Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 06 Julio 2020
Suscribase aquí

Nuevo patrono de los sacerdotes de Alajuela

By Junio 12, 2020
Mons. Bartolomé Buigues bendijo el Santo Crisma durante la Eucaristía. Mons. Bartolomé Buigues bendijo el Santo Crisma durante la Eucaristía. Foto cortesía.

La mañana del pasado viernes 30 de mayo, en el contexto de la Misa Crismal celebrada por el obispo y clero de la Diócesis de Alajuela en la Catedral Nuestra Señora del Pilar, Monseñor Bartolomé Buigues anunció la decisión de que San Juan Nepomuceno, segundo patrono de la Ciudad de Alajuela, sea también patrono del clero diocesano de dicha Iglesia particular, y que el día de su fiesta, cada 16 de mayo, se celebre la Jornada Diocesana de Oración por la Santificación del Clero.

Dicha decisión, dijo, se tomó a solicitud de la Comisión Diocesana del Centenario de la Diócesis (1921-2021), y tomando en cuenta que San Juan Nepomuceno fue un presbítero y mártir del sigilo sacramental, cuya devoción ha estado ligada a la ciudad de Alajuela desde sus inicios.

“Desde el 12 de octubre de 1790 cuando se concluyó y bendijo el primer y humildísimo templo parroquial en el Barrio La Lajuela, se empezó a venerar a San Juan Nepomuceno como Santo Patrono de la Parroquia y del Barrio”, reseñó el obispo.

“San Juan Nepomuceno se distinguió por su amor a la vocación sacerdotal y se preparó muy esmeradamente para ella porque la consideraba como una transformación en otro Cristo. Fue párroco, canónigo y vicario general, corresponsable, con ello, del gobierno de su diócesis. Fue mártir porque defendió más que otros los derechos y la legítima libertad de la Iglesia”, dijo Monseñor.

Por su parte, en su homilía durante la Misa Crismal, celebrada observando las medidas sanitarias correspondientes, el obispo insistió en la comunión y la fraternidad como rasgos propios de los presbíteros.

“La fraternidad es el ámbito privilegiado en el que Dios se manifiesta. Sólo cuando nos comprometamos en acrecentar la comunión, estamos en Dios”, dijo.

“Apostar por la comunión -constató- es exigente, a veces se torna incómodo, pero no podemos bajar la guardia. Hay que dar, más y más, oportunidades a la comunión, sobre todo en situaciones de división o conflicto, renovando la disposición al diálogo, a buscar el entendimiento, a recuperar la unidad…”.

En relación a la emergencia por la pandemia de Covid-19, el obispo manifestó su agradecimiento al personal de salud y a los servidores públicos, y dijo en relación a los sacerdotes, que “hemos sido llamados a acompañar al pueblo de Dios desde la fe y el mensaje salvador de Cristo”.

“¡Cuánto se necesita estar bien en la vida espiritual para dar sentido a la crisis de salud física!  Por eso nuestra tarea es ahora más necesaria que nunca. En los momentos difíciles es cuando más se manifiesta en nosotros el don de Dios que nos permite sobreponernos y estar en pie para servir. Con los medios que tenemos a mano y las posibilidades que nos da este tiempo, estimulemos nuestra creatividad apostólica, con una presencia incondicional desde Dios para los que nos han sido confiados”, agregó.

Son héroes, manifestó Mons. Buigues, “hermanos sacerdotes, por estar en primera fila en este momento de crisis. Les agradezco, y agradecemos juntos a Dios, que es nuestra fuerza”.

 

Mensaje al Pueblo de Dios en Pentecostés

Aprovechando la solemnidad de Pentecostés, el Obispo de Alajuela Monseñor Bartolomé Buigues, dedicó un mensaje especial al Pueblo de Dios de su diócesis, titulado: “Revividos y reanimados en comunión, por el Espíritu Santo”.

En él, Monseñor recuerda que, en el contexto que vivimos, nos sentimos como huesos secos: “Cuánto dominan imágenes de muerte, estos días, a nivel mundial, por todos los medios, cuánta inseguridad, incertidumbre, miedo...  Y cuánto nos repliega todo esto, nos aísla y entristece, hasta nos mata la carencia de afecto… Seguimos al Dios de la vida, con su Espíritu, genera vida y reanima, incluso en medio de la muerte”, prosigue el obispo, quien propone la ruta del Papa Francisco para resucitar después de la pandemia, haciéndonos dóciles y disponibles a la acción del Espíritu Santo.

“El Espíritu nos ofrece una oportunidad para imaginar un futuro mejor, construir un proyecto humano diferente, apelando a la conciencia personal y colectiva. Vence nuestra tendencia a la indiferencia y a la evasión, nos permite iluminar lo que llaman “nueva normalidad” haciendo que sea,  una “nueva responsabilidad”, y que impregne nuestra vida, más allá de emociones pasajeras”, recuerda el obispo.

“La efusión del Espíritu en este Pentecostés sea para nosotros fuerza vivificadora y reanimadora, generadora de comunión en el contexto ya casi centenario de nuestra amada Diócesis, aliento de vida y esperanza en esta situación de crisis”, concluye.

El texto completo del mensaje puede ser leído en www.diocesisdealajuela.org

 

Last modified on Sábado, 20 Junio 2020 19:11
Laura Ávila Chacón

Periodista, especializada en fotoperiodismo y comunicación de masas, trabaja en el Eco Católico desde el año 2007.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad