All for Joomla All for Webmasters

“Necesitamos la oración del Pueblo de Dios por nuestra santificación” 

  • Pbro. Fernando Muñoz, Vicario  Arquidiocesano para la Vida del Clero

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El pasado 8 de diciembre, Mons. José Rafael Quirós, Arzobispo Metropolitano, decretó un Año de Oración por la Santificación del Clero, el cual se extenderá hasta el 24 de noviembre de 2019. El padre Fernando Muñoz, Vicario para la Vida del Clero de la Arquidiócesis de San José, habló sobre las razones y la importancia de este decreto.

¿Cómo nació la iniciativa de un Año por la Santificación del Clero?

La idea provino de un laico, el doctor Gustavo Soto, director de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica. Me dijo que ante tanta situación vivida en el clero ¿por qué no hacer una oración o una Hora Santa en toda la Arquidiócesis por la Santificación de los Sacerdotes? Llevé la idea a la Comisión del Clero y en la reunión comenzaron a surgir inquietudes, entonces se pensó en una jornada. Se decidió crear una subcomisión coordinada por el Pbro. Gerardo León, acompañado por laicos. Luego se hizo una propuesta y se presentó a Monseñor Quirós, quien dio el visto bueno para un Año de Oración por la Santificación del Clero.

¿Por qué un Año? 

Se tomó como referencia aquel Año Sacerdotal (19 de junio de 2009 - el 11 de junio de 2010) promulgado por Benedicto XVI. Fue muy bonito pero ¿qué pasó después? Mucha gente se dedicó a resaltar la figura del sacerdote y la realidad de lo que somos en la persona de Jesús, eso está bien, es una dimensión importante, pero en esta ocasión más que resaltar la vida sacerdotal, queremos suplicar a Dios misericordia por los errores que hemos cometido los sacerdotes, por las faltas contra el Pueblo de Dios y pedirle al Pueblo de Dios que nos apoye con su oración.

También es necesario mencionar que el error que cometen algunos no puede llevar a generalizar, el error mío es mío, no puedo decir que todos mis hermanos sacerdotes hacen lo mismo. El punto dos del decreto firmado por Monseñor dice muy bien: “Que la fragilidad es una condición intrínseca a la esencia misma del ser humano y, sin excepción, los sacerdotes necesitan de la oración personal y la de todo el pueblo de Dios”.

¿Qué espera usted que deje este Año?

Espero después de este Año mayor conciencia, primero en los sacerdotes, que necesitamos de la gracia de Dios para salir adelante. Asimismo, mayor conciencia en el pueblo de Dios, pues no es la crítica destructiva o la desautorización lo que nos va a llevar a salir adelante, sino su oración por nuestra santificación. 

¿Qué acciones se toman para celebrar este Año de Oración? 

La Comisión del Clero ha desarrollado un programa en tres áreas: Personal, Vicaría y Clero Arquidiocesano. Esto incluye ejercicios espirituales, jornadas de oración y formación, entre otras actividades. 

Hemos pedido apoyo a la Comisión de Liturgia de la Arquidiócesis de San José que nos ayude con insumos para resaltar momentos importantes del Año Litúrgico, con los cuales podamos brindar un medio, a los fieles y a los sacerdotes, para que las personas oren por los sacerdotes y también nosotros (los sacerdotes) por nosotros mismos.

La idea es que no nos quedemos solo en este Año de Oración por la Santificación del Clero, sino a futuro que tengamos conciencia de la necesidad que tenemos de la gracia de Dios para vivir de la mejor manera nuestro ministerio. 

¿Qué tipo de sacerdote necesita un pueblo como el de Costa Rica en esta época?, ¿Qué tipo de medidas se impulsan desde el Seminario para identificar situaciones que en un futuro podrían dificultar la labor pastoral o incluso causar daño a otros?, Sobre los casos de abuso, ¿hay formas de prevenirlos? ¿Qué hacer como laicos, familiares o amigos cuando un sacerdote presenta conductas no apropiadas, ¿Qué necesidades tienen los sacerdotes en el plano afectivo, emocional, de descanso…? La respuesta a estas y otras preguntas en la edición impresa de Eco Católico. 

 

0
0
0
s2smodern