All for Joomla All for Webmasters

“Mi lucha está basada en el amor”

Mariana Camacho es una joven costarricense especialista en relaciones internacionales y promotora de los derechos humanos de las personas con discapacidad en organizaciones de la sociedad civil. Su historia de superación es testimonio de fe, trabajo y amor, un ejemplo de que cuando se desea algo de corazón y se pone la confianza en Dios, todo contribuye para que se haga realidad.

Laura Ávila Chacón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Cómo llega Mariana a este punto de su vida, como profesional y promotora internacional de derechos humanos?

Empezando por el apoyo de mi familia, el hecho de no considerar que una persona con discapacidad no pueda defenderse desde el ámbito educativo y profesional, el hecho de poder ir a una escuela de educación formal en el primero y segundo ciclo, después al colegio, al igual que mis dos hermanos, me abrió muchas posibilidades. Yo fui quien escogió la carrera en la cual me quería desarrollar profesionalmente a pesar de que a los 18 años uno no dimensiona bien el aspecto vocacional y hasta que está en la carrera descubre si esa puede ser su pasión o no. Cuando inicié con las prácticas profesionales una persona me dijo “usted puede tener discapacidad pero no necesariamente saber sobre discapacidad” y es cierto, es el contacto con otras personas con discapacidad y otras condiciones de discapacidades como realmente uno se pone en perspectiva, tener que salir y romper un montón de barreras así como romper tu propia zona de confort y decir, “yo puedo y no tengo que demostrar nada a nadie”.

¿Es una lucha diaria?

Esa es una lucha diaria y constante. Y existen veces en las que uno se levanta con muchas ganas y otras no, no  hay fuerza, pero es ahí donde tengo la convicción de tener a Dios en mi vida. Y mi lucha por los derechos humanos está basada en el amor y si yo veo mi religión y mi espiritualidad desde el amor sé que todo saldrá bien.

¿Por qué lo ves desde ahí?

Yo no estaría viva si no fuera por Dios, entonces es algo que realmente cala mucho, y tener a mi familia apoyándome es fundamental, si una persona con cualquier tipo de condición tiene una discapacidad, o está en una situación de pobreza o abandono, si no tiene el apoyo de alguién, no puede salir adelante, solo no se puede, no es posible. Uno se da cuenta que siempre va a ocupar algún tipo de apoyo. En mi caso he contado con mentores en el proceso dentro de las organizaciones y eso fortalece mucho.

¿Es una gran responsabilidad representar al país fuera de nuestras fronteras?, ¿Se puede entender la sobreprotección como un tipo de violencia?, ¿Considera que en nuestro país hay todavía estereotipos alrededor de las personas con discapacidad?, la respuesta a esta y otras preguntas, en la edición impresa de Eco Católico.

 

 

 

0
0
0
s2smodern