Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 13 Agosto 2020
Suscribase aquí

Obispo recuerda enseñanza de la iglesia sobre dignidad de la vida humana

By Mayo 30, 2020

Mons. Montero se expresa sobre a la Fertilización In Vitro

Luego de que la Caja Costarricense del Seguro Social anunciara los tres primeros nacimientos concebidos “in vitro” en el sistema público del salud del país, tras varios años de estar prohibida la aplicación del procedimiento, el obispo de la Diócesis San Isidro, Monseñor Fr. Gabriel Enrique Montero recordó mediante un videomensaje la enseñanza de la Iglesia sobre la dignidad de la vida humana.

“Hijos nacidos de la fertilización in vitro” acompañado de la interrogante ¿felicidad plena o a medias?, es el titular de dicho texto, en el cual Monseñor invita a los cristianos a preguntarse si esta práctica médica está de acuerdo con los principios morales del cristianismo, “¿qué dice al respecto la Iglesia a la cual yo pertenezco? y en el fondo, ¿qué es lo que me dice mi conciencia a la hora de hacer esa opción?”, cuestiona el obispo.

Lo anterior, no sin antes reconocer la alegría de los padres de los niños “por el hecho maravilloso de haber traído al mundo una nueva criatura, especialmente después de que, por dificultades particulares, han tenido que esperar años antes de ver realizado ese sueño”, expresa, y aclara que un nuevo ser humano sobre la tierra es siempre una bendición.

No obstante, señala que, frente a la elección de un método o técnica para superar las dificultades antes mencionadas, un primer principio a tomar en cuenta es el hecho de que un hijo no es un derecho sino un don y se argumenta en la Congregación para la Doctrina de la Fe, Instr. Donum Vitae 2, 8; Catecismo de la Iglesia Católica n. 2378.

“La razón principal por la cual, para nosotros los católicos y en general para los cristianos, la Fertilización in Vitro es moralmente inaceptable es que la realización total del proceso, dado su bajo nivel de eficacia, lleva a la necesidad de hacer varios intentos o pruebas antes de que uno o varios embriones se logren implantar en el seno materno”, afirma.

Estamos diciendo, asegura el obispo, que se producen múltiples fecundaciones y que los correspondientes embriones en su mayoría deben ser descartados.

“Para nosotros los cristianos esos embriones son seres humanos, pues creemos y defendemos, apoyados en la misma ciencia y en la sana razón, que la vida humana inicia a partir de la fecundación”, dijo.

A la interrogante de si la moralidad cristiana es cruel por no dejar esta opción a las parejas que no logran tener hijos, Monseñor afirma que no es así, admite que la Iglesia está de acuerdo con que se busquen técnicas diversas para superar la dificultad de la infertilidad y para que, eventualmente, se logre la meta deseada de la fecundación y el nacimiento.

Asimismo, recuerda que hay instituciones, nacidas o no en el seno de la Iglesia, que ofrecen información oportuna al respecto. Incluso recuerda que en ocasiones Dios permite la ausencia total de hijos propios en una pareja, para hacer bien a través de ellos, o bien la reconoce la posibilidad de adopción como camino de entrega y servicio.

El texto íntegro de Mons. Montero puede leerse en www. diocesissanisidro.org, en las redes sociales de la diócesis y de la emisora diocesana Radio Sinaí.

Last modified on Sábado, 20 Junio 2020 19:36
Sofía Solano Gómez

Periodista, licenciada en Producción de Medios, trabaja en el Eco Católico desde el año 2016.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad