados pontificios y reconoce a Italia como un país independiente. Mientras que Italia reconoce el Estado Vaticano como un país independiente.

Los claroscuros en la historia de la Iglesia, cuando parece que la parte humana se impone a la divina, ¿cómo son abordados en su obra?

No es un libro que da detalles, nada más cuento. Reconozco que en la Iglesia hay errores, por ejemplo, la edad oscura, pero no hago juicios de valor. Hay que tomar en cuenta que esto es una historia general, no específica. La historia general es una visión panorámica, te sirve como un mapa que señala todo el recorrido y si usted quiere conocer alguna parte en el camino, investigue o consulte alguna parte que le interesa.

Reconozco que hay errores y que los sigue habiendo, como también reconozco que ha habido grandes aciertos. Reconozco que la historia de la Iglesia es una historia humana, pero también impulsada por la gracia del Espíritu Santo, como Jesucristo fue verdadero hombre y verdadero Dios. 

La Iglesia es una institución humana, pero tiene algo de divino y ¿qué prueba que tiene algo de divino?, una cosa que se llama la resiliencia, es decir la capacidad de vivir experiencias fuertes, adversas y salir de ellas más fortalecido.

La Iglesia vivió crisis sumamente difíciles que parecían que era el final, como todas las ideologías e imperios, pero no fue el final, se repuso. En los momentos más difíciles es cuando Dios regala grandes santos y grandes iniciativas a la Iglesia. Por ejemplo, en el siglo XVI se da la Reforma Protestante, pero al mismo tiempo aparecen grandes santos y grandes reformadores. Hoy estamos en un momento muy difícil, pero creo que, así como hay gente que se aleja, hay gente que se reafirma y que son de alta calidad.

El testimonio de los primeros cristianos, ¿Qué nos dice hoy?, ¿Somos tan diferentes o más bien compartimos similares problemas, gozos y esperanzas?

Creo que todos los seres humanos tienen en el fondo cosas en común, en la forma van variando progresivamente y últimamente se cambia más rápidamente. Antes para cambiar una costumbre había que esperar un siglo, hoy en cuestión de una semana se pueden cambiar comportamientos.

¿Por qué es importante que, en particular los catequistas, conozcan la historia de la Iglesia?

Cada cosa que ellos enseñan comenzó en algún momento y tiene un por qué, entonces para saber cómo comenzó todo, el por qué, cuál era la idea original y cómo es ahora, tienen que ver cómo pasó y cómo evolucionó, de dónde vino, en ese sentido es importante.

¿Cómo compaginar la historia de la Iglesia, relativamente reciente en América Latina, con la de la Iglesia en Europa y Asia? 

Eso se explica en el libro, es decir es la misma Iglesia. En un principio vinieron misioneros de Europa y ellos trasladaron no solamente la doctrina sino las costumbres de sus propios países, sin embargo, una vez que la Iglesia ha echado raíces comienza a adaptarse a América Latina. La Iglesia se encarnó en las culturas latinoamericanas, al principio se puso como algo obligatorio, pero los habitantes originales de América conservaron muchas de sus tradiciones escondidas y después las fueron aplicando, hoy la religiosidad popular latinoamericana es muy diferente a la española, todo el sentido de fiesta, de procesión, cantos, música como que fue echando raíces en América Latina, se entiende que tienen un origen, pero cada una va teniendo su especialidad. Más aún, en la Iglesia hoy se quiere más la unidad en la diversidad, que seamos uno en los elementos fundamentales, pero respetando el modo de ser de cada quién.

¿Qué significa el Concilio Vaticano II dentro del conjunto de la historia de la Iglesia?

Siento que la Iglesia Católica ha evolucionado bastante, sobre todo del Concilio Vaticano II para acá en varios campos: Primero que se le da su lugar a los laicos que eran católicos de segunda clase. Segundo, que se nos enseña a leer los signos tiempos, abrir los ojos y ver la situación del mundo. Tercero, tenemos celebraciones litúrgicas adaptadas a nuestros idiomas y culturas. Cuarto, que hay un entorno fuerte a la lectura de la Biblia, a la Palabra de Dios. Quinto, el énfasis en la vocación universal a la Santidad. Y finalmente, la insistencia en el compromiso de los cristianos para construir un mundo más justo.

 

El libro se puede adquirir en las oficinas y secretariados de catequesis de cada diócesis a un precio de ¢2500 colones

 

 

0
0
0
s2smodern