Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 04 Agosto 2020
Suscribase aquí

Monseñor Buigues: “Todos tenemos que ser solidarios”.

By Julio 23, 2020
Monseñor Buigues: “Todos tenemos que ser solidarios”. Foto: Cortesía

Hoy 23 de julio dio inicio la novena en Honor a la Virgen de los Ángeles, Patrona de Costa Rica.  Como todos los años cada diócesis de la Provincia Eclesiástica peregrina a las plantas de la Negrita.

A pesar de que en esta ocasión, no se podrá peregrinar hasta el Santuario debido a los protocolos emitidos por las autoridades sanitarias ante la crisis pandémica que azota nuestro país y el mundo, en este primer día de la novena correspondió a la Diócesis de Alajuela,  celebrar la Santa Misa en honor a la Madre Santísima.

La celebración, fue presidida por Monseñor Bartolomé Buigues, Obispo de Alajuela, quien dejó a los pies de la virgencita las peticiones personales, espirituales y sociales de la porción del territorio eclesiástico que él pastorea. A su lado estuvo el obispo diocesano de Cartago Monseñor Mario Quirós y un grupo de sacerdotes.

En su homilía el obispo de Alajuela destacó que este año no se pudo peregrinar presencialmente hasta la Basílica “pero sí nos hemos levantado ante tantas situaciones que pretendían deprimirnos y postrarnos; sí estamos activos ante tantos hermanos que solicitan nuestra solidaridad, especialmente con los más pobres y necesitados; sí nos mantenemos en comunión, aun en medio de la distancia física, porque nos une el Señor en medio de todos; sí, en definitiva, estamos aquí porque María, la caminante, nos convoca e inspira todos esos inéditos itinerarios”

Sus palabras fueron más allá pues abogó en estos momentos para que se dé un pacto social ante la aguda crisis económica que vivimos “que ponga a la persona en el centro de todas las decisiones, que busque controlar la desigualdad social y procure una mayor equidad, reduzca los indicadores de pobreza con ayudas sociales a los más necesitados. Hacer elecciones éticas, incorporar los imperativos ambientales y sociales a los modelos de negocios, preservar al máximo las fuentes de trabajo.Es inevitable un recorte en el presupuesto nacional, pero no a costa de valores fundamentales como la salud, la educación, la asistencia social. Y todos tenemos que ser solidarios, repartiendo adecuadamente las contribuciones sociales y verificando su efectividad, cortando las desviaciones de la corrupción, la evasión de impuestos, los privilegios vergonzantes”.

La pandemia a su criterio a puesto al descubierto una emergencia humanitaria en intensas zonas de pobreza, arraigada, estructural, profundamente deshumanizadora y hasta estigmatizada por muchos ciudadanos.

“La mirada de Dios sobre esa realidad suscita en nosotros su mismo estremecimiento ante los pobres y su solicitud amorosa, su cercanía, su denuncia, su opción por ellos… y la necesidad imperiosa de buscar la justicia y la paz. Esa condición social, extremadamente carencial, está en la base del mayor riesgo de contagio y de muerte: condiciones insalubres, hacinamiento, limitado acceso a servicios de salud y de educación, ausencia de hábitos de higiene y alimentación… Funciona incluso el miedo al estigma social de la enfermedad que conduce al rechazo, bien manifiesto en actitudes discriminatorias y la negativa a los albergues de enfermos”.

Monseñor Buigues hizo un llamado a evitar la xenofobia hacia los migrantes que ingresan a  nuestro país “Acabemos con la xenofobia ante los migrantes extranjeros, con la aporofobia, el miedo que nos cierra a los pobres.Es inadmisible cualquier vulneración de la dignidad de la persona”.

Consideró además que en este tiempo de pandemia no se le está dando el lugar adecuado a las necesidades espirituales de las personas.

“Se las ve como algo secundario e irrelevante, frente a la actividad económica. Se ha pospuesto demasiado la apertura de los templos, aun siendo lugares seguros con las precauciones previstas en el protocolo. Al igual que rebrotes del virus, busquemos rebrotes de interioridad entre los que nos rodean para acompañarles en la búsqueda de sentido. Tarea prioritaria ahora es descubrir el movimiento de la gracia y activar espacios de escucha, escuelas de acompañantes. Proponer al Señor y proponer la iglesia como hogar donde cobijarse de la intemperie existencial que vivimos. Tenemos una oportunidad única para evangelizar, respondiendo a esas inquietudes. También los creyentes hemos sido alcanzados por los cuestionamientos de esta pandemia. Ojalá que esta crisis nos lleve a madurar y purificar nuestra fe en este mundo secularizado” concluyó.

 

 

 

Last modified on Jueves, 23 Julio 2020 18:10
Laura Ávila Chacón

Periodista, especializada en fotoperiodismo y comunicación de masas, trabaja en el Eco Católico desde el año 2007.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad