All for Joomla All for Webmasters

“Miseria y violencia provocan salida masiva de hondureños”

  • Una caravana migrante con 7000 centroamericanos se dirige a Estados Unidos

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Empezó con una convocatoria por la Red Social Facebook y en poco tiempo miles de Hondureños se juntaron para salir en caravana rumbo a los Estados Unidos. Hombres, mujeres embarazadas, niños pequeños, familias enteras dejaron todo y arriesgaron sus vidas para ir en busca de un mejor futuro.

La multitud partió de Honduras el 13 de octubre y se fueron sumando personas en el camino, incluidos guatemaltecos y salvadoreños. De acuerdo con medios de comunicación llegaron a ser más de 7000, pero en el camino y debido a los obstáculos, como el cierre de fronteras, una buena parte ha desistido del objetivo, aunque aun no se sabe cuántos llegarán a pasar a territorio estadounidense.

¿Cuáles son las razones de esta migración masiva? 

La región llamada Triángulo Norte (conformada por Honduras, Guatemala y El Salvador) es una de las más violentas del mundo y con grandes problemas sociales.

El narcotráfico y las pandillas conocidas como maras aterrorizan a los ciudadanos. Asimismo el desempleo, la pobreza y la inestabilidad política son algunas de las causas que se mencionan de este fenómeno.

Mientras en Costa Rica la tasa de homicidios en 2017 fue la más alta de su historia con 12 casos por cada 100 000 habitantes, en Honduras fue de 43,6 por cada 100.000. De acuerdo con el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de ese país (UNAH). Cabe mencionar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) califica como epidemia cuando la cifra pasa de 10.

La tasa de pobreza en Honduras se calcula en 68% de una población de 9 millones de habitantes. El desempleo supera el 7%, sin embargo el mayor problema es que más de la mitad de las personas ocupadas se encuentran en el subempleo, es decir, que tienen trabajo pero no por tiempo completo y con un ingreso inferior al mínimo legal.

La Conferencia Episcopal de Honduras se pronunció sobre lo que califica una realidad indignante, causada por la situación que vive el país. 

“Esa crisis humanitaria en Honduras no es nueva, la venimos padeciendo desde hace años, ¡Cuántos cientos de hondureños han partido en forma individual todos los años y a cuántos los han regresado de México y de Estados Unidos! Hemos sido sordos ante los gritos de abusos y violación a sus derechos en su trayecto y hemos sido ciegos para ver esa realidad, hemos preferido alegrarnos por la llegada de remesas, como una solución a los problemas internos”, dice el comunicado.

Los Obispos hondureños agregan que “no es hora de culpabilizar personas, partidos políticos o al gobierno de turno, aunque señalan que “nuestros gobernantes de los últimos periodos deben aceptar que no han hecho bien las cosas”. 

“La solución no es pedirles que regresen, la solución la encontraremos en abrir oportunidades (…) Los sectores dirigentes no pueden ser insensible ante el clamor de la población. ¡Ya no se valen más remiendos en esta sociedad hondureña!”, dice el mensaje emitido el 20 de octubre.

Con este panorama, miles de centroamericanos arriesgan su vida constantemente para llegar hasta Estados Unidos. Por ejempo, en abril de este año hubo una caravana de unos 1500 centroamericanos, coordinada por la organización “Pueblos sin Fronteras”. En el trayecto pueden ser víctimas de asaltos, trata de personas, violación y homicidios.  

Eco Católico contactó a la hermana Ludmila García, representante de Pastoral Social-Cáritas Honduras, para conversar sobre esta situación. A continuación un extracto de la entrevista:

¿Cuál ha sido la labor de Caritas-Honduras en esta emergencia?

La labor ha sido de asistencia a lo largo del trayecto de Honduras a la frontera de Guatemala por medio de las parroquias. Por otro lado hemos informado a las Cáritas Cooperantes y a Cáritas Internacional y se ha solicitado apoyo a las Cáritas de Guatemala y México.

La migración en Centroamérica hacia Estados Unidos es un tema conocido ¿Había habido antes una caravana de esta magnitud?

Esta crisis humanitaria no es nueva la venimos padeciendo desde hace años. A raíz del huracán Mitch en 1998 muchas personas migraron. Sin embargo, una salida masiva en caravana y desde distintos puntos fronterizos y ciegos es nueva. 

¿Qué aspectos preocupan a Cáritas y cuál es el llamado que hace?

Nos preocupa que el gobierno, la empresa privada y la ciudadanía en general no comprendan el origen de este éxodo y que se busquen paliativos más con intereses político partidistas y de grupo que buscando el bien común.

Hacemos un llamado para que se cambie el discurso politizado que responsabiliza y da la autoría de la caravana a otros actores, y se tomen en cuenta las verdaderas motivaciones sociales que empujaron a las personas a iniciar este éxodo.

Solicitamos a los gobiernos de Guatemala, El Salvador y México que se garanticen la vida y los derechos de estas personas. Al gobierno en turno le pedimos que establezca un programa especial para los migrantes retornados e implemente planes de desarrollo integral, que se revise el presupuesto aprobado para los siguientes años para dar un giro al gasto e inversión pública y orientarlo a programas sostenibles de salud, educación y vida digna, especialmente para los más pobres.

Pedimos revisar el monto y las asignaciones presupuestarias para aumentar sustancialmente el gasto social. Así como realizar cambios en el equipo ministerial para lograr mayor eficiencia en los funcionarios públicos. También, elevar los niveles de solidaridad en las Iglesias para con los migrantes y la lucha de los pobres.

¿Qué es lo que ocurre en Honduras que empuja a estas personas a realizar un viaje tan arriesgado?

Tenemos que aceptar -aunque sea vergonzoso- que la miseria, la pobreza, la violencia, la falta de servicios básicos, el desempleo, el alto costo de la canasta básica, la inequidad y la estigmatización a los jóvenes que viven en zonas de alto riesgo (en San Pedro Sula y Tegucigalpa) han provocado esta salida masiva de hondureños. Agregando la vulnerabilidad de la población pobre por los efectos del cambio climático e industrias extractivas.

Se dice que era una cuestión de tiempo para que ocurriera una emergencia como esta. ¿Cómo fue que se formó esta caravana masiva y cuáles son las causas o las razones detrás de toda esta movilización?

En esta crisis el patrón identificado es el descontento de la población por la reelección del Presidente Juan Orlando Hernández, quien hizo caso omiso al marco jurídico. Sin embargo, aun cuando la reelección pesa, son los factores socio económicos los que contribuyen al crecimiento de ese malestar y resentimiento de la ciudadanía y lo que provocó este éxodo, desafiando los riesgos que se podrían presentar. A la organización de la misma en gran parte contribuyeron: el abandono en el que se encuentra la mayoría de la población (no tienen nada que perder), las redes sociales y la esperanza de tener mejores condiciones de vida.

Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, dijo que el presidente de Honduras le informó que esta caravana fue financiada por Venezuela. También se ha dicho que hay intereses políticos de fondo y que se trata de una estrategia ¿Qué hay de cierto en eso?

A los tres días de iniciada la caravana se le atribuyó la organización de la misma a un ex diputado de un partido de oposición. Incluso se le detuvo en Guatemala, pero no existen pruebas de su participación. Geográficamente el país queda lejos de los intereses –si los hubiera- de Venezuela. Para varios analistas este argumento no es válido ya que no existe evidencia y se toma como  un argumento desesperado por parte del gobierno para que los EE.UU. no corte la ayuda. 

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dice que recortará las ayudas económicas de Estados Unidos a Guatemala, Honduras, El Salvador ¿Qué piensa sobre esto?

En Honduras la ayuda de los EE.UU. afectaría el aspecto militar (seguridad y defensa) no en los aspectos sociales, debido a que el porcentaje de ayuda es muy baja.

¿Cómo ha sido el actuar del Gobierno de Honduras y otros de la región ante esta situación?

En Honduras la denominada Fuerza de Tarea de Atención al Migrante ha brindado atención a los retornados al igual que la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO).

En Guatemala la oficina de Migración no hizo ningún registro de las personas y el presidente Jimmy Morales ofreció visas de trabajo.

En México las autoridades migratorias hicieron un registro controlado en grupos de 100 personas priorizando mujeres con menores y adultos mayores. Además brindaron seguridad por el camino.

En medio de este éxodo y tanto dolor ¿Qué ejemplos de amor y caridad cristiana han visto?

Traslado de mujeres con niños y adultos mayores hacia la zona fronteriza. Apoyo con agua y alimentos durante el camino.

En Guatemala la gente se desbordó en apoyo con alimentos, ropa, zapatos. Mons. Ángel Recinos, Obispo de Zacapa, Guatemala, manifestó su preocupación desde el inicio de la caravana y el equipo de atención al migrante se preparó con tiempo. Lo mismo ocurrió con Mons. Jaime Calderón Obispo de Tapachula, Chiapas, México. 

Tuvimos oportunidad de estar en la Casa del Migrante en Guatemala y la bodega estaba llena de alimentos. Dos Colegios Católicos abrieron sus puertas para atender a 400 personas cada uno.

0
0
0
s2smodern